Edición Impresa

Muchos rosarinos lograron frenar su diabetes tras someterse a una cirugía bariática

La mitad dejó la medicación por completo y otro grupo redujo el consumo de medicamentos. La experiencia local fue presentada esta semana en el V Congreso Internacional de Medicina Interna

Domingo 14 de Julio de 2013

Veinticuatro pacientes rosarinos con diabetes a los que se les practicó una cirugía bariátrica lograron ponerle un freno a esta enfermedad severa. La mitad dejó la medicación por completo y otro grupo redujo el consumo de medicamentos. La experiencia local fue presentada esta semana en el V Congreso Internacional de Medicina Interna que se desarrolló en la ciudad.

   El trabajo, cuyo título es “Cirugía bariátrica y remisión de la diabetes tipo II”, muestra resultados alentadores en hombres y mujeres con obesidad que luego de ser operados descendieron considerablemente de peso y al mismo tiempo mejoraron otros parámetros de salud. Porque además del efecto benéfico sobre la diabetes, el impacto resultó positivo en los niveles de hipertensión, colesterol y otros indicadores metabólicos.

   De los 24 pacientes intervenidos en la ciudad, el 100% mejoró sus controles glucémicos aún antes de lograr el descenso de peso máximo. El 54% suspendió la medicación y logró una remisión de su diabetes. Y el 29% redujo el número de fármacos.

   La cirugía bariátrica, también llamada cirugía de la obesidad y metabólica, está demostrando ser un tratamiento eficaz para personas con diabetes tipo II (adquirida, no genética) que no logran controlar sus niveles de glucemia (azúcar en sangre) con tratamientos médicos convencionales. Se viene practicando en distintos lugares del mundo con buenos resultados, y promete más.

   Los pacientes cuyos casos se expusieron en el congreso de medicina fueron operados por el equipo que encabeza Jorge Luis Harraca, jefe de Cirugía Bariátrica y Metabólica del Grupo Gamma. El cirujano, que tiene una experiencia de 16 años en este tipo de intervenciones, anticipó a La Capital que la respuesta es tan satisfactoria que en pocos meses se dará otro paso trascendental: operarán a pacientes diabéticos no obesos.

La Asociación Argentina de Diabetes junto a un grupo de profesionales de todo el país —entre los que se encuentra Harraca— está ultimando los detalles de un estudio que incluirá a 100 adultos con diagnóstico de diabetes, pero que no son obesos, a los que se les practicará una gastrectomía de manga, que es el método más novedoso entre las denominadas cirugías bariátricas.

"Actualmente existe un importante nivel de evidencia del éxito de distintas técnicas quirúrgicas empleadas para el tratamiento de la obesidad y que en el caso de los obesos diabéticos tipo II logra un promedio de remisión de su diabetes cercano al 85 por ciento con glucemias normales sin medicación", explicó Harraca.

¿Se puede hablar de cura? El médico prefiere ser cauto: "No es prudente decirlo de ese modo, pero habría que encontrar un término lo suficientemente contundente que refleje que, por ejemplo, tenemos pacientes operados que llevan cinco años sin tomar medicamentos para controlar su diabetes y tienen resultados normales de laboratorio".

Harraca destacó que esta alternativa quirúrgica de tratamiento para controlar la diabetes tipo II en casos seleccionados cuenta con el respaldo de la comunidad científica internacional.

Historia reciente. En la última década los médicos se encontraron con un efecto inesperado sobre el control de la diabetes de las cirugías bariátricas, particularmente del by pass gástrico (una técnica que se hizo famosa después de que se operó Diego Maradona). Demostraron que además de ayudar a estas personas a sacarse los kilos de más, los pacientes mejoraban sus niveles de glucemia incluso antes de empezar a bajar de peso.

"El by pass fue una revolución, pero desde hace algunos años estamos poniendo en práctica otra técnica, denominada manga gástrica, que tiene mejores resultados aún", revela Harraca dando cuentas de los avances en este área de la cirugía.

"Cuando comenzamos a operar hace casi 20 años era una tarea exclusiva de los cirujanos, ahora trabajamos con un equipo multidisciplinario porque se amplió considerablemente el área de beneficios y efectos de la cirugía bariátrica. Nunca imaginamos que íbamos a abrir estas puertas", destacó el médico.

Las técnicas de laparoscopía (mínimamente invasivas) fuero otro hito que cambió la historia de estas cirugías. "Hoy el paciente tiene una recuperación muy buena, porque operamos a través de incisiones muy pequeñas. En 48 horas se va a su domicilio y a los diez días está trabajando, manejando, haciendo sus tareas habituales", señaló el cirujano, quien de todos modos remarcó que como toda práctica quirúrgica no está exenta de posibles complicaciones, "aunque son cada vez menores las chances de problemas".

El descenso de peso y la mejoría de los niveles de colesterol, hipertensión y diabetes son notables y rápidos y en general se mantienen en el tiempo.

Harraca aplaudió la ley de obesidad que fue aprobada hace cuatro años en la Argentina y que obliga a las obras sociales a cubrir este tipo de cirugía para los obesos mórbidos (graves, con alto índice de masa corporal) y otros pacientes que tengan precisa indicación médica. En hospitales provinciales también se hacen estas intervenciones.

El profesional, a través de su experiencia y la de sus colegas, está convencido de que "encontramos una opción muy poderosa para hacer frente a la obesidad, que es una enfermedad progresiva y compleja que trae innumerables consecuencias para la salud; como si fuera poco, conseguimos frenar la diabetes en muchos pacientes que de este modo ganan calidad y años de vida".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS