Edición Impresa

"No hubo más heridos porque Dios no quiso que así fuera"

Lo afirmó el conductor de uno de los colectivos siniestrados. El dueño de otro reveló que los balazos llegaron desde ambos laterales.

Domingo 13 de Abril de 2014

Los micros baleados ayer en cercanías del camping de los camioneros habían sido contratados para llevar gente a la reunión que se desarrollaba dentro del predio, ubicado en la zona rural de Pérez y al que se accede por la ruta 34S donde ocurrió el ataque. Dos coches traían pasajeros desde Rosario y otros dos más pequeños desde la ciudad de Santa Fe.

El conductor de uno de los coches comentó a La Capital que cuando llegaron al acceso del mismo, se detuvieron a la espera de la autorización para girar hacia el camino que lleva hasta el camping que tiene unas 13 hectáreas y un gran quincho comunitario.

"Me dijeron que teníamos que llevar gente del gremio a un asado donde iban a escuchar hablar un dirigente y festejar el éxito del paro. A las 13.30 íbamos a pegar la vuelta. Cuando llegamos eran aproximadamente las 11.30. Mientras esperábamos la autorización para girar hacia el predio comenzamos a sentir tiros que creo venían desde el campo".

Uno de los propietarios de los micros relató que según le describió su conductor, "al sentir los disparos comenzaron a retroceder pero los tiradores avanzaron hacia ellos. La ruta en el acceso al camping forma una T y las balas llegaban desde ambos laterales, como si fuera una emboscada".

Algunos alcanzaron a ver que salía gente armada detrás de camiones que estaban estacionados en las inmediaciones de la planta de la subestación Eléctrica Transener, ubicada en el kilómetros 3,5 de la ruta 34S y frente al camino del acceso al camping.

"No hubo más heridos porque Dios no lo quiso", opinó el conductor del coche que encabezaba la caravana y que recibió cuatro impactos en el parabrisas. Los otros tres colectivos también fueron baleados pero —según el chofer— las personas heridas ya habían descendido de los micros cuando recibieron los impactos.

"Se bajaron en el medio de las balas y empezaron a correr", afirmó el conductor. Gran parte del pasaje no regresó a los coches y el resto tuvo que esperar en el lugar hasta pasadas las 16.30 cuando el fiscal dio autorización para que las unidades se vayan retirando.

Hasta las 17:30 la ruta estuvo cortada y los colectivos estuvieron fuertemente custodiados por unidades policiales. En tanto, el fiscal permaneció largo tiempo revisando las cámaras de seguridad de la empresa Transener en busca de imágenes.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario