Edición Impresa

Newell's: Según el representante, a Urruti lo obligaron a irse

Néstor Rozín, representante del delantero, explicó las razones que llevaron a Maxi a no seguir jugando en Newell's. Esta semana se define su futuro deportivo. Hay cuatro opciones.

Miércoles 07 de Agosto de 2013

La salida intempestiva de Maximiliano Urruti de Newell's la semana pasada movió el avispero en el parque Independencia. Porque era el reemplazante natural del transferido Ignacio Scocco y, además, tras varios años de formación en la institución rojinegra, se había convertido en un centrodelantero con una gran proyección. Pero el gran proyecto de nueve se fue y las versiones de uno o otro lado no se hicieron esperar. "Maxi no se escapó. Está en la ciudad y hace una vida normal. Lo que es cierto es que decidió no jugar más en Newell's y se lo dijo al presidente Lorente. Lo obligaron a tomar esta determinación. Igual el ama al club", le confió ayer este diario Gerardo Rozín, representante del jugador, quien tras la determinación quedó en el ojo de la tormenta por su salida a días del inicio del torneo.

El atacante tiene varias ofertas para continuar su carrera deportiva. Y esta semana será decisiva al respecto. Lo concreto es que al menos por estos tiempos no volverá a ponerse la camiseta rojinegra. Entre los probables destinos está un equipo de Canadá, Maccabi Haifa de Israel, Atlante de México y hay una oferta muy jugosa de Dubai. Estos serían los probables destinos de Maxi, algo que se definiría en los próximos días.

Desde el entorno del atacante manejan que lo más factible es que cuando se consume la llegada de Maxi a otro club, Newell's recibirá un resarcimiento económico, ya que el nueve estaba con contrato vigente. "El resarcimiento o cláusula de rescisión surgiría de un coeficiente entre el monto de un año de contrato más los derechos de formación", ampliaron desde el círculo íntimo del delantero. Lo que si dejaron en claro es que "hay deudas de sueldos y premios" para con el joven atacante, además del atraso que manifestaron en su momento las autoridades de Sagrado Corazón, club desde donde arribó al Parque.

Rozín en diálogo con Ovación explicó que "la Fifa reglamentó que ningún jugador es un esclavo y así diseñó una cláusula de resarcimiento económico hacia los clubes ante la salida de los jugadores que comienzan su carrera profesional".

Desde la óptima del entorno del fútbol marcan como un hecho que colmó la paciencia el constante patear la pelota de los pagos para adelante. Y lo que enfatizaron es que "Maxi no se irá de Newell's sin dejar nada, al contrario, ya que él quiere retribuirle lo que corresponde a la entidad que lo hizo debutar en primera división y lo hará sin ninguna duda".

Seguramente el caso Urruti tendrá capítulos legales y como ocurre en toda relación laboral se terminará consensuando una cifra que acercará lo más posible a las partes involucradas. Tal vez Newell's necesitaba a Urruti para que haga goles y Maxi también necesitaba a Newell's para seguir creciendo como jugador vistiendo una camiseta importante. Lo concreto es que ahora las partes irán por caminos separados y el tiempo dirá si el nueve hizo bien en irse o si al equipo del Parque no hizo en su momento el esfuerzo económico necesario para capitalizar su patrimonio. Las cartas están sobre la mesa.

En tanto, la dirigencia leprosa aclaró nuevamente su postura en un comunicado oficial donde expresó que: "En cuanto a Maximiliano Urruti, el jugador tiene vigente un contrato laboral al cual le resta un año de cumplimiento. No existe deuda de ningún tipo ni con Urruti ni con el club Sagrado Corazón. La institución considera que el futbolista está faltando a su obligación contractual y que debe presentarse a trabajar bajo la órdenes del cuerpo técnico de primera división. En caso que esto no sucediera, Newell's ejercerá los mecanismos legales correspondientes para defender sus derechos".

Lo que dirá el paso del tiempo es si le salió más "caro" al jugador haberse ido de Newell's, o si fue el club del Parque el que "perdió" a un delantero con todas las letras.

El caso de Maxi tiene antecedentes en varios clubes. No es el único, ni lo será, que se va antes de terminar el contrato.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS