Edición Impresa

Netanyahu ganó las elecciones pero su partido retrocedió varios escaños

El primer ministro se impuso pese a que su bloque sufrió pérdidas ante el surgimiento de la centro izquierda. Comenzó a tejer alianzas para formar una coalición de gobierno.  

Miércoles 23 de Enero de 2013

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, dijo anoche al pronunciarse sobre los resultados a boca de urna de las elecciones parlamentarias que le fueron favorables, que está dispuesto a formar una amplia coalición de gobierno.

Si bien la coalición actualmente gobernante, Likud-Beitenu, resultó primera en las elecciones de ayer, las cifras estimadas hasta el momento indican que la formación liderada por Netanyahu podría haber sufrido un retroceso de 11 escaños al contar en el próximo período legislativo únicamente con 31 bancas.

"Esta noche ya he empezado" a fomentar la coalición, dijo Netanyahu en Tel Aviv ante sus seguidores, tras darse a conocer la reducción de los apoyos a su actual gobierno. Los resultados electorales son "una oportunidad para imponer cambios deseados por los ciudadanos de Israel", señaló el primer ministro.

En las elecciones se registró un sorpresivo avance del Partido del Futuro (Yesh Atid), una agrupación centrista encabezada por el ex periodista y presentador de televisión Yair Lapid que habría logrado el segundo lugar.

Según palabras de Netanyahu, su nueva coalición tendrá cinco metas primordiales: detener la bomba atómica iraní, continuar estabilizando la economía, intentar avanzar en pos de la paz en Cercano Oriente, mejorar la distribución de las responsabilidades militares en la población y reducir los elevados costos de vida.

"Veo muchos socios para nuestras tareas, y en un gobierno amplio lo lograremos juntos", destacó.

De acuerdo con los pronósticos, Netanyahu puede contar con apenas 31 escaños, 11 menos de los 42 que tenía hasta ahora. A pesar de la contundente pérdida de votos, Netanyahu seguiría siendo el líder del bloque más fuerte, por lo que podría recibir de nuevo el encargo de gobernar.

La tercera formación, según estas primeras estimaciones en base a las encuestas a los votantes, sería el Partido Laborista que lidera Shelly Yachimowich, que consiguió 17 escaños.

Los partidos religiosos de derechas y nacionalistas lograron en total 62 de los 120 escaños de la Knesset.

Netanyahu ya tomó contacto con Yair Lapid, según preciso la agencia de noticias alemana Deutsche Presse-Agentur (DPA). "Tenemos la oportunidad de hacer grandes cosas en interés del Estado de Israel", afirmó.

El jefe de gobierno de 63 años agradeció de todas formas a los electores. "Los pronósticos muestran claramente que los ciudadanos israelíes quieren que siga siendo jefe de gobierno y que forme en lo posible una coalición amplia", escribió Netanyahu en su página de facebook. Los resultados electorales son "una gran oportunidad para muchos cambios en interés de los ciudadanos israelíes".

La nueva estrella de la política israelí Naftali Bennett consiguió 12 escaños, menos de lo esperado, con su partido de ultraderecha Habait Hajehudi (Casa Judía). La ex ministra de Asuntos Exteriores, Tzipi Livni, obtuvo siete escaños con el partido de nueva creación Hatnua (Movimiento), los mismos que consiguió la formación liberal de izquierda, el Meretz. El que era hasta ahora el partido con más escaños (28), el Kadima de Shaul Mofaz, no logró superar la barrera del dos por ciento.

Como ninguno de los partidos ha avanzado una coalición vinculante y existen grandes diferencias entre los posibles socios de la coalición, por ahora se desconoce qué orientación tendrá el futuro gobierno israelí.

De la orientación que tenga la futura coalición de gobierno depende entre otras cosas el futuro del proceso de paz con los palestinos, congelado desde hace años. Esto podría ser decisivo además para la relación de Israel con sus aliados, como Estados Unidos y Alemania.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS