Edición Impresa

"No hay cepo cambiario en el país, es un título mediático"

La presidenta Cristina Fernández visitó anoche la Universidad de Harvard, donde tras exponer durante una hora sobre la realidad argentina y los logros de su gobierno, respondió incómodas...

Viernes 28 de Septiembre de 2012

La presidenta Cristina Fernández visitó anoche la Universidad de Harvard, donde tras exponer durante una hora sobre la realidad argentina y los logros de su gobierno, respondió incómodas preguntas de los universitarios, ante quienes negó tajantemente que haya un cepo cambiario en el país y les espetó a varios jóvenes que pidieron la palabra que "repiten monocordemente lo que dicen algunos medios".

Según la mandataria, "el cepo cambiario es un título mediático; la Argentina es el segundo país en dólares después de Estados Unidos". Luego puntualizó que el problema que hemos tenido es que durante la última elección, producto de fuertes rumores que decían que íbamos a devaluar, se evaporaron más de 4 mil millones de dólares para atesoramiento, cosa que no ocurre ni en Brasil, ni en Chile ni en Colombia".

"¿Usted quiere ser reelegida?", fue otra de las preguntas, también de un estudiante argentino. "No se trata de lo que yo quiero, sino de lo que puedo o debo, es una cuestión abstracta porque la hoy la Constitución no permite un tercer mandato. En mi país se discuten muchas cosas, no depende de mí una reforma constitucional, ni tampoco de un solo partido", respondió, y eludió manifestar sus deseos.

Otra de las estudiantes la consultó sobre el incremento de su patrimonio tras su llegada al poder. "Puedo de dar cuenta de todos y cada uno de mis bienes y lo he hecho", respondió. Y agregó: "Mi posesión económica es producto de mi trabajo de toda la vida y producto de que he sido una muy exitosa abogada".

"Me siento privilegiado de ser uno de los pocos argentinos que pueden hacerle preguntas", dijo otro argentino, para luego consultarle sobre la posibilidad de "autocrítica" en el gobierno.

"Esa frasesita... yo he hablado con millones argentinos. Parece que fuera muda yo. Ustedes son chicos inteligentes no pueden repetir monocordemente lo que dicen dos o tres periodistas", dijo al retomar sus críticas a los medios.

Como lo hizo en otros discursos en EEUU, antes de responder las preguntas de los universitarios, la jefa de Estado emitió duras críticas a los organismos internacionales y resaltó las políticas de su gestión.

"No podemos hablar de que vivimos en Disney World en ninguna parte. La Argentina no es un paraíso ni Disney, pero hemos mejorado nuestra situación", manifestó tras destacar las medidas previsionales, la asignación universal por hijo y las políticas de derechos humanos de su gestión y la de Néstor Kirchner.

Al referirse a la economía mundial, al comienzo de su discurso que se inició a las 21 (hora local), Cristina no escatimó en críticas al FMI. "Los organismos multilaterales evidentemente no están dando resultados, no desde ahora, sino desde hace mucho tiempo", manifestó. Luego agregó: "La deuda argentina se incrementó en los 90 por la convertibilidad que implementó Domingo Cavallo". "Tengo entendido que él ha dado clases aquí en Harvard", chicaneó, y consideró aquella medida como un "absurdo".

En otro orden, apuntó que cuando el Estado Argentino recuperó "la administración de los fondos de las AFJP, el 65 por ciento de las jubilaciones eran pagadas por el Estado Nacional".

"Se habían quedado con la crema del negocio y sólo los jubilados de muy altos ingresos cobraban de las AFJP", afirmó para puntualizar que "hoy la Argentina tiene la mayor cobertura de toda Latinoamérica en materia previsional".

Al hacer un análisis internacional, dijo que "lo que algunos denominaron Primavera árabe" debe ser observado "con amplia mirada y con el mayor grado de apertura" porque "una visión equivocada puede llevarnos a errores" de interpretación.

Al referirse a lo que ocurrió en la crisis del 2001, afirmó que "era una Argentina sin esperanzas" en la que se decía "que se vayan todos como hoy vemos en España o Grecia" que hoy pasó a un país con "un 6,47 por ciento del PBI en educación" y "un 7,3 por ciento de desocupación".

Sobre el final sostuvo que "todavía faltan muchas cosas" por hacer, pero que "hemos mejorado sustancialmente nuestra situación".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario