Edición Impresa

Newell's: entre los cuatro mejores de América tras eliminar a Boca por penales

Sigue girando, sigue jugando. Newell's no se detiene. Eliminó a Boca por penales, está entre los cuatro mejores de América por tercera vez en su historia, lidera casi al trote el torneo Final y tiene...

Jueves 30 de Mayo de 2013

Sigue girando, sigue jugando. Newell's no se detiene. Eliminó a Boca por penales, está entre los cuatro mejores de América por tercera vez en su historia, lidera casi al trote el torneo Final y tiene un fixture por demás de atractivo en la Copa Argentina. Se sabe que la hazaña de la triple corona casi nunca se cumple, pero quién y por qué puede negarle esa ilusión a este plantel y a su cuerpo técnico. Sigue girando, sigue jugando, sigue ganando. No puede parar.

Los misterios insondables de la Copa Libertadores le tenían reservado a Newell's un capítulo de angustia y sufrimiento con final feliz: los penales. Pero al equipo del Tata nada parece pararlo. Nada. Ni la histórica fortuna de los equipos de Carlos Bianchi para definir clasificaciones y otras tantas veces títulos. Los penales. Esos mismos que en ocasiones cierran ciclos, destrozan proyectos y provocan cimbronazos incontenibles, esta vez le hicieron un guiño al mejor de los dos, aunque haya sido incapaz de demostrarlo a lo largo de dos partidos.

No siempre sucede. Es más, muchas veces, los penales le dan la espalda a la justicia y a la lógica. Se ensañan con los mejores. Pero Newell’s y Boca tienen una historia aparte en esta clase de definiciones. Newell’s y el Tata ya lo disfrutaron en la Bombonera hace 12 años. Y lo festejaron anoche hasta la madrugada.
  Newell’s está entre los cuatro mejores de América. Era   más, mucho más que Boca en la previa, pero recién lo pudo rubricar en la infartante definición desde los 12 pasos. Siempre tan injusta, tan lacerante y estresante. Pero festejada y celebrada como nada en el fútbol.
  Fueron necesarios 180 minutos y 26 penales para que Newell’s se instalara por tercera vez en su historia en las semifinales de la Copa Libertadores de América.
  Newell’s sufrió en La Bombonera un primer tiempo sorprendente de Boca, que lo arrinconó contra Guzmán. Debió aliarse al caño izquierdo de Guzmán, que devolvió milagrosamente un cabezazo goleador de Blandi.
Clemente Rodríguez se encargó de darle una mano con una expulsión estúpida en el peor momento de la serie para los rojinegros.
 También fue necesario que sufriera en carne propia la ausencia de rendimiento de la megaestrella del equipo: Nacho Scocco. Una sombra en la serie en la que sólo se le puede anotar en su haber una volea en La Boca que Orion tiró al córner.
Sufrió mucho. Por momentos pareció que no podría soportar la presión de transformarse  definitivamente en uno de los candidatos.
  Si hasta quedó la sensación de que la definición por penales les quedó grande a algunos jugadores.
  Pero Newell’s superó la prueba. Fue una especie de supervivencia del más apto. Y sigue. Y gana hasta cuando no juega bien. Un tesoro muy difícil de mensurar para un equipo que casi nunca defrauda, que es, por escándalo el mejor del fútbol argentino y que casi siempre juega bien.
  No se pareció ni por asomo al gran equipo que es en la serie ante Boca, pero salió fortalecido. Dio una prueba de carácter sin darla: invalorable. Templa el ánimo, fortifica, consolida. Sigue ganando. Sigue jugando. Quiere todo. Va por todo. Hoy sabrá si el rival es Atlético Mineiro o Tijuana. Más allá de cómo sea el final de este ciclo inolvidable, bien vale que lo intente.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS