Edición Impresa

"No teme al trasplante, sabe que es lo mejor que le puede pasar"

Lo dijo Juan Espinosa, el papá de Leandro, el joven sastrense de 24 años que espera un donante de corazón en forma urgente. Tiene una enfermedad que le redujo su capacidad cardíaca en un 85 por ciento. La intervención quirúrgica es su única opción de vida.

Lunes 22 de Abril de 2013

"No le tiene miedo al trasplante, sabe que es lo mejor que le puede pasar", dijo Juan Espinosa, el padre de Leandro, el joven sastrense de 24 años que está internado en el Instituto Cardiovascular Buenos Aires (Icba) a la espera de un donante para recibir un trasplante de corazón, a raíz de una miocarditis que lo afectó hace poco más de ocho meses.

El origen de la enfermedad no pudo ser establecido, por lo que los médicos decidieron programar un trasplante como única salida a su dolencia que afectó el 85 por ciento de su capacidad cardíaca.

Así es como el 25 de marzo último el joven ingresó al nosocomio donde permanece bajo estrictos cuidados a la espera de la intervención, y desde hace 15 días está en urgencia nacional en el listado de receptores del Instituto Nacional Central Unico Coordinador de Ablación e Implante (Incucai).

"El está bien, afrontando algunos problemitas que los médicos aprovechan para resolver en la espera del órgano, para que llegue al momento de la intervención en las mejores condiciones", señaló el papá, y reconoció que "la espera es dura" y tanto él como la familia tiene altibajos anímicos que contrarrestan con las fuerzas, la solidaridad y los buenos deseos que les transmite la gente.

"Intervienen en el día a día de Leandro muchos profesionales, entre ellos sicólogos, que se encargan de su bienestar. El lugar en el que está internado es una institución de primerísimo nivel y estamos muy agradecidos a quienes nos abrieron el camino para poder llegar hasta acá", destacó el papá, al igual que los esfuerzos de los médicos que lo atendieron desde el principio y especialmente los del cardiólogo sanjorgense Fabián Bodrone, quien se ocupó de tramitar la derivación y las gestiones ante la obra social.

La situación de Leandro generó en Sastre una intensa movilización solidaria de familiares, amigos y vecinos que emprendieron actividades para reunir fondos que contribuyan a solventar la estadía y atención que Leandro y su familia necesitan en Buenos Aires.

Para quienes quieran colaborar se habilitó una caja de ahorro en la Mutual del Club Atlético Sastre (Nº 3166/06) y otra en el Banco Credicoop (Caja de Ahorro Nº 500696/5, CBU 1910335255133550069653).

 

El instituto. El Icba es una institución dirigida a la resolución de los problemas cardiológicos, líder en cirugías cardíacas, angioplastías coronarias y procedimientos de intervención. "Aquí se trabaja con el concepto de heart team una política de trabajo en equipos multidisciplinarios constituidos por médicos hemodinamistas, cardiólogos clínicos, cirujanos y electrofisiólogos, que deciden en forma conjunta cuál es la mejor opción de tratamiento para un paciente", indicó la cardióloga especialista en insuficiencia cardíaca y jefa de la sección Insuficiencia Cardíaca, Miocardiopatias e Hipertensión Pulmonar del Icba, Mirta Diez.

El caso Leandro está hoy bajo la atención y supervisión del Grupo de Insuficiencia Cardíaca y Trasplante, un equipo multidisciplinario integrado por médicos clínicos, cirujanos, enfermeros especializados, nutricionistas y sicólogos.

La enfermedad. La miocarditis es una afectación inflamatoria del corazón que en la mayoría de los casos es gestada por una afección viral, pero también hay otras de tipo inmunológico. Produce una inflamación del corazón que lo lleva a deteriorar sus funciones.

Días atrás se realizó una biopsia para saber con exactitud qué fue lo que provocó la enfermedad de Leandro, pero los resultados no fueron los esperados ya que no pudieron establecer el origen.

