Edición Impresa

No hubo terceros en la muerte de Paladini

En más de 50 carillas, la fiscal Mariana Prunotto explicó que la muerte de Juan Alberto Paladini, en septiembre de 2014, se trató de un accidente de tránsito y aseguró que en base a las "evidencias recolectadas...

Jueves 28 de Abril de 2016

En más de 50 carillas, la fiscal Mariana Prunotto explicó que la muerte de Juan Alberto Paladini, en septiembre de 2014, se trató de un accidente de tránsito y aseguró que en base a las "evidencias recolectadas, no es posible atribuir el hecho ocurrido a ningún tercero interviniente, sino a la propia víctima". Pese los planteos hechos desde el principio por la familia de la víctima, que apuntaron a un "hecho de inseguridad" y a un ladrillazo como la causa de la pérdida de control del vehículo, la fiscal lo desestimó y enumeró como factores intervinientes las malas condiciones climáticas por la lluvia, la conducción "merecedora de más atención" y el no uso del cinturón de seguridad. Ahora tendrán cinco días para plantear su disconformidad con el planteo.

El hecho se produjo el 13 de septiembre de 2014, cuando a primera hora de la tarde Paladini circulaba hacia el norte en su Audi R8 (dominio HHZ 825) por Circunvalación y 200 metros antes del cruce con la autopista a Córdoba perdió el control del vehículo, derrapó lateralmente, embistió contra el riel de protección, voló por el aire, cayó y se detuvo recién dentro de la cuneta, mientras que el conductor salió despedido.

"Politraumatismo graves, traumatismos de cráneo, tórax y abdomen por accidente de tránsito" se detallan como las causantes de la muerte de Paladini, y los informes citados por la fiscal señalan que esas lesiones "coinciden con los daños relevados dentro del habitáculo del vehículo, tanto en el parabrisas como en el volante".

Condiciones. Entre los elementos e informes que cita la fiscal, se plantea que "la forma de la marcha del rodado no era la apropiada para una circulación segura dadas las circunstancias", entre las que se cuentan la calzada mojada por la lluvia y neumáticos "al límite de su vida útil". Si bien los estudios indican que "no es posible cuantificar la velocidad involucrada", sí señalan que "la misma superaba ampliamente la permitida".

Otro de los factores tenidos en cuenta son los análisis toxicológicos, que arrojaron un resultado de 0,24 gramos de alcohol etílico por mililitro de muestra de sangre y 0,15 gramos de alcohol etílico por mililitro de muestra de humor vítreo. Si bien están dentro de los parámetros permitidos, Prunotto considera que "este factor también contribuyó, en menor medida, a que los reflejos del conductor no estuvieran al 100 por ciento de su capacidad".

Y se suman los informes forenses, que señalan "la ausencia de improntas equimóticas en tórax y abdomen compatibles con el uso de cinturón de seguridad".

Sin terceros. La familia de Paladini apuntó a la participación de un tercero, haciendo referencia a la existencia de un ladrillazo que había provocado la pérdida del control del vehículo, y argumentando que se trataba de "un hecho de inseguridad". Sin embargo, ese punto medular de la investigación fue desestimado por la fiscal.

"No se ha podido demostrar con certeza la actuación de un tercero", indica Prunotto en su resolución, y cita los informes donde se determina que si bien existe en el parabrisas una rotura desde el exterior, "la misma no tiene entidad para provocar un descontrol de un vehículo". Insiste en las condiciones de "lluvia fuerte, la forma de conducción y el no uso del cinturón".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario