Edición Impresa

Murió un muchacho baleado el domingo en el barrio La Tablada

Tenía 22 años y una hijita de 10 meses. Su familia dice que no contaba con antecedentes penales y que sus atacantes ya están identificados.

Jueves 11 de Septiembre de 2014

Leandro Arriola tenía 22 años y el domingo a la tarde estaba con un grupo de amigos en la esquina de Chacabuco y Doctor Riva, en barrio Tablada. Entonces pasó una moto con dos ocupantes y desde el rodado le dispararon una bala calibre 9 milímetros con punta de teflón que le impactó en el cráneo. Tras tres días de agonía el muchacho falleció ayer a la mañana en el Hospital de Emergencias.

Varios vecinos y testigos del ataque sostuvieron que quienes iban en la moto, una Honda Titán roja, son conocidos en el barrio como "Germancito" y "Sebita". Y los ligan a una banda de la zona que se hacen llamar "Los del Fonavi de la 412", por el número del pasaje en el que viven, en la zona de Lola Mora e Hipócrates, en el sudeste rosarino.

Arriola estaba en la esquina de Chacabuco y Doctro Riva poco después de las 18 del domingo. Había ido a ver a su mujer y a su hijita de 10 meses a la casa de su suegra después de pasar por una farmacia en la cual compró tohallitas higiénicas para la bebé. "El estaba en la casa de mi mamá y cuando salió y se subió a la moto le tiraron", dijo María José, su joven viuda mientras ayer velaban los restos de Leandro. Los amigos sólo expresaron que "pasaron dos pibes en moto tirando tiros".

Para otro. Por su parte, los familiares de Arriola sostuvieron que "la bronca no era con él. Leandro trabajaba de cadete en una pizzería y no tenía antecedentes", aseguraron.

En el velatorio las miradas de los amigos de Arriola eran huidizas y desconfiadas. Nadie quería contar lo sucedido y muchos sólo recordaban que "cuando le dieron, María José lo puso arriba de un remís y lo llevó al Roque Sáenz Peña, pero cuando llegó a Uriburu la paró un móvil de Gendarmería que no la quería dejar pasar con el herido. Después, cuando se juntó mucha gente y rodearon el móvil de Gendarmería, la dejaron seguir". Eso es lo que todos recuerdan. Nada más. Según vecinos del barrio, tanto Germancito como Sebita serían parte de la mencionada banda y familiares de un hombre asesinado en 2011 en la zona.

"Estos de la banda del Fonavi se creen dueños de la calle. Andan a los tiros por todos lados y a veces cae quien no tiene nada que ver. Hace dos meses se la agarraron a escopetazos con otro pibe y ahora a los tiros con estos y murió Leandro. Por ahí se los confundieron con los de la barra de Centeno, que dos por tres se pelean con los del Fonavi", relató una mujer. Y agregó: "Una no puede ir a hacer las compras ni hablar con nadie por que le matan una hija o un amigo. Andan a los tiros porque sí, para hacerse los dueños", dijo sin dar su nombre y casi a escondidas.

El lugar estuvo en su momento plagado de búnkers de venta de drogas, pero los vecinos aseguran que "por Garibaldi, donde había un búnker famoso, los chicos no pueden pasar por que les pegan y los bardean. Ahora la cosa cambió, muchos ya no compran ahí y te venden droga desde arriba de las motitos", en la modalidad delivery, contaron en la sala velatoria.

"La cosa se había tranquilizado con la camioneta de Gendarmería, pero ahora los gendarmes pasan, miran y no hacen nada, entonces los pibes se aprovechan", dijo una mujer que hace más de cuarenta años vive en el lugar donde mataron a Arriola.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario