Edición Impresa

Newell's: El Coloso de fiesta por la soberbia actuación en el debut en casa

Goles, entrega y fútbol, un combo especial que Newell's volvió a mostrar para cachetear a Nacional de Montevideo. La victoria tan necesaria e impostergable que debía llegar en el debut de local...

Viernes 28 de Febrero de 2014

Goles, entrega y fútbol, un combo especial que Newell's volvió a mostrar para cachetear a Nacional de Montevideo. La victoria tan necesaria e impostergable que debía llegar en el debut de local, ante su gente, en la Copa Libertadores la logró sin sufrimientos por 4 a 0. Siendo más que su rival a lo largo de todo el duelo y, sobre todo, imponiendo su juego exquisito para volver a ser el de antes, el de la identidad que le había entregado el Tata Martino. El resultado fue lógico, una goleada tremenda para desatar un carnaval anticipado en el parque Independencia. Una locura intensa, plagada de felicidad y entusiasmo para volver a creer en este equipo.

El escenario inicial era el previsible, con un Nacional que había llegado dispuesto a no arriesgar. Newell's tenía la pelota y la hacía circular buscando el espacio porque el tricolor hacía marca personal en todos los sectores de la cancha. Por eso era necesario la individual. Que alguien rompiera el esquema y generara un hueco. Sólo pasaron 13 minutos para que eso sucediera y el abanderado en el ataque fue Figueroa. El Sapo hizo una larga corrida, tocó a Muñoz, éste a Bernardi y el centro pasado lo conectó Maxi para definir con un preciso derechazo. Y a cobrar. A gritar e iniciar el camino hacia la primera victoria copera.

El tricolor tuvo que archivar la mezquindad inicial. Debió cambiar de estrategia y salir de la cueva. Le costó horrores lograrlo, más allá de que hubo un pasaje mínimo del partido donde a Newell's le costaba mantener el dominio. La única clarita que tuvo la visita la desperdició Nacho González que le pegó con la pantufla. Hasta que la Lepra otra vez impuso su fútbol y golpeó otra vez. Con dureza, para bajarle el copete a un equipo uruguayo tibio y sin propuesta futbolística. Cáceres se escapó por derecha en un tiro libre y su centro rasante al corazón del área hizo que Curbelo se llevara por delante la pelota para decretar el 2-0 para los de Berti.

Nada se modificó en la segunda parte. Newell's mantuvo su estilo, su idea de ir por más. De imponer su juego y pensar siempre en atacar. Encima el tricolor no hacía pie y era una invitación a ser cacheteado. Muñoz metió un cabezazo que salvó Munúa y después Bernardi apareció de nueve para meter el parietal y poner el 3-0. Y faltaba más, otro cabezazo lleno de gol de Orzán sobre el final para el 4-0 lapidario e inobjetable.

Newell's levantó la bandera de su fútbol, esa que había extraviado tiempo atrás, y la mantuvo alta en el mástil del Parque. Para sumar en la tabla, donde está segundo, y soñar tranquilo que con fútbol todo se puede. Y seguir con esa obsesión copera.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS