Edición Impresa

"No podemos quedarnos de brazos cruzados cuando roban a nuestros compañeros"

La frase resume el motivo de la reunión que ayer mantuvieron los mercantiles junto a los representantes de shoppings y supermercados y la Asociación Empresaria de Rosario.

Sábado 29 de Marzo de 2014

Los reclamos por la inseguridad que sufren los empleados de diversos rubros y actividades en Rosario se han reproducido en los últimos días y pone en agenda una nueva modalidad: exigen a sus empleadores que los cuiden. El toque de alerta lo dieron los trabajadores de La Virginia, que bloquearon la planta para protestar, y ayer se sumaron los mercantiles, quienes exigen reducir el horario nocturno de cierre de shoppings y supermercados con el fin de que no les roben esperando el colectivo. "No podemos quedarnos de brazos cruzados cuando a nuestros compañeros les están robando", remarcó el titular de la Asociación Empleados de Comercio, Luis Battistelli.

La frase resume el motivo de la reunión que ayer al mediodía mantuvieron los mercantiles junto a los representantes de shoppings y supermercados y la Asociación Empresaria de Rosario. Referentes de esta última entidad señalaron: "Es un paliativo que acompañamos, pero la inseguridad la debe resolver la provincia con la policía".

El gremio viene recibiendo quejas de sus afiliados por los reiterados robos al ingreso y egreso laboral, y frente a ello solicitó reducir la jornada en invierno de supermercados y shoppings hasta las 21 y montar un operativo de vigilancia en los alrededores de los comercios, que incluye patrullajes y videocámaras. Las partes quedaron en definir una respuesta el 11 de abril en la Secretaría de Trabajo.

La sede de la cartera laboral de San Lorenzo y Ovidio Lagos fue el escenario para promover la resolución a un tema que excede su competencia. No obstante, el organismo se se ofreció para acercar posiciones.

La exigencia. Los mercantiles insistieron en reducir de las 22 a las 21 el egreso de los trabajadores como una forma de promover una merma a los robos en los perímetros de shoppings y supermercados. Particularmente, a aquellos empleados que esperan el colectivo. Battistelli propuso recorridos de la seguridad privada por fuera de los límites de los emprendimientos, conexión al 911 policial y la colocación de cámaras de vigilancia que registren los movimientos en toda la zona aledaña a los supermercados.

Al encuentro, que se extendió por espacio de una hora, asistieron los referentes de Jumbo-Cencosud (Portal Rosario), Apsa (Alto Rosario), Carrefour, Coto, Rosental (Cadena DAR). Faltaron a la reunión representantes de La Gallega y de La Reina.

Los representantes de la parte empresarial tomaron conocimiento del pedido de los empleados y señalaron que elevarán la inquietud gremial a sus representados. "Acompañamos al gremio con estos paliativos, pero el problema de la inseguridad lo debe resolver el gobierno con la policía", indicó el titular de la Asociación Empresaria, Ricardo Diab, para ejemplificar: "Me quedan dudas si esto va a ser suficiente. Hoy cerramos a las 22, mañana a las 21, pasado a las 20 y cambiamos los hábitos de consumo. ¿Hasta dónde vamos a llegar?".

"La inseguridad planteada por el gremio es ajeno a la política empresaria. La Municipalidad de Rosario y la provincia de Santa Fe son quienes, a través de los mecanismos establecidos, detentan el poder de policía", señaló la entidad empresaria en un comunicado oficial .

"Queremos garantizar un radio de dos o tres cuadras para disminuir la impunidad de los delincuentes. Los compañeros son parte de la empresas y no se los puede abandonar a su suerte. La seguridad privada debería recorrer la zona puertas afuera, y conectada al 911. Y que se pongan cámaras que miren al exterior. La propuesta para el horario de invierno es reducir de 5 a 6 de la mañana para el ingreso y de 22 a 21 para el egreso. Los compañeros no quieren salir más de noche y las quejas por los robos han aumentado entre los afiliados", resumió Battistelli..

Los abogados y representantes de shoppings y supermercados tomaron nota y prometieron que regresarán el 11 de abril a las 10 a la Secretaría de Trabajo santafesina con una respuesta.

Punta de lanza. El comienzo de esta nueva modalidad de reclamo, que lleva a los empleados a exigir a sus empleadores medidas de seguridad en los perímetros de los lugares de trabajo, comenzó hace una semanas con los operarios de la planta La Virginia, de Circunvalación y Juan B. Justo. Incluso recibieron el apoyo del Sindicato de Ceramistas y de empleados de Cerámica Alberdi.

Un grupo se había acercado al Concejo a plantear el aumento de robos y arrebatos que sufren a diario cuando se dirigen o salen del trabajo. Y a principios de esta semana bloquearon el acceso a la planta para exigir a la patronal la puesta en funcionamiento de transportes privados.

La Gallega y La Reina, ausentes

Los representantes de los supermercados locales La Gallega y La Reina no fueron ayer a la reunión con los delegados gremiales para evaluar medidas de seguridad. En rigor, La Gallega viene siendo noticia por no llevar adelante el programa Precios Cuidados y por exhibir en sus góndolas productos vencidos. Ahora le sumó la indiferencia por la seguridad de sus trabajadores.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS