Edición Impresa

No era cierto que una nena de dos años murió tras caerse de un colectivo urbano

Así lo había afirmado la tía, quien quedó detenida junto a su pareja, aunque luego ambos fueron liberados. La chiquita tenía dos años y falleció la madrugada del miércoles en el Vilela.

Sábado 19 de Abril de 2014

Fueron los golpes y no la caída del colectivo la causa de la muerte de Kiara, la nena de dos años que el miércoles pasado murió a la madrugada, en el Hospital de Niños Víctor J. Vilela. La afirmación corrió por cuenta de los médicos forenses, que además consideraron que los golpes se realizaron con un objeto y que databan de pocas horas.

Por el caso fueron detenidos los tíos, con los que vivía Kiara. Jorge M., de 28 años, hermano del fallecido padre de la nena y policía en actividad, y su pareja, Alicia F., de 27, con un avanzado embarazo de su primer hijo.

Pero ayer, y pese a lo categórico del informe forense, la pareja recuperó ayer la libertad. Fue después de la audiencia imputativa, en la expusieron el buen trato que tenían hacia la nena.

En este trámite fue denegado el pedido de prisión preventiva para ambos integrantes de la pareja, que habían sido imputados con figuras de distinta gravedad en relación a la muerte de la pequeña.

El Vía Crucis de Kiara. El martes a la tarde, la tía de la nena la llevó en estado gravísimo al Vilela y dijo que el lunes, cerca de las 20, ambas se habían caído al bajar del colectivo de la línea 143, en Saavedra y Alem, cerca de donde viven.

No es la primera vez que en las guardias de pediatría se enciende la luz de alarma cuando llegan pequeños traumatizados y la escucha se vuelve atenta a cualquier detalle.

Así ocurrió en esta situación. Porque hubo dos hechos que llamaron la atención sobre la versión que dio la mujer. En el sistema de transporte no había denuncia de ninguna caída y, además, habían pasado muchas horas desde el supuesto accidente. Ante estos interrogantes la mujer dijo que no la había llevado desde un primer momento, porque no le pareció que revestía gravedad. Y sostuvo que el martes la nena comenzó con vómitos y desvanecimientos y, por eso ,acudió a la guardia del hospital.

Según la directora del Vilela, Stella Binelli, la chiquita llegó con un cuadro gravísimo de lesiones múltiples. El diagnóstico fue politraumatismo abdominal y torácico, hemoneumotórax en ambos pulmones y rotura de vísceras abdominales. A pesar de que fue operada de urgencia, Kiara falleció a las pocas horas en la sala de cuidados intensivos.

"Ante estos casos, por protocolo, hicimos la denuncia penal correspondiente, llamamos al médico forense de la policía y no firmamos el certificado de defunción hasta que investigara la Justicia las causas del deceso", dijo Binelli.

A esa altura de los hechos, el caso presentaba muchas dudas y fue el fiscal Ademar Bianchini quien ordenó la realización de una autopsia.

Este estudio, que estuvo a cargo del Instituto Médico Legal, fue revelador: la nena había fallecido a causa de politraumatismo abdominal y torácico, esto es, golpes en el abdomen con complicaciones en riñón, páncreas e hígado.

Increíble. Algunos experimentados forenses que participaron de la autopsia no podían dar crédito a la gravedad de las lesiones. La nena tenía ruptura en los órganos internos, compatibles con golpes causados por un objeto contundente.

Pero había algo más. Los golpes eran recientes, la pequeña no hubiera vivido muchas horas con semejantes lesiones. Ante esta evidencia, el fiscal ordenó un allanamiento en la casa donde Kiara vivía.

"La nena murió como consecuencia de golpes, todos los órganos tienen algún grado de compromiso", explicó el fiscal Bianchini después de encontrar en la casa de los tíos de Kiara elementos que pudieron ser los usados en los golpes. Fue en ese marco que la fiscalía detuvo e incomunicó a la pareja. El hombre, un policía en actividad en la Unidad Regional II y tío paterno de la nena, adujo a su favor que desconocía la realidad que vivía la nena con su pareja, ya que trabaja hasta 16 horas por día.

El infierno tan temido. En los últimos dos años, en Rosario hubo siete denuncias por golpes y lesiones de niños y bebés. Incluido el castigo con un palo de una mamá a su hijo de 9 años y el de un bebé de cuatro meses con traumatismo de cráneo. En octubre de 2013, la Defensoría de Niños, Niñas y Adolescentes lanzó una campaña para desterrar la inconcebible violencia hacia los indefensos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS