Edición Impresa

"Nabucco" en El Círculo. un clásico que llegó del desierto

La famosa ópera de Verdi se presenta hoy y la semana próxima en el teatro El Círculo (Laprida y Mendoza) con un elenco de intérpretes de reconocida trayectoria.

Domingo 05 de Octubre de 2014

La famosa ópera de Verdi se presenta hoy y la semana próxima con un elenco de intérpretes de reconocida trayectoria.

"Nabucco", una de las más grandes creaciones de la lírica, tendrá su versión rosarina. La pieza de Giuseppe Verdi, que tiene como eje temático "la libertad", según uno de sus intérpretes, y que incluye el famoso coro "Va Pensiero", contará con la interpretación de un elenco con sólida trayectoria y formación, tanto local como internacional. Los roles centrales estarán a cargo de Leonardo López Linares (Nabucco), Mónica Ferracani (Abigaille), Lucas Debevec Mayer (Zaccaria), Anabella Carnevali (Fenena) y Andrés Novero (Ismaele), y la puesta contará además con la presencia del Coro de la Opera de Rosario, dirigido por Horacio Castillo. La producción escénica es de Marcelo Perusso, y la musical del maestro Carlos Vieu y la obra podrá verse hoy, a las 19, el jueves 9 y el sábado 11 de octubre, a las 20.30, en el teatro El Círculo (Laprida y Mendoza).

La soprano Mónica Ferracani, una de las grandes voces de la lírica argentina, hace pocos días llegó de Chile donde cantó con gran éxito "Turandot", de Giacomo Puccini. La artista es la encargada de dar vida al personaje de Abigaille, la supuesta hija de Nabucco, y el primero de los grande roles verdianos para soprano.

"El personaje hoy sería una resentida, una hija no querida que está llena de cuestionamientos existenciales. Ese es el nudo famoso de «Nabucco» y esto se ve reflejado en la partitura; los ataques de bronca la llevan a una tesitura que de golpe asciende hasta el agudo y baja de vuelta. Verdi marca de esa manera su desequilibrio emocional respecto a lo que está viviendo, ella se persigue por que no puede ser una persona normal, y al final Verdi le da una línea de canto maravillosa".

La mezzosoprano rosarina Anabella Carnevali durante este año cantó en dos producciones de "Don Carlo" y recientemente cantó "Aida", ambas óperas de Verdi. La cantante, que audicionó para la próxima temporada de Teatro Colón, está contenta con el papel de Fenena, hija de Nabucco, un rol que está en las antípodas de sus últimos personajes.

"Es un desafió porque hace mucho que no hago de buena, siempre me tocan los papeles de bruja, de mala o malvada, pero este personaje es buena de verdad y vocalmente tiene momentos hermosos. Verdi le pide notas agudas que hay que trabajarlas muy bien aunque me siento cómoda en este papel. Desde la parte técnica, a mí me gusta el Verdi maduro que crea esas mujeres fuertes con muchos mas desafíos para la cantante", aseguró.

El barítono Leonardo López Linarez es un Nabucco de fama internacional, ya que tanto esta temporada como la próxima cantará ese rol en la Arena de Verona. "Es una alegría volver después de trece años a este segundo «Nabucco», y sobre todo a esta casa muy querida para mí. Tanto es así que estuve investigando y, cuando se repuso en el 2001, hacía más de 60 años que no se representaba en el teatro".

El cantante aseguró que su personaje es un privilegio para cualquier artista. "Este rol, que es un regalo del gran Verdi para barítono, es donde empieza a demostrar el lugar importante que en su arte iba a conquistar ese registro y que lleva directamente a las grandes creaciones, como Macbeth, Rigoletto o Simon Boccanegra. Es un Verdi muy lírico en los cantabiles, pero sin embargo muy dramático. Hay que mostrar esas dos caras del canto y tener, humildemente dicho, una técnica muy sustentable para hacerlo", afirmó.

Luego de una gira por las principales capitales europeas junto a la soprano Anna Netrebko y saliendo próximamente a una segunda gira que culminará con un concierto en el Royal Albert Hall, de Londres, el bajo-barítono Lucas Debevec Mayer es Zaccaria, Sumo Sacerdote de Israel, en esta producción.

"Es un personaje fantástico", dijo sobre Zaccaria, y añadió: "Se ve el genio del maestro en la plegaria de Zaccaria, es sensacional con esos violoncelos que van tocando una melodía hermosa sobre la introducción y que de algún modo anuncia lo que será el Verdi del futuro. El personaje es típico del Antiguo Testamento donde lo guerrero estaba mezclado con lo religioso. Esta es una ópera que parece haber sido escrita ayer, por que el tema de Nabucco es el tema de la libertad".

El joven tenor rosarino Andrés Novero también se suma al elenco. Novero, quien viene trabajando desde hace tiempo, encuentra una oportunidad magnífica en este personaje de Ismaele. "Ismaele debe ser un tenor con buena técnica e ímpetu para sostener la linea de canto. Para mi luego de hacer tanto tiempo papeles menores es una gran oportunidad", explicó.

El maestro Carlos Vieu, autoridad en la dirección operística, tiene a su cargo la dirección musical de esta puesta. "Lo difícil de la orquesta de «Nabucco» es el balance", apuntó y explicó: "Este teatro en particular es muy chico y no podemos por una cuestión de espacio poner mas cuerdas para el equilibrio; la cuerda es insuficiente para nivelar el sonido, pero de todas maneras, hay que buscar un medio justo para que corra la voz de los cantantes. Depende mucho de la mano con que uno pincele", graficó.

Marcelo Perusso, de quien se vio una sobria "Tosca" en 2011 y es reconocido como uno de los principales directores de escena argentinos, sostiene respecto de esta producción: "Creo que cualquier propuesta es posible, siempre y cuando se respete el espíritu con que Verdi la escribió. Pero lo que Verdi intentó realizar era una metáfora de la ocupación de Italia por las fuerzas extranjeras, y la posibilidad de reunirla en un único reino. Sostengo que ese mensaje todavía está vigente, y lo estará mientras existan pueblos sojuzgados con ansías de libertad. Y esta condición es casi inherente al hombre", completó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario