Edición Impresa

"No nos gustan los clichés", afirma el trío Acorazado Potemkin

El trío presenta hoy en rosario su segundo disco, "Remolino", que vuelve a reflejar su personal visión del rock.

Sábado 27 de Septiembre de 2014

Intensidad, kilometraje y trabajo. Esas serían las palabras clave para definir a Acorazado Potemkin, el trío formado por Juan Pablo Fernández (guitarra y voz), Federico Ghazarossian (bajo) y Luciano Esaín (batería). Los tres provienen de bandas con una historia y una personalidad definidas: Fernández fue guitarrista y compositor de Pequeña Orquesta Reincidentes, Ghazarossian fue bajista fundador de Don Cornelio y Los Visitantes, y Esaín es baterista de Valle de Muñecas. También han colaborado en otros proyectos, en los géneros más diversos. Sus canciones rockeras y potentes que se entrelazan con un abanico de estilos se mostraron por primera vez en “Mugre”, su álbum debut de 2011, y ahora el grupo volvió al ruedo para presentar “Remolino”, su segundo CD.

   “Este es un disco más urgente”, dice Juan Pablo Fernández. “«Mugre» fue como el primer repertorio de la banda. Entre que lo empezamos a tocar, a ensayar y a grabar pasó un período de cuatro años. Con «Remolino» fue diferente. Durante buena parte del año pasado decidimos dejar de tocar por un tiempo, no atendimos más el teléfono, y nos concentramos en la sala de ensayo en el material nuevo. Entonces este disco tiene una carga más urgente, tiene un entusiasmo que contagia, como si pidiera ser editado y salir al público”, aseguró.
  
después de los 40. En “Remolino” hay aires tangueros y rioplatenses que se ensamblan naturalmente con el rock. Y ese es uno de los sellos de la banda. “Tenemos cuarenta y pico, somos gente grande, y la música siempre está dando vueltas, desde el tango que uno escuchó en la infancia hasta los grupos de rock que a uno lo enamoraron y le dieron ganas de salir a tocar”, explicó el cantante. “El rock para nosotros es algo generacional, sigue siendo nuestro canal de expresión, nuestro espacio, nuestro ámbito. La música sigue siendo lo importante para nosotros. En una época hasta te ibas de un boliche porque no había buena música. La música es el espacio más personal, íntimo y a la vez público para compartir”, se explayó.

   Según Fernández, el rock se resignifica después de los cuarenta. “Yo nunca sentí que el rock fuera algo que uno tuviera que dejar con la juventud, al contrario, es algo que reaparece todo el tiempo como un espacio de autenticidad, de verdad, como una actitud frente a la expresión propia y a cómo uno convive con la sociedad. El rock también es una gran coartada para mezclar estilos. Eso es algo que el punk le trajo al rock y lo dejó para siempre, mucha libertad. Por eso uno tiene esa caradurez de meterse en distintos estilos sin miedo”, admitió.

   Más allá de que pueden nombrar influencias concretas, los Acorazado Potemkin se alejan de ciertas etiquetas, como la de “power trío”. “Nunca nos gustó ir con clichés, o ser una banda que recrea una forma musical. El power trío es un formato estandarizado. Nosotros buscamos una identidad, un lenguaje propio a partir de los aportes que hacemos los tres. Somos de torear, de proponer y de acicatear al compañero para encontrar formas nuevas”, afirmó Fernández. El grupo que comparten como referencia es The Clash, pero a partir de ahí las aguas se dividen: “A Federico le gusta mucho Pappo’s Blues y Led Zeppelin, yo te puedo hablar de REM y de Talking Heads, y Lulo tiene influencias de Stray Cats y los Buzzcocks. Nadie renuncia a esa mezcla. Todos buscamos algo que incluya al otro”, apuntó.

   El grupo tiene una forma muy particular de publicar sus discos. Por un lado los suben a su página web (www.acorazadopotemkin.com.ar), desde donde se pueden descargar gratuitamente, y al mismo tiempo los editan en CD a través de un sello, Oui Oui Records. ¿No hay ahí una contradicción? “No”, responde el cantante y guitarrista. “Las dos cosas se potencian. Los discos gratuitos permitieron que un montón de gente de todo el país se acerque al grupo, y así pudimos tocar en todos lados. «Mugre» se agotó en formato físico, vendió mil unidades en ocho meses, que para un grupo independiente es un montón. Y «Remolino» salió simultáneamente en forma digital, gratis, y en CD. El sello fue muy generoso, porque no tuvo miedo, al contrario, nos alentó a hacerlo”, aseguró.

   Fernández dijo que para Acorazado es un “orgullo” ser parte de la escena actual, y en ese sentido nombró a bandas como NormA, Las Diferencias, Crema del Cielo y Sur Oculto. “Por suerte hay mucha gente laburando, y nosotros podemos disfrutar de la aparición de festivales independientes. El semillero está intacto”, afirmó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario