Edición Impresa

Newell's: Scocco pegó 4 gritos en 4 partidos

Todas las miradas se centraron en un jugador. Quizás el que aparecía detrás de los grandes nombres que arribaron a Newell’s para enriquecer el plantel. Ignacio Scocco hizo lo imposible para volver a vestir la camiseta rojinegra.

Martes 11 de Septiembre de 2012

Todas las miradas se centraron en un jugador. Quizás el que aparecía detrás de los grandes nombres que arribaron a Newell’s para enriquecer el plantel. Ignacio Scocco hizo lo imposible para volver a vestir la camiseta rojinegra. Entrenó en Adiur durante un mes hasta que logró su cometido. Hoy es el goleador del pueblo rojinegro. El que se llevó los flashes después del doblete en el Monumental que le permitió al equipo de Martino traerse un punto de oro. Para seguir peleando arriba. Y para que Ñuls siga soñando con mucho más porque “tenemos un gran equipo. De eso estoy seguro”.

“Soñé con volver a Newell’s, con este presente y varias cosas más que ojalá se cumplan”, sostuvo Nacho, que ayer se refugió en Hughes, su pueblo natal, para compartir el día rodeado de sus amigos. Llegó para aportarle al equipo lo que no tenía: goles. Y lo está demostrando porque participó en sólo cuatro partidos y anotó igual cantidad de goles. En todo el certamen pasado la Lepra tuvo como artilleros a Urruti y Pérez, los dos con seis gritos.

Hoy Scocco es uno de los artilleros del torneo y comparte el podio con Borghello, su compañero en la ofensiva cuando Ñuls dio la vuelta en 2004 y que en la actualidad viste la casaca de All Boys.

Lo realizado por Nacho el domingo fue monumental. Los gritos que Los gritos que pegó en las narices de los millonarios lo llevó a que hoy esté en la cúspide rojinegra y se aferra a un lugar en el equipo sin discusión. Por lo menos así pareciera desde afuera ya que es el Tata el que tomará la decisión.

A pesar de que la igualdad fue positiva teniendo en cuenta el desarrollo del juego, el atacante mostró cierta desazón porque “nuestra meta era ganar, pero no se pudo alcanzarla”. Por supuesto que destacó el punto por la manera en que se consiguió y reconoció que “en el entretiempo dijimos que jugando como al inicio lo íbamos a empatar. Empezamos a tocar la pelota, a presionarlos y pudimos remontar el partido”.

Newell’s está segundo en la tabla. Es el único equipo de los veinte que aún no sabe lo que es perder. A base de resultados se convirtió no sólo en animador sino que se probó el traje de candidato y parece no quedarle mal. Por lo menos eso es lo que se vislumbra jugadas seis fechas. Aún hay mucho camino por recorrer, pero “si continuamos así vamos a estar en el pelotón de arriba y podremos pensar en las copas. Algo que sería muy importante para el club”.

Goles son amores y Nacho parece estar enamorado de la red. Lo está demostrando en este regreso a casa, a la que volvió para ayudar al club a dejar atrás los fantasmas de la angustia y lograr que arribe otra vez la alegría al Parque.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario