Edición Impresa

Newell's logró empatar tras estar en desventaja ante San Martín

Newell’s tuvo dos caras. Una deslucida en el primer tiempo y que logró maquillar en el complemento para que tuviera algo de color. Le tocó sufrir y cuando la noche parecía que pintaba mal pudo cambiar a tiempo.

Martes 26 de Febrero de 2013

Newell’s tuvo dos caras. Una deslucida en el primer tiempo y que logró maquillar en el complemento para que tuviera algo de color. Le tocó sufrir y cuando la noche parecía que pintaba mal pudo cambiar a tiempo. Así rescató un punto tras el empate con San Martín 1 a 1, aunque también estuvo cerca de quedarse sin nada y también de llevarse los tres que buscaba para volver a sonreír. Sumó y eso tiene valía después de haber sufrido dos cachetazos, uno en el torneo local y otro en la Copa. Sobre todo con un mix en la cancha.

Había necesidades, por eso la Lepra salió al Hilario Sánchez con la meta de conseguir una victoria tranquilizadora. Pero, a la vez, toda la presión la tenía el verdinegro, apremiado por la falta de resultados y con el fantasma del descenso que deambula por tierras sanjuaninas. Y fue precisamente el local el que elaboró la primera chance cuando a los 7’ Osorio encaró y perdió con Heinze, pero el rebote lo tomó Luna y mandó la pelota por encima del travesaño.

El equipo del Tata trataba de jugar lejos de Guzmán, pero San Martín metía presión y conducía el destino del juego. Y a los 14’ tuvo la mejor chance para romper el cero. El Gringo falló y el rebote le quedó servido a Osorio. El delantero centró la mirada en el arco leproso y dentro del área sacó un fuerte remate bajo que tapó espectacularmente Guzmán salvando la caída de su valla.

¿Y Newell’s? Primero inquietó con un cabezazo de Muñoz y después con un remate de Scocco que se fue lejos de los palos defendidos por Ardente. Para colmo el santo sanjuanino recuperaba rápido la pelota y le apuntaba al arco leproso. Pasada la media hora Luna remató desde afuera del área y Guzmán, en dos tiempos, se quedó con el balón. Y después Affranchino se fue con fuerza y velocidad, dejó a dos rivales en el camino, pero su zurdazo terminó en las manos del uno.

La Lepra, a los 42’, casi saca provecho de un error del fondo local cuando Pérez metió un derechazo que se fue apenas afuera. Y cuando se cumplía el tiempo de adicional un pelotazo largo para Osorio que le ganó a Heinze y la bocha le quedó redonda a García para que defina con un toque sutil ante la salida de Guzmán. El santo le mojó la oreja y Newell’s tuvo que ser más punzante, incisivo. Y en la primera acción del complemento lo cacheteó. Aprovechó que el rival se durmió y Muñoz pegó el grito para poner todo igual.

Y fue por más. Pérez apareció de cara al arco y su disparo terminó con la pelota abrazada en el alambrado. Después Ardente se equivocó por enésima vez, Tonso quiso hacer la individual y perdió cuando Muñoz esperaba solito para definir. En ese mismo instante el Tata se dio vuelta y llamó a Isnaldo y Figueroa.

La Lepra era más a esa altura y San Martín con el resto que le quedaba intentaba la heroica. Apareció Affranchino para definir y Guzmán se jugó la vida.

Newell’s quiso pero no pudo. Y San Martín no tuvo armas. Así el partido que empezó un lunes igualado terminó de igual forma al día siguiente (hoy martes). La Lepra necesitaba la victoria, pero el empate no le sentó tan mal.

Con cinco modificaciones

Gerardo Martino recién a último momento dio a conocer el equipo y tal como lo había anticipado este diario en su edición de ayer Gabriel Heinze estuvo entre los titulares pero no Víctor Figueroa, quien que fue al banco. En definitiva, el Tata metió cinco modificaciones con respecto al once que había puesto en la cancha con Deportivo Lara, en Venezuela por la Copa Libertadores, en lo que fue la segunda rotación que puso en práctica.

Maximiliano Rodríguez y Cáceres tuvieron descanso y los elegidos para cubrir sus lugares fueron Martín Tonso y Cristian Díaz, mientras que Fabián Muñoz reemplazó a Juan Ignacio Vieyra.

Tanto la Fiera como el paraguayo habían jugado todos los partidos del torneo local y la Copa Libertadores y por eso el DT optó por darles un respiro. En tanto, Figueroa y Villalba también estuvieron sentados al lado del Tata y sus lugares fueron ocupados por Orzán y Mateo.

Pérez llegó a la quinta amarilla

Pablo Pérez llegó anoche a la quinta amarilla y por lo tanto no estará el viernes cuando Newell’s reciba a Belgrano, a las 21.15, en el Coloso. El volante bajó fuerte en el complemento a Alderete y Pitana, muy cerca de la jugada, no dudó en mostrarle la tarjeta. Así el volante podrá descansar y estar disponible para la Copa Libertadores, cuando los rojinegros reciban a Universidad de Chile.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS