Edición Impresa

Newell's, el gran desafío de levantarse

La preocupación de el director técnico, Gerardo Martino, pasa por el aspecto anímico, aunque lo futbolístico es todo un tema. El golpe del viernes fue más duro que el recibido en la Bombonera. Porque fue en el Coloso, lugar donde el Tata insistió una y otra vez que debe ser un reducto inexpugnable

Domingo 04 de Marzo de 2012

El golpe del viernes fue más duro que el recibido en la Bombonera. Porque fue en el Coloso, lugar donde Gerardo Martino insistió una y otra vez que debe ser un reducto inexpugnable. Esa es la premisa trazada desde la pretemporada, porque siendo así Newell's podría transitar el torneo sin demasiados sacudones. La segunda derrota consecutiva encendió la luz de alerta y puso otra vez en el tapete viejos momentos. Y errores que parecían resueltos, pero que florecieron otra vez. A esta altura de las circunstancias ya no se cuestiona la conducción como sucedió el año pasado con Torrente y Cagna. Hay a cargo un DT de prestigio, aunque tampoco se puede hacer magia de un día para el otro. La cuestión pasa por lo futbolístico, donde hay jugadores que no responden, no levantan o quizás no pueden dar más de lo que muestran.

La falla de San Andrés rojinegro viene del año pasado. La equivocación en la elección de jugadores en un momento donde no había traba en cuanto a la cantidad a sumar. A lo largo de todo este tiempo quedó de manifiesto que los refuerzos no fueron tales ni enriquecieron como se esperaba el nivel futbolístico que el equipo necesitaba. Por eso Newell's redondeó una campaña olvidable y se llevó a dos entrenadores en diecinueve fechas, además de terminar en el penúltimo lugar con 16 unidades.

Martino llegó con todos los laureles y asumió un compromiso difícil. La chapa adquirida, sobre todo en la selección de Paraguay, no lo convierte en salvador. Por más conocimiento, capacidad, trabajo y seguridad con el mensaje que entrega, si los actores no lo interpretan o no lo logran llevar a cabo lo que pretende la empresa se hace cuesta arriba.

Se piden cambios. Que juegue uno u otro. Aunque la realidad indica que tampoco hay un plantel largo como para variar tanto (igualmente es de los técnicos que les da confianza a los futbolistas y no es de tocar tanto). Debe resolver la cuestión con el material que tiene a mano y buscar de todas las maneras posibles cambiar el ánimo de sus dirigidos. Un trabajo para nada sencillo. Y es algo que el DT tiene bien en claro. "Preocupa lo que genera una derrota como local en el ánimo del grupo", opinó.

Los pasos firmes que dio Ñuls hacia adelante y plagados de esperanza en el arranque ahora quedaron relegados con los dos trancos hacia atrás. Eso causó dolor, pero la mayor preocupación reside en lo psicológico. Los viejos fantasmas del pasado ponen en aprietos a un grupo que es consciente que debe resurgir para no entrar en crisis. Y debe lograrse en forma inmediata. "Se está confirmando que Ñuls va a tener un año difícil. Tenemos que revertir el mal momento enseguida posible para que no perdamos convicción a la hora de jugar", razonó.

Newell's debe levantar en todos los aspectos, desde lo futbolístico hasta lo anímico. Y debe lograrlo ahora, con mucho tiempo por delante, antes que sea demasiado tarde.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario