Edición Impresa

Néstor Acuña toca paisajes con el acordeón

El acordeonista y pianista correntino, oriundo de Paso de los Libres, presenta hoy su disco “Nordeste”, en El Aserradero, como punta de lanza de su carrera solista.

Sábado 13 de Julio de 2013

El acordeón le va pintando paisajes y Néstor Acuña simplemente los toca. El acordeonista y pianista correntino, oriundo de Paso de los Libres, presenta hoy su disco “Nordeste”, en El Aserradero, como punta de lanza de su carrera solista. Lo hará acompañado de la voz de Natalia Gómez Alarcón, más Germán Arriazu, en guitarra, e Iván Roy Valenzuela, en contrabajo.

    Instrumentista versátil, Acuña integra además un dúo con su hermano Ariel y es muy requerido para acompañar artistas tan disímiles como Jairo, Bersuit y Facundo Saravia. “El acordeón se amolda a todos los géneros”, dijo este chamamecero de ley, que admite influencias del jazz y la música brasileña en sus composiciones, y que acompañó además a Teresa Parodi, Enrique LLopis y Ramona Galarza.

   —¿Qué tiene la música de “Nordeste” que no tienen otros discos de chamamé?

   —Este trabajo me gusta mucho. Y sobre todo el tema que le da título al disco, que abre este material, porque en sus sonidos se percibe el paisaje, esa selva misionera. Me encanta componer con recuerdos y el acordeón me lo permite, porque tiene un colorido único. Y aquí se va a valorar mucho mi música, porque Rosario es una de las ciudades en donde más se desarrolló el chamamé, sobre todo por Antonio Tarragó Ros, padre, que hizo mucho por el género cuando vivía en esta ciudad.

   —¿Le fue sencillo acompañar a músicos tan dispares como Jairo o la Bersuit, por citar sólo dos ejemplos?

   —El acordeón se amolda a todos los géneros. Una de las cosas que más hice en mi vida fue acompañar cantantes, siempre me elogiaban porque yo les servía todo en bandeja para que ellos se luzcan. Y ahí está el secreto de la música instrumental: pensar en el lucimiento del otro, y a la vez, en ese gesto, te lucís vos también.

   —¿Por qué eligió el acordeón?

   —El acordeón me permitió expresar cosas que tenía adentro y no podía sacar con el piano. Yo incorporo mucho del jazz y de la música brasileña en mi música, pero ojo, tiene que respetar la raíz. Esa es la condicion. Reniego de la música de fusión porque no tiene la alegría original de determinados géneros y no van a lo profundo, a la raíz de la cosa. Y ahí se pierde mucho de lo que uno quiere expresar.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario