Edición Impresa

Newell's, fútbol para todos: goleó a Boca por 4 a 0 y le lleva tres puntos al escolta

Los rojinegros vapulearon al conjunto de Bianchi con un mix, ya que hizo descansar a la mayoría de los titulares para la revancha por la Libertadores. A cuatro fechas del final, el segundo del torneo ahora es River.

Lunes 27 de Mayo de 2013

Martino arriesgó fuerte. Hizo descansar a la mayoría de los titulares para definir la llave copera del miércoles ante Boca y mandó al ruedo a una formación alternativa. Y al técnico la apuesta le salió de maravillas. Porque la Lepra metió anoche un triunfazo ante el también muletto xeneize, que jugó más de un tiempo con diez por la expulsión de Magallán. Lo cierto es que Newell's con el contundente 4 a 0 dio un paso trascendental en sus aspiraciones de alzarse con el torneo Final. La victoria sirvió para estirar la ventaja a un partido de diferencia (tres puntos) con su más inmediato perseguidor, que ahora es River y, de yapa, le quedaron todas las pilas al ciento por ciento para buscar el pase a las semifinales de la Libertadores dentro de tres días en el Coloso. Dicen que el que no arriesga no gana, y este Newell's no conoce otra forma de vivir que no se sea alimentando sueños grandotes y redoblando la apuesta permanentemente.

La síntesis de la noche la hicieron los hinchas rojinegros. A 7' del final, cuando el 4 a 0 estaba consumado, la gente metió un aplauso espontáneo en gratificación a los jugadores y también coreó "el Tata no se va".

A la Lepra no le demandó más de 5' volver a consolidarse como único puntero del torneo. River lo había alcanzado momentáneamente al golear a Rafaela, y con esa presión salió a jugar. En la primera acelerada rojinegra, Figueroa la cedió en profundidad para la entrada de Cruzado, que al llegar a la pelota se encontró con la barrida del arquero D'Angelo. Penal, que el propio peruano facturó.

Newell's era dueño de todo y Boca sólo arrimaba peligro con los intentos de Viatri. A los 20' Cruzado sintió una molestia, debió salir y le dejó la posta a Mateo. En el final de la etapa Magallán le dio un pisotón a Urruti y roja directa.

En el complemento Cáceres habilitó a Orzán, que pateó ancho. Enseguida Bernardi le dio con chanfle y la pelota besó el palo. Pero no tardó en rubricarse la goleada y en una ráfaga de cinco minutos ridiculizó a Boca. El segundo gol lo clavó Orzán con una volea desde afuera. El tercero llegó con un tiro cruzado de Tonso. Y el cuarto lo estampó Urruti con alma y vida desde el corazón del área.

Así la Lepra le dio un baile bárbaro a un Boca horrible. Y terminó moviendo la pelota, contando los toques y recibiendo aplausos de los cuatro costados. Fue el partido que anticipó Carlos Bianchi, entre un equipo que es sólido puntero y otro, que con suplentes, es uno de los peores del campeonato.

La noche fue redonda para los rojinegros. Con la goleada los de Martino son más punteros que nunca. Pero lo más positivo fue que con otros apellidos Newell's mantuvo la idea, el juego y el resultado. El sueño de gloria de pelar por todo hasta el final sigue vigente.

Y más allá de cómo termine la historia este equipo debe ser aplaudido de pie, como anoche lo hizo la gente tras el pitazo final de Loustau. Este Newell's, tiene fútbol para todos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS