Edición Impresa

No habrá colectivos ni bancos por el paro del sindicalismo opositor

Moyano y el líder de la CTA, Pablo Micheli, se reunieron ayer para delinear los detalles de la medida de fuerza del 10 de abril.

Viernes 28 de Marzo de 2014

El titular de la CGT Azopardo, Hugo Moyano, y el líder de la CTA opositora, Pablo Micheli, se reunieron ayer para delinear los detalles del paro general convocado por las centrales antikirchneristas para el próximo 10 de abril, en el que no habrá servicio de trenes y colectivos y no funcionarán los bancos.

Moyano y un grupo de dirigentes de su central concurrieron por la mañana a la sede de la CTA opositora, en calle Lima al 600, donde fueron recibidos por Micheli y los demás integrantes de la conducción de esa organización, con quienes repasaron cuestiones operativas del próximo paro nacional, que incluye además a la CGT Azul y Blanca, de Luis Barrionuevo.

Micheli respaldó la medida de fuerza y dijo que la misma tiene como objetivo ser "un mensaje importante para el gobierno", en el marco del listado de reclamos que comparten las centrales obreras, como la eliminación del impuesto a las ganancias, el 82 por ciento móvil jubilatorio, paritarias libres y la devolución de retenciones a las obras sociales sindicales.

"Como está la situación de los trabajadores en la Argentina, será un paro muy fuerte, a tal punto que calculo que será superior al del 20 de noviembre del 2012, que ya fue el más fuerte de los últimos años", advirtió el líder de la CTA opositora.

Para Micheli, "la presidenta (Cristina Kirchner) es la vocera de los grupos económicos y los empresarios, diciendo por cadena y tomándolo como emblema, que hay que ser responsable y no pedir más de la cuenta, por lo cual está defendiendo el sector empresarial", al referirse a la puja entre los empresarios y los trabajadores por las paritarias de este año.

Todo indica que el paro del jueves 10 de abril se hará sentir con mayor fuerza que el realizado en noviembre de 2012, ya que esta vez contará con la adhesión de casi todos los gremios del sector del transporte.

El único gremio importante del transporte que no se plegará a la huelga es la Unión Ferroviaria (UF), que pertenece a la CGT oficialista de Antonio Caló, pero todo indica que igualmente los trenes no podrán prestar servicio ya que sí adherirán los maquinistas de La Fraternidad y los empleados agrupados en el gremio de Señaleros.

La huelga se extenderá a otras actividades clave como el transporte aéreo ya que se pliegan sindicatos del sector como Apta (Asociación del Personal Técnico Aeronáutico).

Tampoco habrá colectivos de corta ni larga distancia, ya que los choferes están encuadrados en uno de los gremios que adhieren, la UTA de Roberto Fernández, mientras que en el caso de los subtes, en principio, estará afectada solamente la línea B, cuyo delegado Claudio Dellacarbonara integra el Frente de Izquierda que comulga con el paro convocado.

Entre los servicios que estarán afectados a la medida de fuerza se encuentran también la recolección de residuos, la provisión de mercaderías en supermercados y la recarga de cajeros automáticos, que dependen de los camioneros conducidos por Hugo Moyano. Tampoco funcionarán las estaciones de servicios, cuyos empleados están encuadrados en un gremio barrionuevista.

La medida también se hará sentir en los puertos, a través del sindicato que conduce el cegetista Juan Carlos Schmid, los bancos de todo el país, la educación, los hospitales públicos en los que tenga influencia ATE y en las dependencias públicas con trabajadores estatales, municipales y judiciales.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS