Edición Impresa

Niegan la libertad a 8 policías presos por robarle a un comerciante chino

Están detenidos hace diez meses e irán a juicio por un allanamiento ilegal y sustracción de dinero. Tres de ellos estaban en servicio pese a tener causas penales abiertas por delitos previos.

Martes 07 de Agosto de 2012

La Cámara de Apelaciones rechazó un pedido para que recuperen la libertad ocho policías rosarinos detenidos diez meses atrás bajo la acusación de haber robado una importante suma de dinero de la casa de un comerciante chino. Los uniformados fueron procesados por la jueza de Instrucción Raquel Cosgaya y el caso ya fue enviado a juicio.

Los policías, del Comando Radioeléctrico, son Diego Germán Leguizamón, Gustavo Ariel González, Oscar Rafael Gatti, César Pestaña Oviedo, Darío Horacio Perezlindo, Héctor Daniel Saucedo, Ariel Oscar Ramírez y Hernán César Vélez. Siete están imputados como coautores de robo calificado por el uso de arma de fuego agravado por ser integrantes de una fuerza de seguridad. A Ramírez le imputan ser partícipe secundario y en los próximos días podría ser excarcelado a raíz del tiempo que lleva detenido y la pena que podría corresponderle.

Los abogados de los policías requirieron la sustitución de la prisión preventiva ante la Cámara Penal de feria —integrada por Otto Crippa García, Adolfo Prunotto y Oscar Puccinelli— con un argumento común. Sostuvieron que el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos consagra la libertad como regla general. Y que la pena en expectativa no puede servir para negar la medida solicitada. También aludieron al artículo 346 del Código Procesal Penal, que establece medidas alternativas a la prisión.

Por el contrario, la fiscal de Cámaras planteó que la resolución de la jueza Cosgaya debe ser confirmada ya que valoró el peligro de fuga (de los imputados), la magnitud de la pena en expectativa y la posibilidad de entorpecimiento probatorio por la condición de policías de los acusados.

Los jueces de Cámara aceptaron que, en lo posible, debe atenuarse la prisión preventiva de las personas detenidas, pero recordaron que el artículo 7º del Pacto de San José de Costa Rica autoriza la detención preventiva. Con relación a Leguizamón sostuvieron que no hubo contención familiar antes de ser detenido por parte de su pareja —fue ofrecida por la defensa para cuidarlo—, lo que permite presumir que tampoco lo hará en el futuro.

Denuncia. El 29 de septiembre, Li Ching denunció en la División Judiciales de la Jefatura que a las 2.30 de ese día un grupo de policías ingresó a su casa de planta alta de Avellaneda 1669 sin orden de allanamiento. Una vez allí lo intimidaron a él y a otros connacionales y le robaron 53 mil pesos.

Los denunciantes dijeron que el dinero robado era para pagar el pasaje a una mujer de la colectividad hacia China y para un amigo enfermo. Sin embargo, se presume que en el lugar funcionaba una mesa de juego donde se apostaban fuertes sumas y que los policías intervinieron para apoderarse del dinero disponible.

El 18 de octubre pasado los policías no fueron reconocidos en la rueda de personas en los Tribunales. De la medida sólo participó el ciudadano oriental que los había denunciado. Otros dos testigos chinos no pudieron porque, según dijeron, estaban ebrios cuando los uniformados ingresaron a la vivienda.

Las cuatro patrullas del Comando estuvieron apostadas frente al domicilio de Li Ching en el horario denunciado porque así lo indicó el sistema de GPS incorporado a los móviles y que, mediante las coordenadas geográficas y un reloj atómico, señalan el lugar y la hora de desplazamiento de las patrullas a una central. Esos datos no pueden ser desmentidos.

Inconcebible

De manera inconcebible tres de los policías detenidos por el robo al comerciante chino. hecho por el cal les negaron la libertad, estabanen servicio en el Comando pese a estar procesados: Leguizamón por apremios ilegales y Gatti y González por los delitos de vejaciones, apremios y lesiones a un grupo de adolescentes en la comisaría 11ª.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario