Edición Impresa

No tuvieron respiro

Domingo 11 de Enero de 2009

La ansiedad pudo más. Quizás por eso Gustavo Alfaro no les dio tiempo de acomodarse a sus nuevas figuras y ayer las puso rápidamente a trabajar. Mientras se realizaban la revisión médica por la mañana en el sanatorio Mapaci, el entrenador canalla los invitó a Matías Escobar y Pablo Alvarez a entrenar por la tarde con sus nuevos compañeros en la ciudad deportiva. No quería esperar hasta el lunes para verlos en acción. Los refuerzos no se achicaron, aceptaron la propuesta y practicaron con el plantel luego de las presentaciones de rigor.

  Bajo un intenso calor, Alfaro puso en movimiento a las incorporaciónes y comprobó que Escobar llegó en mejores condiciones físicas que Alvarez.

  Por eso ubicó al volante prácticamente a la par del resto de los jugadores. El Tata integró el grupo de tareas con Gonzalo Choy González (lo conoce de su paso por Gimnasia La Plata), Leonardo Borzani, Jorge Núñez y Guillermo Burdisso. Escobar venía entrenando en doble turno con su club de origen en Turquía por lo que no faltaría mucho para su puesta a punto integral.

  En tanto, Alvarez pagó el precio de los más de 20 días que acarreaba sin entrenar. La consigna para el lateral era empezar de a poco con las exigencias físicas y por eso cumplió tareas aeróbicas con los kinesiólogos del plantel alrededor del predio auriazul.

  De esta manera, Central cerró su primera semana de trabajos de la pretemporada. Por el momento todas las señales son positivas. El técnico ya cuenta con cuatro de los refuerzos pretendidos (ver "Lima es el..."). Además los que terminaron el año pasado con lesiones (Walter Ribonetto, Jorge Broun, Jesús Méndez y Jorge Núñez) van mejorando con el correr de los entrenamientos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario