Edición Impresa

Newell's, de cara a un nuevo ciclo: el desafío de parecerse a sí mismo

El legado del ciclo de Martino será la exigente vara de referencia para la etapa que inicia el Loco Berti. Las ambiciones, las ausencias y la realidad de este Newell’s después de la partida del Tata.

Domingo 11 de Agosto de 2013

El nuevo Newell's enfrenta un gran desafío. Según confiaron en estos días el cuerpo técnico y los jugadores la intención es respetar la huella que dejó estampada el proceso anterior. No existe necesidad de cambiar de paso, de dirección, ni de discurso. Se verifica un anhelo interno, visceral, repleto de obligaciones y pretensiones naturales, pero que no será de fácil aplicación. Es que ya no está Martino, el padre intelectual de la criatura. Y tampoco Scocco, el que finalizaba con inspiración y goles todas las buenas intenciones que generaba el equipo. También hay otras ausencias sensibles y lesiones que pueden llegar a conspirar para encontrar la mejor versión en el arranque del torneo. En ese contexto, Alfredo Berti tendrá la difícil misión de que su ciclo se parezca lo máximo posible a un Newell's que cautivó sentidos, trascendió fronteras y que todavía está candente en las retinas de los hinchas.

La responsabilidad de esta nueva etapa pasará por saber cuidar un sitial que costó mucho construir y que se transformó en una marca registrada. Newell's impuso su propio estilo y hoy debe tratar de honrarlo, más allá de algunos nombres propios y un halo de influencia que ya no están.

La vara está muy alta. Martino y sus muchachos la pusieron ahí. Ese es el mayor legado que instaló en el Parque. Hay una idea de juego, tan importante como los 106 puntos de los últimos tres torneos. Hay una intención y elementos de referencia que se mantienen inalterables. Hay caudillos que ordenan adentro y fuera de la cancha. Y por sobre todas las cosas, está la extraordinaria sensación de tener que repetir un libreto que ya conocen y que ya practicaron.

Este es el respaldo que ostenta Newell's. Lo andado y lo conseguido, se transformaron en un importante crédito cuyo plazo dependerá de la muñeca que exhiba el nuevo DT para sostener el rumbo.

El inicio de la era Berti tendrá que disimular la ausencia del Tata y la necesaria transferencia de Scocco: La impericia dirigencial alrededor de los casos de Urruti y Vergini. Las convocatorias de Maxi Rodríguez y Cruzado a sus selecciones. Las lesiones de Heinze y Cáceres. Las recuperaciones de Villalba y Trezeguet. Un cuadro de acción que presenta inconvenientes para el despegue.

Pero el Loco sabe que este grupo tiene una idea grabada en su memoria y que esas certezas ya están incorporadas. Y si este Newell's quiere parecerse al anterior, sólo debe respetar su fútbol y su esencia. Sólo así podrá seguir siendo protagonista y extender sus lauros.

El respeto por los valores de la casa

La presencia de Berti al mando del nuevo cuerpo técnico rojinegro indica un claro respeto por los valores surgidos y moldeados en la casa. El Loco siempre asomó un interesante potencial dirigiendo en inferiores y en el momento de la decisión consiguió el guiño determinante del Tata Martino y el Flaco Theiler para tener esta gran oportunidad.
Esta chance implica algunos riesgos lógicos ya que no tiene expriencia como entrenador en primera división, pero el buen momento futbolístico de Newell’s, y la gran cantidad de jugadores de experiencia en el plantel y ligados afectivamente al club, se presentan como el mejor escenario de ingreso a este terreno de exigencia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS