Edición Impresa

"No hay que estigmatizar a los barrios"

Cerca de 300 chicos, de los cuales alrededor de 80 usan el comedor, son los que reciben todos los días las maestras del Jardín de Infantes Nº 239 "Grillitos de pan", en la zona oeste de Rosario

Domingo 03 de Abril de 2016

Cerca de 300 chicos, de los cuales alrededor de 80 usan el comedor, son los que reciben todos los días las maestras del Jardín de Infantes Nº 239 "Grillitos de pan", en la zona oeste de Rosario. Entre ellas está Gabriela Pereyra, quien trabaja allí desde 2005. "Me recibí en 1995 y trabajé en escuelas privadas", rememora sus comienzos y aclara que, ni bien empezaron los concursos para puestos docentes, pidió el traslado al jardín de Colombres 2880, en pleno barrio Godoy.

Su trabajo y el de todo el jardín consta de talleres para los chicos. "Trabajamos con talleres y buscamos esa metodología nosotros e hicimos un trabajo colectivo con las compañeras, donde el chico elige el taller", relata.

Ella está en el taller de huerta y no olvida los comienzos de esta área y la importancia que toman los padres de los alumnos en la comunidad educativa: "Cuando empezamos con la huerta, los padres se acercaron y ayudaron a desmalezar el terreno".

En el barrio. A pesar de trabajar en una zona considerada vulnerable, pide "no estigmatizar a los barrios". "Hay cosas que pasan acá, que pasan en cualquier lado", agrega.

El jardín mantiene una agenda inclusiva: "Nosotros estamos abiertos a la comunidad. Hacemos un montón de cosas con los padres". Entre las actividades, está la utilización de un horno de barro que está en el jardín donde los padres van a trabajar con los chicos. "Otra de las actividades que hacemos es a fin de año, en noviembre, cuando vamos con todos los chicos y sus familias a la Rambla Catalunya. Para muchos es un gran paseo, porque el río les queda lejos. De esta manera, las familias se sienten incluidas y conectadas con la institución", sostiene.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario