Edición Impresa

Newell’s y Raggio deben lograr un triunfo ante el Ciclón para aplacar el clima leproso

La necesidad exige tomar determinaciones. El propio DT es consciente de que ganar es el único remedio para obtener lo pretendido, más jugando en el Coloso y frente a su gente.

Domingo 09 de Noviembre de 2014

La necesidad exige tomar determinaciones. Y Newell’s está obligado a buscar la manera de cortar la racha de partidos sin victorias. Con San Lorenzo debe encontrar el “santo” resultado que le permita al equipo y, sobre todo, a Raggio respirar con cierto alivio y transitar el camino hacia la próxima estación Victoria con tranquilidad. El propio DT es consciente de que ganar es el único remedio para obtener lo pretendido, más jugando en el Coloso y frente a su gente. Por eso modificó la idea que tenía en mente para jugar con el Halcón y recurrió a otros nombres. “Vamos a jugar distinto, con otros jugadores en cancha, con un planteo diferente, con un solo 9 a diferencia de lo que íbamos a hacer con Defensa y Justicia. Estoy convencido de que este es el mejor equipo para jugar lunes a la noche”, dijo Carozo.

   El fútbol y los ciclos se miden por resultados. No debería ser tajante esta situación, pero todo está centralizado en logros. Algo a lo que se acostumbró Newell’s después del paso auspicioso de Martino. Y si bien Ñuls no deambula por los últimos lugares, el hecho de haber quedado al margen de la pelea por el título y la caída en el clásico agigantó las exigencias, a tal punto que puso a Raggio en una situación de “partido a partido”, como deslizó el presidente Guillermo Lorente semanas atrás.

   Raggio entiende claramente el momento. Y está al tanto de los intensos rumores que deambulan por el Parque con el nombre de Américo Rubén Gallego y que no son inventos porque de algún lado parten esas especulaciones. También los entiende. “Uno no decide las cosas que se dicen. Las escucha, algunas las toma, otra les duele, son los gajes de estar en este lugar. Por supuesto hubiese querido que nuestro presente sea otro, pero más allá de que no es el mejor tampoco estamos en los últimos puestos de la tabla”, opinó.

   La única manera de ahuyentar esos fantasmas desestabilizadores es ganando. Por eso dejó de lado aquella determinación llamativa con la exclusión de Bernardi, nada menos que el capitán del equipo. Para esta ocasión le devolverá la titularidad con el fin de volver a ser el administrador del juego leproso. Recurre al jugador pensante, que si bien puede no estar en el nivel con el que supo lucirse tampoco es el único de bajo nivel.

   “Como dije al principio de mi llegada como entrenador, mientras más jugadores tengamos en mejores condiciones estará el equipo. Lo ideal es plasmar en la cancha dos formaciones seguidas. Vamos a jugar por primera vez con la defensa que uno imaginó al inicio del torneo, que no es un dato menor”, deslizó el DT.

   Newell’s, jugadores y, sobre todo, Raggio necesitan una triunfo para comenzar a afirmar sus cimientos y dejar de lado por un momento las presiones externas. San Lorenzo es un rival de nombre como para iniciar ese camino de la recuperación y alcanzar la línea de los 30 puntos ideados como objetivo para meterse en la Copa Sudamericana. Una santa necesidad y urgencia para encaminar el barco e intentar dejar atrás la incertidumbre.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario