Edición Impresa

Mudarán la villa que está sobre la banquina de la autopista Rosario-Buenos Aires

La primera parte de la mudanza se concretará en enero próximo hacia el terreno que la provincia tiene en Doctor Riva al 6000 (detrás del Fonavi de bulevar Seguí y Rouillón, distrito oeste).

Domingo 01 de Diciembre de 2013

Las viviendas asentadas a la vera del ingreso a Rosario por la autopista que conecta con Capital Federal serán relocalizadas. La primera parte de la mudanza se concretará en enero próximo hacia el terreno que la provincia tiene en Doctor Riva al 6000 (detrás del Fonavi de bulevar Seguí y Rouillón, distrito oeste). Allí ya se empezaron a construir 180 casas que se corresponden a igual número de construcciones muy precarias del barrio Las Flores, en el principal acceso que tiene la ciudad y en un área muy poco apropiada para asentarse. La inversión total que hará la Casa Gris se acerca a los 30 millones de pesos.

   El terreno fue adquirido por el gobierno de Antonio Bonfatti (a través de la Secretaría de Estado de Hábitat) que, a su vez, firmó un convenio con la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) para levantar unidades habitacionales de distinta tipología. En este sentido, cada casa tiene posibilidades de ampliación por parte de sus propietarios.

   Así, las primeras quince familias podrán ser trasladadas en enero, mientras que todas estarían ubicadas definitivamente antes de que finalice 2014.

   El sistema para hacer las viviendas es similar al que se lleva adelante en el barrio Toba de avenida de la Travesía. Allí se utilizan paneles que son revestidos con hormigón a ambos lados. “Se trata de una estructura que resulta muy resistente”, confirmó el director del Servicio Público de la Vivienda (SPV) municipal, Raúl Alvarez. El funcionario dijo también que la Intendencia colabora con la gestión y parte de la infraestructura.

Arrancó. Hasta hace pocos meses, el terreno de Doctor Riva al 6000 estaba vacío, aunque destinado a las viviendas sociales. Sin embargo, hoy ya se están levantando las primeras unidades para los nuevos moradores y se realiza la apertura de calles. “Podría decirse que la primera manzana está en plena construcción”, subrayó Alvarez.

   Los habitantes de Las Flores que viven muy pegados a la autopista se ubican en una zona que, entre otras cuestiones, tiene problemas hidráulicos. Las casillas son de fácil visualización sobre la derecha de los carriles de la autopista que tienen dirección hacia el norte (Rosario). De hecho, ya hubo que mover algunas casas por el peligro de inundación.

   En esos espacios precarios habitan familias integradas por cuatro o cinco personas, pero también hay parejas. “Una variedad de situaciones”. ¿Son migrantes de otras provincias? “Es un dato que no podría aseverar, más bien se trata de gente que ya vivía en Rosario y se fue moviendo”, destacó el funcionario, no sin antes reconocer que la calidad de vida en la zona es muy pobre.

   Las nuevas unidades que se construyen son, en general, de poco más de 30 metros cuadrados y 50 metros cuadrados; las primeras con ambiente único más cocina y baño, y las restantes tienen el agregado de un dormitorio. Todas son casas en una sola planta.

   Las familias se trasladarán de sus actuales ámbitos conformados por chapas, tirantes y maderas y, en muy pocos casos, de material. Es que si bien el sector pegado a la banquina de la autopista ya tiene algunos años, fue creciendo en el último tiempo.

El inicio. El proyecto surgió a raíz de un convenio entre la Dirección Nacional de Vialidad y el municipio con la idea de que la Intendencia colaborara en la liberación de terrenos para instalar las colectoras de Circunvalación.

Y este es el caso donde se asienta el sector del barrio Las Flores en cuestión. En el lugar se hará una obra de gran envergadura que incluirá un nuevo puente que ocupará las tierras donde se halla el asentamiento. Precisamente sobre el espacio donde estará la colectora hay entre 70 y 80 familias.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS