Edición Impresa

Newell's, aplomado y con un libreto aprendido

Newell's llega al clásico con paso tranquilo. Su estadía en Mar del Plata le sirvió como un estimulante señal de confirmación de rumbo. Sabe que posee una base sustentable de funcionamiento y que tiene recursos expresivos que distinguen su propuesta.  

Domingo 20 de Enero de 2013

Newell's llega al clásico con paso tranquilo. Su estadía en Mar del Plata le sirvió como un estimulante señal de confirmación de rumbo. Sabe que posee una base sustentable de funcionamiento y que tiene recursos expresivos que distinguen su propuesta. En su actual tránsito se verifica un manual de convicciones que ya fueron instaladas por el técnico Gerardo Martino a su debido tiempo, y ahora atraviesa tiempos de cosecha y consolidación. Enmarcado en ese proceso que tiene su objetivo puesto en junio, aparecen estos partidos con Central que representan un auténtico desafío, futbolístico y de carácter.

En el análisis previo se advierten sensibles diferencias y la responsabilidad del conjunto rojinegro pasará por tratar de volcarlas al césped. Aunque la condición de clásico pone al partido en una mezcladora en la que difícilmente se respeten nombres propios, antecedentes y categorías. Allí reside el encanto de estos duelos que en alguna época fueron una referencia cultural de la ciudad y que hoy se convirtieron en una extraña locura, cada vez menos sana.

Los trabajos en la costa le permitieron a Newell's alejarse al menos un poco de los inexplicables hechos de violencia que contaminaron la previa en Rosario. De todas maneras, tras cada entrenamiento en la Villa Marista, antes y después de cada comida en el hotel Spa República, se acercaba algún integrante del cuerpo técnico a preguntar a los periodistas que seguían la pretemporada: "Y, ¿hay alguna novedad?", "¿se juega el clásico?", "¿están seguros?". Y nadie encontraba demasiadas seguridades.

En Arroyito, será la primera vez en esta etapa de preparación que el equipo salga a escena sin Lucas Bernardi (suspendido provisionalmente por que el tribunal de disciplina no dictaminó sobre el dóping positivo). No estará el capitán, el cerebro, el principal gestor futbolístico leproso. Será una baja sensible y se pondrá a prueba la capacidad de absorción colectiva.

Tácticamente, lo que trabajó el Tata en Mar del Plata fue la chance de reconfigurar el triángulo que usa en la mitad de la cancha. En este partido todo indica que apostará por Mateo más atrás, y Orzán y Pablo Pérez como volantes mixtos. "Si no está Lucas podemos usar a Pablo en su lugar y del otro lado puede ingresar Orzán o un diez". Esa fue la explicación que le dio Martino a los enviados de este diario cuando lo consultaron sobre las alternativas que tiene en mente para disimular esa ausencia notoria.

Y allí también hizo hincapié en la posibilidad de que en algún momento ese triángulo gire, que se apoye en dos volantes más retrasados y con un jugador con características más ofensivas en el vértice superior. Algo que ya exhibió en el cierre del torneo y que reconfirmó en la pretemporada.

El dibujo base continuará siendo el 4-3-3 y el resto del equipo respeta la base del torneo anterior. Las únicas pulseadas de verano se dieron en el puesto de lateral izquierdo, en el que Casco picó en punta para ser el sucesor de Vangioni; y en el extremo derecho, en el que Tonso le sacó una pequeña ventaja en el arranque a Muñoz.

De esta manera, con el aplomo y el perfil laborioso que ganó en un año de trabajo con el mismo guía, Newell's saltará a la cancha con la intención de evitar sorpresas y pisar firme para marcar diferencias.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS