Edición Impresa

Muchos dejaron sus casas al sur de Rosario por el temporal

Villa Constitución fue la más afectada, con un centenar de evacuados. También hubo problemas en Villa Gobernador Gálvez.  

Sábado 02 de Noviembre de 2013

La lluvia desatada ayer sobre la región trajo inconvenientes en algunas ciudades ubicadas al sur de Rosario, como Villa Gobernador Gálvez y Villa Constitución, donde algunas familias debieron abadonar sus viviendas y refugiarse en centros de evacuados o en otras casas, mientras se disponían dispositivos de desagote.

En Villa Constitución un centenar de personas debió abandonar sus casas para refugiarse en tres centros de evacuados, pero durante la tarde las autoridades controlaban espectantes la extensa barranca de la ciudad ante la posibilidad de posibles derrumbes que afectaran las casas construidas a lo largo de unos 3 klómetros.

El jefe de Protección Civil, Jorge Spagnoli, contó a La Capital que los barrios más afectados fueron el 9 de Julio, Luján y Unión. El agua entró en las viviendas y obligó a más de una veintena de familias a dejar sus casas, aunque muchas se resistieron y prefirieron quedarse en los hogares.

Los centros de evacuados están ubicados en zonas más altas de los barrios 9 de Julio y Congreve. "Son centros especialmente creados para este fin", explicó Spagnoli, y confesó su preocupación por la zona ribereña. "Tenemos como 3 kilómetros de barranca, de entre 15 y 20 metros de alto, donde muchas familias fueron edificando sus casas, por eso se nos hace difícil trabajar. Estamos haciendo algunos trabajos de contención para evitar derrumbes, pero es una zona muy amplia y son muchas las viviendas. Cuando hay lluvias intensas, esas construcciones que están en plena pendiente corren peligro, no sólo por el peso de las casas sino también por los pozos negros que construyen", reveló el funcionario.

En Villa Gobernador Gálvez. En Villa Gobernador Gálvez hubo familias que también abandonaron sus hogares, sobre todo en la zona de avenida Raúl Alfonsín y La Plata, donde la gente se agolpó en el comedor comunitario. El periodista Arturo Mingolo comentó que numerosos habitantes viven allí de manera precaria y sufrieron muchas pérdidas, por lo que se pidió ayuda a la población para que colabora con ropa de chicos, pañales y colchones, principalmente.

Los bomberos voluntarios llegaron al lugar y colocaron una bomba para desagotar la zona anegada. También se hicieron presentes el secretario de Gobierno, Rodolfo Cavallieri, y de la Producción, Darío Mazzini, quienes dispusieron el cierre de la Raúl Alfonsín y una pala mecánica para acelerar el proceso de desagote.

Mingolo contó que, además de los serios inconvenientes sufridos en esa zona de barrio Giglione, también en el centro hubo inconvenientes, sobre todo en las calles donde se están construyendo las cloacas y donde la tierra no había sido debidamente aprisionada. "En varios lugares la tierra se desmoronó y se hicieron grandes baches", reveló.

Carlos Dolce, quien además de concejal es bombero voluntario, comentó que al menos siete familias se autoevacuaron en el comedor comunitario, y que muchas otras, no contabilizadas, partieron a casas de parientes. "Como muchos de ellos son de los barrios de los alrededores, se fueron. La gente se dio una mano muy grande entre ella".

Dolce recordó que ayer mismo, el secretario de Gobierno convocó a la reunión de la Junta Civil, de la que participaron también funcionarios de Aguas Santafesinas y de Protección Civil de la provincia. Allí se fijaron algunas acciones, como la afectación de la pala mecánica, y se pidió a Aguas dos bombas más para acelerar el desagote. No obstante, y ya desde su lugar de concejal, criticó que la reunión se haya convocado el mismo día de la tormenta y no "cuatro días antes, cuando se sabía que esta lluvia iba a caer sobre la ciudad".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS