Edición Impresa

Newell's hizo otra vez fútbol con la misma idea pensando en choque ante Lanús

Si bien todavía resta mucho tiempo, el técnico rojinegro exhibe movimientos e intenciones en cada entrenamiento y va aclarando el panorama desde el punto de vista nominal.

Sábado 07 de Diciembre de 2013

Alfredo Berti sigue ajustando piezas de cara al trascendente choque con Lanús. Si bien todavía resta mucho tiempo, el técnico rojinegro exhibe movimientos e intenciones en cada entrenamiento y va aclarando el panorama desde el punto de vista nominal. En la práctica de ayer en Bella Vista volvió a dejar afuera de los titulares a Pablo Pérez, ubicó en su lugar a Hernán Villalba y como volante más retrasado al pibe José Agüero, quien salió a escena porque Diego Mateo acusó una molestia y no participó del ensayo de fútbol, aunque todo indica que Pomelo podrá jugar el domingo 15 ante el Granate.

   Mateo sufrió una molestia en el isquiotibial derecho que obligó al cuerpo técnico leproso a dejarlo a un lado para preservarlo. “Fue sólo por precaución”, fue la frase que se utilizó en el parte de prensa oficial para explicar la situación del mediocampista, sobre quien recae un pronóstico optimista a una semana del encuentro.

   Precisamente, Pomelo protagoniza una de las variantes más importantes que tiene en mente Berti para la última fecha, que es utilizar al rubio de Roldán junto al Mudo Villalba y Bernardi en el mediocampo, para ganar en capacidad de combate y marca. Para tratar de brindarle mayores redes de contención y equilibrio a un equipo que se vio descompensado en el choque con All Boys en Floresta.

   La semana que viene, entonces, será crucial para probar esa modificación en las canchas de Bella Vista, para ver si otorga el balance pretendido.

   En ofensiva, Juan Ignacio Vieyra, de buenas actuaciones en los últimos cotejos, volvió a situarse como extremo por derecha. Mientras, el Sapo Figueroa sigue recuperándose y lo esperarán hasta último momento para ver si está en condiciones de jugar. En tanto, Trezeguet regresó a Rosario y pudo practicar con normalidad. Actuó como principal referencia de ataque, junto a Maxi Rodríguez.

   En el resto del equipo no hubo sorpresas, ya que el conductor rojinegro apeló a los nombres de siempre. El Patón Guzmán bajo los tres palos y la última línea estuvo integrada por el paraguayo Cáceres, Víctor López, el Gringo Heinze (se mostró en buena forma) y Casco.

   A Newell’s le queda una semana por delante. Un tiempo suficiente para intentar un cambio de paso luego de siete fechas sin triunfos. Llegó al último acto con chances y esa es la mayor motivación para un grupo que arriba al final de la temporada con la aguja de la exigencia al rojo vivo.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS