Edición Impresa

No hubo fumata blanca en el PJ por la banca que perteneció a De Césaris

El cóctel de ausencias en la Legislatura por la campaña electoral y la falta de acuerdos en el seno del atomizado interbloque justicialista por la sucesión en la banca de la fallecida diputada...

Viernes 26 de Julio de 2013

El cóctel de ausencias en la Legislatura por la campaña electoral y la falta de acuerdos en el seno del atomizado interbloque justicialista por la sucesión en la banca de la fallecida diputada peronista Silvia De Césaris postergaron ayer —tras dos semanas de receso invernal— el reinicio parlamentario hasta el 15 de agosto próximo. Y con ello, quedó en vilo hasta esa fecha la definición por el escaño vacante que, con distintos argumentos, vienen disputándose desde el mismo fallecimiento (a mediados de mes) de la legisladora de UPCN los sectores kirchneristas que respaldan el ingreso a la Cámara baja de Julio Roberto López, alineado en el bielsismo, y Mariana Robustelli, enrolada en el Movimiento Evita.

La falta de quórum y de consensos políticos ayer no sólo hicieron naufragar la sesión de la Cámara de Diputados, también se devoraron la realización de la Asamblea Legislativa que debía tratar los pliegos de candidatos a jueces y defensores para el nuevo sistema penal, que fue convocada nuevamente para la semana próxima. Si entonces no logran sentarse en el recinto de la Cámara baja diputados y senadores en sesión conjunta, las designaciones del Ejecutivo —trece en total— quedarán firmes una vez más por el mecanismo constitucional de sanción ficta, vale decir por el mero transcurso temporal sin que medie refrendo legislativo.

Sinceramiento. "No se sesionó hoy (por ayer) en razón de un planteo de los distintos bloques, que en función de no poder resolver la situación en el seno de cada bancada no se logró el quórum necesario para sesionar con una posición unificada" en torno a la sucesión por la banca legislativa de De Césaris, sinceró el presidente de la Cámara de Diputados, Luis Rubeo, las razones del fracaso de la jornada legislativa. Rubeo precisó además que "se decidió aguardar que pasen las primarias del 11 de agosto y esta cuestión se trate en la sesión del 15 de agosto".

La pulseada en el seno del justicialismo contó incluso con sendas movilizaciones a la puerta misma de la Legislatura para respaldar una y otra posición (ver aparte).

La renovada disputa surge a partir del vacío legal, y en consecuencia las distintas interpretaciones jurídicas, de una legislación provincial que reglamenta la conformación de las listas de candidatos pero no la constitución de los cuerpos parlamentarios respecto a la discriminación positiva de género.

Espectador. Las disidencias en el seno del PJ convirtieron al oficialista Frente Progresista en espectador de la pulseada opositora: "Nosotros no vamos a pronunciarnos hasta que no haya consenso en el peronismo, que es el partido al que le corresponde la banca", deslizó en estricto off un legislador socialista mientras las disidencias se retroalimentaban en los despachos peronistas del Parlamento santafesino.

Todo surge a partir de la interpretación del artículo primero de la ley 10.802, que desde julio de 1992 ordena en la provincia que "en toda lista de candidatos que presenten los partidos políticos para elecciones provinciales, municipales, comunales y/o convencionales constituyentes, la tercera parte como mínimo estará compuesta por mujeres en forma intercalada y/o sucesivas, entendiéndose en la totalidad de las candidaturas titulares y suplentes, con posibilidades de resultar electas, cualquiera sea el sistema electoral que se aplicare".

Intérpretes. Una corriente sostiene que la norma refiere exclusivamente a la conformación de la listas de candidatos —tal como reza taxativamente—, pero que la lista surgida luego de las elecciones oficializada por el Tribunal Electoral pasa a ser enteramente ajena al requisito del cupo. Esta interpretación fundamenta que los reemplazos deben realizarse por el mero corrimiento ordinal y por ella se había inclinado (en el caso de Tessa y otros) hasta ahora la Cámara de Diputados.

Por razones obvias —es el suplente inmediato— López y quienes lo apoyan sustentan su reclamo en esta argumentación. En contrario, otra corriente abona una interpretación amplia del mismo artículo toda vez que exigir el cupo solo para la confección de las listas de aspirantes torna abstracta la efectividad misma de la discriminación positiva que significa el requisito tanto como el equilibrio que busca sostener. De manera tal que el cupo debe conservarse en las bancas mediante el reemplazo de una legisladora mujer por otra mujer. Esta posición reconoce antecedentes en el Congreso nacional. Y, según el Movimiento Evita, al que suscribe Robustelli, en un principio de acuerdo prometido entre, al menos, sectores del peronismo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS