Edición Impresa

Newell's camp...: el rojinegro tiene la gloria al alcance de la mano

Los números y el fútbol virtuoso que despliega, que se exhibieron con furia en Rafaela, pusieron a Newell's a las puertas de una nueva estrella.

Lunes 17 de Junio de 2013

Ovación / En Rafaela.- Con la impactante victoria 3 a 0 en Rafaela, Newell's ya se aseguró dos cosas. El primer puesto en el torneo Final y el reconocimiento del fútbol argentino. Lo consiguió con una actuación suficiente, que fue creciendo con el correr de los minutos y que llevó hasta a los plateístas locales a reconocer al equipo rojinegro con aplausos. Hasta algunos se pusieron de pie. Un gesto muy poco habitual en el ámbito doméstico que suele privilegiar otros intereses y que generalmente se muestra esquivo al elogio al adversario.

El triunfo, las alabanzas y los sentidos abrazos del final en el centro del campo de juego no alcanzaron a transformarse en título debido a que Lanús goleó 5 a 1 a River a la noche, y ese resultado obliga al conjunto leproso a aguardar que los granates completen el miércoles los 45' pendientes con Estudiantes, duelo que va perdiendo 2 a 0, para poder festejar.

Pero lo más importante de este Newell's es que está escribiendo su propia historia. Enriqueciendo su paso y su estilo. Y no depende de nadie, más allá de que el miércoles puede adelantar su consagración si es que Lanús no vence a los pincharratas, en La Plata, en ese postergado.

El conjunto rojinegro consiguió en este certamen elaborar una idea de juego que logra deslumbrar. Que cautiva, convence y contagia. Que se desarrolla a partir de la pelota y que explota en la capacidad expresiva de cada jugador. Newell’s encontró su fórmula, en realidad la encontró su mentor, el Tata Martino. Y allí descubrió recursos, certezas y una gran nobleza para desplegar sus intenciones. 

Y cuando entra en ritmo y encuentra sintonía fina en sus movimientos, logra vapulear rivales con desparpajo y facilidad. Como lo hizo ayer con Atlético Rafaela, un rival que dejó de serlo cuando Newell’s terminó de acomodarse en las dimensiones reducidas del campo de juego.

En este caso, los caprichos del destino y la falta de criterio de los organizadores del fútbol argentino provocaron un escenario extraño. Con festejos que tuvieron que soportar un freno de mano en Rosario porque los partidos que definieron el título no se disputaron a la misma hora.

Con este panorama Newell’s tiene que esperar. Pero no desespera. Porque su lucha no sabe de resignaciones tempranas y porque ya está definitivamente lanzado hacia la obtención del cetro. Porque confía en lo que sabe y lo que tiene. Porque está inmerso en una ambiciosa pelea de varios frentes. Y sobre todas las cosas, porque el extraordinario ciclo de Martino debería terminar con algún eslabón concreto de reconocimiento.

No quedan dudas de que el fútbol argentino reconoce en Newell’s a su mejor exponente. Ahora está a un paso de coronar esa contemplativa mirada con un título que merece hace tiempo. Está cerca, muy cerca. Al alcance de la mano.

Puede celebrar por la TV como en el Clausura 92

El último título de Bielsa como DT leproso se celebró un viernes por TV. Fue cuando Deportivo Español no pudo ganarle a Racing en Avellaneda (0-0) y se quedó sin chances de alcanzar a Newell's. Por eso hubo celebración íntima y en las calles, pero no en la cancha, que recién se dio dos días después, cuando igualó 1-1 con Platense en Vicente López. Ahora puede darse igual el miércoles, con la curiosidad de que enseguida Ñuls jugará pero en otro torneo.

De mínima, se aseguró una final por el título

Lo peor que le puede pasar de acá al domingo a Newell’s es que quede igualado en el primer puesto con Lanús y deba disputar una final 72 horas después. Pero para eso el Granate debe revertir el 0-2 con Estudiantes el miércoles en 45’, ganarle a San Lorenzo y que los leprosos pierdan con Argentinos. O sea, el pueblo rojinegro ya puede probarse el traje de fiesta.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario