Edición Impresa

Newell's salvó ante Racing su invicto por las manos de Oscar Ustari

Sin su fisonomía habitual, el conjunto rojinegro rescató un punto que vale en la excursión por Avellaneda con un empate 1 a 1 ante Racing, teniendo en cuenta lo hecho por uno y otro, sobre todo el equipo local. 

Martes 23 de Septiembre de 2014

Noche de Avellaneda complicada para Newell's, que se llevó de premio un punto que hoy vale oro teniendo en cuenta lo hecho por uno y otro, sobre todo Racing. Sin fútbol y sin el juego preciso que sabe ostentar, al equipo de Raggio se le hizo cuesta arriba ante una Academia que ofreció todo por la victoria, pero chocó con un Oscar Ustari notable que cerró el arco y que tapó todo cuando las papas quemaban. En el momento que más lo necesitaba dio el presente y se transformó en un coloso bajo los tres palos. La igualdad en uno le permitió a la Lepra conservar el invicto en el campeonato y quedar como escolta junto a Lanús del único líder y millonario en puntos River. Para colmo de males, encima tuvo nuevamente dos lesionados: Scocco y Casco.

Parecía que el rojinegro iba a pasar por encima a un Racing debilitado por los magros resultados. Porque pegó de entrada, de forma letal y sacando provecho del horror defensivo del local. Apenas iban 10' cuando Scocco apareció de once en soledad y con todo el tiempo a su disposición para encarar rumbo a Saja. Y cuando un defensor se acercó, lo "limpió" y con un derechazo tremendo rompió el cero. Una inocentada del anfitrión ante un Newell's que no perdonó, y con un Nacho que otra vez comenzó a asociarse con el gol.

La noche pintaba para ser tranquila para el rojinegro. Pero no. Racing, empujado por su gente y con toda su vergüenza, empujó a Ñuls y comenzó a merodear el arco de Ustari. Bou avisó con un cabezazo. Pero la Academia estaba apurada y las situaciones que generaba eran desactivadas por el 23 leproso.

A pesar del desorden y la falta de claridad de Racing, el rojinegro no lograba hacerse de la pelota. Dominarla y hacerla circular, una de las grandes virtudes de este equipo. Y sin la pelota, le cuesta. Apostó al contragolpe, pero no tuvo una clara para castigar.

Racing se dio cuenta de que podía, por eso iba a los tumbos pero llegaba. Hasta que a los 27' dio el golpe. Bou se acomodó en el área, le ganó la posición al Coty y con un furibundo derechazo puso algo de paz en un estadio rugiente.

Newell's siguió sin encontrar la brújula. Y la Academia mantuvo su vocación de ir por más. Cuatro minutos más tarde Hauche avisó con un tremendo remate desde lejos que estalló la pelota en el travesaño.

Nada se modificó en la segunda mitad. Racing siguió tirando golpes, pero no lastimaba. Ustari cada vez se hacía más grande y tapaba todo. Hauche tuvo una clarita y su disparo se fue rozando el poste derecho. El atacante tuvo otra a los 15', pero Ustari tapó bien abajo.

A los tumbos llegaba Racing, pero fallaba en la definición. Y Newell's reaccionó contestando a través de Faravelli y Maxi.

Newell's esta vez fue superado en fútbol como nunca, aunque igual sumó. Y el punto le sirve para seguir ascendiendo en la tabla, pero con atenuantes a tener en cuenta para corregir errores y recuperar el fútbol que suele ostentar. Anoche sumó sin jugar.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario