Edición Impresa

Naturalizar el horror

Desde la cima de la escalera ascendente que es la vida, el repaso de las marcas en los peldaños inferiores se impone.

Jueves 09 de Noviembre de 2017

Desde la cima de la escalera ascendente que es la vida, el repaso de las marcas en los peldaños inferiores se impone. Obviando lo personal, lo profesional, lo laboral, quiero analizar lo que hemos hecho socialmente las personas de mi generación para bregar por un mundo con equidad, paz, libertad y justicia. Honestamente, no me siento orgullosa de los resultados obtenidos. No debo colocar a todos en la misma bolsa ya que algunos no han hecho casi nada y otros han hecho mucho, como los Laureano Maradona, los Mandela, o las Margarita Barrientos. A las pruebas me remito. Entonces siento un poco de vergüenza. Nos llegan las noticias de corrupción, muertes de niños, de jóvenes, femicidios, asaltos, robos, y damos vuelta la página del diario, o hacemos un click relajante, en búsqueda del gol, del baile o la mediocridad de la farándula. Y no vemos, pero no por eso dejamos de saber, las atrocidades que suceden cada día, desde las más simples a las más graves. Donde la falta de respeto, el deshonor y el desprecio por la vida llegan hasta límites extremos como el crimen solitario u organizado. Donde los jueces, nos asustan haciéndonos sentir que la Justicia suele ser aplicada según los códigos personales de cada uno, donde los alumnos pretenden imponer a los maestros cómo debe ser la educación, donde la violencia es la respuesta de los incapaces, y la mayoría no sabe si respeto se escribe con z o con s. Los que sí sabemos qué es el respeto, llevamos implícito el compromiso de conservarlo. Nos queda la sensación, y esta vez sí es una sensación, de que no podemos hacer nada. De que todo es demasiado complejo y difícil para que podamos solucionarlo los ciudadanos de a pié. Y resignados hacemos malabares para subsistir con magras jubilaciones, soportamos el maltrato de los Pami del país, vemos morir nuestros niños y nuestros jóvenes, observamos que los corruptos integran los espacios de la izquierda, el centro y la derecha. Que la justicia es lenta a propósito, porque si no tendría que ser justa. Retomo, y pregunto: ¿el horror se ha instalado entre nosotros y seguimos como si no existiera, cruzando los dedos para que no nos toque muy de cerca? La desdichada respuesta positiva abre paso a otra pregunta que se impone: ¿No podemos hacer nada? Me niego a creer que estemos muertos en vida. Aún palpitan las ansias de libertad, paz y justicia por mis venas y seguramente por la mayoría de las de mis contemporáneos. Despertemos amigos de la generación de los 40 y los 50, la más maltratada de todas las que recuerdo. Convivir con el horror, no es normal. No permitamos que lo sea.
Edith Michelotti


Jueces garantistas y la conciencia de Dios
Una vez más el juez José Villafañe, que tiempo atrás había otorgado de manera irregular la libertad a Diego Arballo Perotti, el asesino múltiple de la llamada "masacre de Hudson", siguiendo la perniciosa doctrina del nefasto ex juez de la Corte Suprema de Justicia Eugenio Zaffaroni, otorgó con patética permisividad el beneficio de la libertad anticipada al criminal José Edgardo Echegaray, alias "Pepito", quien mató a sangre fría a la niña Abril Bogado, de 12 años. Las actitudes de estos jueces que se hacen llamar garantistas, y en realidad son verdaderos "apóstoles del abolicionismo", y que para nombrar algunos podríamos señalar a los magistrados Axel López, Carlos Rossi, Alejandro Slozar, Celia Margarita Vázquez, Mario Juliano, Ana María Figueroa y Rafael Sal Lari, protegidos una y otra vez por la corporación judicial en los reiterados pedidos de juicio político a los que han sido sometidos, sólo les aguarda la justicia de Dios y peso de sus conciencias, si es que la tienen.
Marta Escobar
DNI 6.030.071

Agradecimiento al Hospital Italiano
El motivo de la presente carta es comunicar que soy afiliado de Pami, Nº 15-0-2312875-04-00 y tengo como hospital adherido para cualquier atención al Hospital Italiano de Rosario. Deseo hacer saber que el domingo 29 de octubre concurrí a la guardia de dicho hospital con un fuerte dolor precordial. Fui atendido de inmediato por un médico de guardia, se me realizaron los primeros controles, los que no evidenciaban en primera instancia alteración alguna importante. Pero dado que seguía teniendo dolores de pecho se me hizo un laboratorio y se decidió mi internación por 48 horas en unidad coronaria. Finalmente, y dado que después de todos los estudios y atención se me dio el alta el día 31, ya que por suerte todo salió favorable, indicándome que los dolores podían tener origen distinto al cardiológico. Pero dada la atención médica recibida de excelencia, tanto en la guardia como en coronaria, siento la necesidad de agradecer tanto al hospital y a su cuerpo de médicos, enfermeras, mucamas y/u otros, como a la institución del Pami, por la excelente y cariñosa atención recibida. A todos ellos, les hago llegar mi más sincero agradecimiento.
Hugo J. Riccardi
DNI 6.062.109

Locura al volante
Horas nada más y un suceso no increíble, acontece en la ciudad, donde fallece una menor de cinco años atropellada por un automovilista que, según las primeras informaciones, circulaba a alta velocidad. Es fácil deducir que la muerte acecha en nuestras calles de Rosario y viaja en cada coche donde su propietario es presa de una singular metamorfosis. Tomar nuestras avenidas o bulevares como pista de carreras de autos. Picadas por doquier y falta de respeto al peatón son una constante. Cruzar bulevar Rondeau con cruces peatonales cada tres o cuatro cuadras es toda una aventura. La locura de arrancar desde un semáforo y circular a alta velocidad para que la próxima señal no se ponga en rojo, y no respetar las sendas peatonales, no es ninguna novedad. Las autoridades, bien gracias. Cuando se acumularon las multas, el Ejecutivo, como hizo no hace mucho, prometió a los infractores un descuento en aquellas que se abonaran al contado. Sí, leen bien. Habremos de convenir que la niña había quedado en la vereda, mientras su madre la dejó con otra y cruzó la calle. Grave descuido. Caben una serie de consideraciones. Me imagino la desesperación del citado conductor ante lo irreparable. Bueno, la Justicia, quiero creer, obrará según lo establecen las obsoletas leyes del tiempo del tranvía. Pregunto, nada más: qué pensará hacer el Ejecutivo y el ramo, no de flores precisamente, que son los ediles. ¿Permitir más desaguisados como éste? Los correctivos para el tráfico son en Europa más que aleccionadores, el infractor sufrirá el altísimo costo de las infracciones a través de descuentos en una obligada cuenta en caja de ahorros bancaria y no le quedarán ganas de reincidir. Pero no quiero pecar de iluso, ojalá Dios quiera que el rostro de esta pequeña atropellada, se les aparezca toda vez que pongan su cabeza sobre la almohada. Y otra expresión de deseo: que para todo conductor irresponsable, incluido este, se dicte una ordenanza con fuerza de ley para que se les retire la licencia de conducir de por vida.
Oscar H. Rodríguez
DNI 6.004.403

¿Por qué usamos las palabras?
El próximo 23 de noviembre se celebra el "Día de la Palabra como Vínculo de la Humanidad". Vivo en una ciudad y en una sociedad donde, en general, la palabra se usa como medio de comunicación y no de violencia. Rosario está conmocionada por la muerte de cinco amigos en un atentado perpetrado en Nueva York. Tenían mucho en común conmigo, pese a que no los conocía, algunos de ellos con mi profesión, coincidíamos en que somos seres humanos con el don de la palabra. Vivíamos en la misma ciudad, con familias. Hijos a los que protegemos. En otras sociedades se enorgullecen cuando cometen atentados. Hijos a los que enseñamos a amar al prójimo, a defender los ideales a través de la palabra. El grupo terrorista Isis además de estar causando muertes por sus atentados en varias naciones del mundo, también quiere afectar a las generaciones futuras utilizando la tecnología con una aplicación para niños que les enseña el abecedario utilizando armas como ejemplo. Cuando se quiere imponer ideologías religiosas o políticas con extremismos, la palabra es hueca. En las sociedades civilizadas, la palabra tiene fuerza, supera a todos los armamentos. Lo esencial: la palabra otorga vida, expresa sentimientos que el terrorismo quiere destruir. Son pueblos asolados de vida, los mueve el odio, su idioma son las armas y la muerte.
Silvia Buonamico

El cumple del Decano de la Prensa Argentina
Está cumpliendo 150 años nuestro diario y sinceramente nadie, pero nadie, como este diario, logra interpretar a los rosarinos como el Decano. Su fundador, Ovidio Lagos, fue en aquel entonces un periodista de avanzada, pues ya en algunas crónicas se adelantaba a su tiempo. Aun hoy dia, el diario destaca siempre lo que fue y sigue siendo lo que escribió don Ovidio, que fue y es "las columnas de La Capital pertenecen al pueblo". Fíjense ustedes qué gran poder de síntesis que tuvo en aquel entonces, en una oración y una gran verdad, que a través del tiempo para ser preciso 150 años, sigue existiendo y ha perdurado en el tiempo. En ella encara simplemente la verdad del periodismo, pues sin la verdad no se avanza. De manera que felices estos 15O años que pasaron..
Armando Torres Arrabal

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});