Cualquier persona puede sufrir una miocarditis pero es más prevalente en los adultos jóvenes y no existen métodos preventivos. En general se trata de virus que dan afecciones comunes como las que se sufren en las vías respiratorias o gastrointestinales.

No se pueden contabilizar los casos de miocarditis porque algunos se presentan asintomáticos y sólo se conocen los que evolucionan hacia la insuficiencia cardíaca. "De éstas, una minoría llega al trasplante", indicó la especialista.

Protocolo. Un paciente puede esperar un trasplante en tres situaciones: electiva, urgencia o emergencia. La electiva es cuando se encuentra bien con la medicación para la insuficiencia cardíaca pero puede mantenerse fuera de la internación. Es un paciente con riesgo alto de vida, por eso se le ofrece un trasplante, pero se mantiene bien con la medicación en su domicilio.

El paciente en situación de urgencia no puede ser ambulatorio y necesita medicación por vía endovenosa. Aquellos que ya no están bien con la respuesta a la medicación y necesitan de dispositivos de asistencia ventricular para soportar el corazón están en emergencia.

Los pacientes se pueden mover en esta situación de prioridad médica en función de cómo evolucionan. "Es algo muy dinámico. Hay quienes pueden empeorar y por lo tanto se los prioriza para el acceso al órgano o si mejoran de alguna situación crítica se pueden encuadrar en una situación electiva", aseguró Diez.

Cuando un centro asistencial tiene un paciente candidato a un trasplante cardíaco, lo comunica al Incucai. Allí, a través del Sistema Nacional de Información de Procuración y Trasplante de la República Argentina (Sintra), un protocolo informático para la administración, gestión, fiscalización y consulta de la actividad de procuración y trasplante de órganos, tejidos y células en el ámbito nacional.

Se dispara entonces un sistema de información con escalones jurisdiccionales, regionales e integrado nacionalmente, que permite el registro en tiempo real de la actividad, la gestión de pacientes en diálisis, listas de espera y asignación de órganos y tejidos con fines de implante.

Por otra parte, "el Sintra está en la web del Incucai y desde allí médicos, pacientes y todas las personas involucradas en un proceso de trasplante pueden consultar su situación", destacó Diez.

Espera. Respecto de la espera que debe afrontar el paciente, la doctora explicó que "no hay un tiempo determinado o límite. Existen todos los medios para sostener al paciente hasta que llegue el corazón. Por supuesto que siempre pueden aparecer complicaciones y hay que tener en cuenta que una persona que está internada también está en riesgo porque siempre pueden surgir complicaciones".

Una vez que se ubica a un donante se desencadena un operativo minuciosamente coordinado para la búsqueda del órgano, el traslado y la implantación en el receptor. De la distancia y el tiempo de vuelo depende la duración de la misión de los equipos de ablación y trasplante que, en general, puede demorar entre seis y ocho horas. El paciente permanece en el quirófano tres horas, pero el tiempo quirúrgico es de 30 minutos.

La ley. En la Argentina existe la llamada ley del donante presunto que estipula que no es necesario expresar la voluntad de donar órganos. La normativa determina que todos somos donantes excepto que manifestemos la voluntad de no donar o la familia de una persona con muerte cerebral se niegue a la ablación.

Afrontando la ansiedad

La ansiedad de la espera y el temor a la cirugía es un gran desafío para Leandro. En ese sentido, muchos se solidarizaron y conforman un andamiaje que lo ayudan a diluir sus preocupaciones. "Entre muchos otros, tenemos que agradecer a Hernán (Díaz, el ex jugador de River Plate) que viene todos los días a visitarlo y es un gran pilar anímico que lo contiene durante la espera", contó Juan. También lo visitó el ex futbolista Enzo Francescoli.

Indeterminada

La miocarditis es una inflamación del corazón gestada en general por un virus, aunque también hay otros casos de tipo inmunológico. Pese a una biopsia, no se ha determinado el origen del mal de Leandro.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS