Edición Impresa

No pueden escriturar porque sus casas están sobre el espacio público

Es la nueva urbanización próxima al autódromo. Los damnificados se quejaron ante el Concejo Municipal, donde estalló la polémica.

Lunes 20 de Mayo de 2013

Una urbanización en el noroeste rosarino quedó envuelta en un escándalo que el jueves pasado rozó el Concejo Municipal. Varios compradores de lotes cercanos al autódromo se ven impedidos de escriturar ya que sus parcelas avanzaron unos cuatro metros arriba de la servidumbre de jardín y sus planos no fueron aprobados. Para enmendar el error, el Ejecutivo remitió un mensaje al Palacio Vasallo reduciendo el ancho de la calle, pero por unanimidad los ediles ratificaron los 30 metros de la calzada Hernán Pujato, entre Sánchez de Loria y la colectora de Circunvalación. Así, cada damnificado deberá solicitar un permiso de excepción para titularizar sus inmuebles.

Barrio Newbery fue fundado en 2005 y consta de 260 lotes de 12 metros por 30 cada uno (360 metros cuadrados). El urbanizador, una inmobiliaria de la ciudad, ofrece los terrenos con servicio de agua corriente, gas natural y energía eléctrica. El año pasado ya se habría comercializado casi la totalidad de los lotes distribuidos en varias manzanas entre las calles Newbery, Sánchez de Loria, Pujato y la colectora de Circunvalación.

Lo polémico del emprendimiento surgió cuando al menos seis compradores de las parcelas con construcciones ya edificadas (en muchos casos) que dan sobre Pujato comenzaron a tener problemas para escriturar. El jueves, la caja de resonancia fue el Concejo, donde el tema rebotó y generó inquietud.

En primer lugar, en la sesión se resolvió por unanimidad rechazar el mensaje del Ejecutivo que proponía una restricción del ancho de calzada a 27,5 metros, ratificar los 30 metros para Pujato, entre Sánchez de Loria (al oeste) y la colectora de Circunvalación 25 de Mayo "José María Rosa", al este. A su vez, ratificó para los frentistas de ese tramo la restricción para servidumbre de jardín de 4 metros.

A su vez, el cuerpo deliberativo aprobó un decreto en el que le pide a la Intendencia que informe si el sector cuenta con la urbanización aprobada y, de ser así, solicita que remita al Concejo los planos correspondientes. Además, pide los permisos de edificación y regularización presentados sobre los lotes frentistas de Pujato y el envío de los planos.

Si bien los ediles deberán aguardar la documentación oficial para establecer si fue un error administrativo de trazado, o si la inmobiliaria avanzó sobre el espacio público para vender los lotes, ya se alzaron voces en el parlamento local.

"Se construyó sobre servidumbre de jardín, sin los retiros que corresponden en función de un loteo que se vendió con un plano que es distinto al trazado de calle. Este Concejo definió no refuncionalizar Pujato de acuerdo a lo que se le ocurrió al privado. Está construido erróneamente, en dimensiones que exceden el trazado oficial. Por esto, ratificamos los 30 metros de ancho. De lo contrario, avalaríamos una venta inapropiada, de cosa ajena, y fuera de planos oficiales", argumentó el edil peronista Diego Giuliano.

Por su parte, el concejal radical Jorge Boasso advirtió los inconvenientes que tendrán los propietarios de lotes en conflicto.

"Van a tener problemas los que deban escriturar. Tendrán que hacer pedidos especiales, el Ejecutivo hacer su análisis y luego en el Concejo habrá que ver cada caso en particular", advirtió el edil al recordar que la reducción del ancho de calle para resolver el problema ni siquiera fue avalado por el bloque del socialismo.

Voz oficial. El concejal socialista Manuel Sciutto fijó su posición al respecto. "Hay unos seis casos que, aparentemente, compraron de buena fe algo ya plantado y construido sobre la servidumbre de jardín. El tema es resolver esas situaciones dándoles una excepción a lo construido para subsanar los problemas que tienen", esgrimió.

El titular del bloque oficial aclaró: "En esta etapa inicial hay que determinar si esas construcciones fueron individuales, si hubo una actitud de algún profesional o si avanzó el urbanizador. En todo caso, habrá que establecer sanciones y determinar el verdadero responsable".

En el PRO, Alejandro Rosselló dio su explicación a lo resuelto: "Ratificamos los 30 metros de ancho de Pujato a los fines de priorizar el espacio público para que no se use en detrimento de la sociedad, menos aún si podría existir un provecho propio".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS