Edición Impresa

Newell's: Sebastián Peratta estiró su vínculo por un año más

Sebastián Peratta puso el gancho y estiró el contrato que lo ligaba con Newell's hasta junio de 2013 por una temporada más, es decir hasta el 30 de junio de 2014. "Era algo que estaba acordado desde agosto del año...

Viernes 27 de Abril de 2012

S

ebastián Peratta puso el gancho y estiró el contrato que lo ligaba con Newell's hasta junio de 2013 por una temporada más, es decir hasta el 30 de junio de 2014. "Era algo que estaba acordado desde agosto del año pasado. Pasaron muchas cosas en el medio y situaciones más importantes de qué ocuparse, por eso no se había firmado. Siempre estuvo pendiente y ahora, con todo más tranquilo, se pudo redactar y firmar. Estoy contento y muy agradecido a Ñuls de poder seguir unido a la entidad por un año más", confesó el arquero leproso en diálogo con Ovación.

En la charla el arquero, que se mostró satisfecho por el acuerdo, también habló del presente auspicioso del equipo y resaltó que "al torneo lo vamos a pelear" ya que la idea a esta altura no es "sólo sumar puntos para engrosar el promedio". También confesó, ante la consulta sobre el rumor que hace rato está instalado de una supuesta vuelta de Justo Villar, que "en el fútbol siempre se habla y está bien. No me molesta porque no me considero el dueño del arco de Newell's".

A Peratta se lo notó tranquilo y feliz. Con la mirada fija en el café entregó sus sensaciones después de haber finiquitado un tema pendiente. Y ante la pregunta si habrá Peratta hasta 2014, el uno leproso expresó: "En el fútbol nunca se puede saber. Hace cuatro años que estoy acá y siempre se habló de que me iba. Incluso desde el primer libro de pases. Que me querían de acá, de allá y siempre me quedé. Tuve que ver en eso de seguir en Ñuls porque nunca presioné para buscar una salida. Estoy muy bien en el club y no busco otra cosa. Cuando uno está cómodo y es reconocido no anda buscando cambios. Después el fútbol cambia día a día y las chances siempre están abiertas, tanto para mí como para todos".

—¿Cómo tomaste los rumores sobre el posible regreso de Villar?

—En el fútbol siempre se habla y está bien. No soy de escuchar mucho. Yo estoy tranquilo y nunca me consideré dueño de nada. No me molesta que se hable. Me tocó compartir el puesto con Caffa y después con el Patón, y no me creo el dueño del arco . Lucho todas las semanas y en los partidos y el día que no me toque jugar apoyaré de la misma manera que lo hicieron conmigo.

—Siempre dijiste que triunfaste de grande y que no tuviste la chance de hacer la diferencia que busca todo jugador. ¿Soñás aún con eso?

—Me acostumbré a jugar al fútbol para ganar. Lo hice 4 años en Morón y en forma prácticamente amateur, más allá de que sea un club que está en el profesionalismo. Hoy, con 35 años y con una carrera hecha, puedo decir que sigo jugando para ganar, nunca perdí el espíritu amateur. Vivo del contrato y de lo que gano en el fútbol. Mi familia se duplicó (con dos hijos) y el dinero no deja de ser importante para una carrera corta como la del futbolista. Disfruto de lo que logré en el fútbol, de no hacer inferiores, haber arrancado en una tercera división y cumplir 200 partidos en primera (en total son cerca de 350). Con mucho esfuerzo construí una carrera que disfruto y no me calienta otra cosa. No todo es plata. Es importante, por supuesto, pero no digo que no está completa mi carrera si no se da eso.

—¿Te estableciste un techo en cuanto al tiempo para jugar?

—No, hoy estoy en un ciento por ciento y no me siento próximo al retiro. Por edad es lógico que el análisis no lo hago a largo plazo. Evaluaré año tras año y el día que no pueda más, dejo. Espero darme cuenta y no quiero que el fútbol me eche. Hoy no me cuesta entrenar ni concentrar; disfruto del vestuario y de jugar. Mi parámetro siempre fue alto porque cuando llegué a Morón era "el que no hizo inferiores", en Vélez "el que venía del ascenso a demostrar que jugaba en primera" y cuando llegué a Newell's venía de una operación de rodilla y ser suplente. Debía demostrar que podía ser titular y reemplazar nada menos que a Villar. La vara con la que se me midió fue alta, por eso disfruto de atajar en primera y en Ñuls.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario