Edición Impresa

No lo supo cerrar y sufrió mucho

Universitario no tiene términos medios. Pasa de ser un equipo dominador y ganar cómodamente a transformarse en quince voluntades sin norte en un abrir y cerrar de ojos

Domingo 07 de Septiembre de 2014

Universitario no tiene términos medios. Pasa de ser un equipo dominador y ganar cómodamente a transformarse en quince voluntades sin norte en un abrir y cerrar de ojos. Ayer, en el marco de la sexta fecha de la Zona Campeonato del torneo Regional, donde está en juego la copa Banco Municipal, dio una nueva muestra.

   Se imponía a Logaritmo 30-0 a veinte minutos del final, pero en ese lapso el conjunto matemático tuvo una levantada tremenda y quedó a sólo a dos puntos de borrarle la sonrisa... sólo le faltó tiempo. El 30-28 final premió en cierta medida al conjunto académico que aún continúa en carrera para ingresar al Final Four.

   Liljesthröm, al minuto, rompió la paridad con un penal y Uni se puso en ventaja. Se esperaba de un equipo que tenía la obligación de ganar que con esa carta de presentación, el desarrollo le fuera sólo un trámite. Pero no. Tuvo cierto dominio pero no logró trasladarlo al marcador ya que el juego se centró lejos de los ingoles. Así hubo pocas situaciones de peligro para destacar, más allá de que el local dejaba toda la impresión de que cuando aceleraba, complicaba a un Loga apresurado e impreciso.

   Recién a los 20’ se anotó el primer try del partido. Una falla en la marca permitió que César Grosso apoyara la primera conquista para el dueño de casa. Parecía que ahí sí Uni había encontrado la fórmula en un partido anodino, pero no, volvió a transitar la intrascendencia hasta poco antes del final, cuando Juanma López estiró las diferencias. Sobre el cierre, el botín de Liljesthröm le puso las cifras definitivas al primer parcial: un 18-0 de pocas emociones y menos juego.

   El arranque de Uni en el complemento fue furibundo. Al minuto Grosso rompió la defensa bordó y habilitó a Cáccamo para que éste sentenciara. Poco minutos después Luciano Sánchez apoyó nuevamente y Uni alcanzó así un valioso puntos bonus. A partir de ahí comenzó otro partido. Apresuradamente, según confesaron los propios entrenadores, el conjunto académico empezó a hacer cambios que repercutieron directamente en el andamiaje del equipo, mientras que Loga resurgía de sus cenizas.

   Con el try de Damián García empezó la remontada del conjunto de Ibarlucea, que desde allí y hasta el final puso en jaque a los académicos. Woelflin continuó con la faena ante un sorprendido y acosado Uni no pudo salir de su campo. Loga siguió atacando y así llegaron los tries de Irigoytía y el de Bussi, que coronó una destacada reacción e hizo sufrir a un Uni. Recién con el pitazo final de Raviculé el equipo de Las Delicias respiró tranquilo. De yapa, y para comprobar que los planetas se habían alineado a su favor, recibió la noticia de que GER le sacó del camino a Estudiantes para que ahora, más que nunca, dependa de sí mismo para instalarse en las finales del torneo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario