Edición Impresa

Moyano criticó al sindicalismo que se "agacha" ante el gobierno

El titular de la CGT cargó contra sus pares que "bajan la cabeza" ante la Casa Rosada en lugar de estar "defendiendo a los trabajadores".

Miércoles 12 de Junio de 2013

El titular de la CGT Azopardo, Hugo Moyano, aseguró ayer que algunos "dirigentes sindicales se sienten más cómodos agachando la cabeza con los funcionarios de turno que defendiendo a los trabajadores", en obvia referencia a la otra CGT que conduce el metalúrgico Antonio Caló, durante la reinauguración del Sindicato de Dragado y Balizamiento en Rosario.

"Nosotros tendremos muchos defectos, pero tenemos la virtud, la coherencia en todos estos años de lucha, que son los principios a la lealtad de lo que representan los trabajadores", señaló Moyano en su breve estada en la ciudad, ya que el acto comenzó puntual a las 18 y a las 19 se estaba subiendo al Vento 20.0 que lo llevó de regreso a Buenos Aires.

"De lo que no nos pueden acusar es de que siempre estuvimos al lado de los trabajadores, mientras otros dirigentes sindicales se sienten más cómodos agachando la cabeza con los funcionarios de turno que defendiendo a los trabajadores", puntualizó Moyano.

El líder sindical sostuvo que era un "compromiso" estar en Rosario en la reinauguración del edificio del Sindicato de Dragado y Balizamiento porque "hay organizaciones grandes en número de afiliados, pero hay grandes organizaciones aunque tengan pocos afiliados, y esta es una gran organización", sostuvo endulzando los oídos del titular nacional del gremio e integrante del consejo directivo de la CGT, el rosarino Juan Carlos Schmid, y el secretario general local Edgardo Arrieta.

También, el camionero se refirió a la importancia de esta ciudad en el movimiento obrero al recordar que el "consejo directivo de la CGT tiene cinco miembros de Rosario que siempre demostraron la lealtad a los trabajadores", pero cuando intentó nombrarlos tuvieron que soplarle algunos apellidos porque no los recordaba, incluso entre los presentes algunos se reían porque entre los mencionados había un santiagueño.

Con un tono monocorde y con poca concurrencia —la mayoría eran trabajadores de barrido y limpieza que estaban con sus característicos overoles anaranjados—, Moyano solo levantó a los presentes cuando se refirió al conflicto que atraviesa camioneros.

"Tenemos un plan de lucha en camioneros porque nos quieren venir con un 20 por ciento de aumento", disparó Moyano para que tronaran los bombos. "Acaso la señora presidenta no va al supermercado para darse cuenta de que el aumento de los alimentos es muy superior al 20 por ciento", se preguntó en la única alusión a Cristina Fernández.

En ese sentido, anunció "paros sorpresivos y movilización" y agregó que de no obtener resultados "vamos a ir a la Plaza de Mayo a demostrar que no obligamos a nadie, porque los camioneros vamos a rebalsar la Plaza".

"Le vamos a demostrar que no se juega con ningún trabajador, ni se lo lleva por delante y mucho menos a los camioneros", dijo y los bombos volvieron a tronar.

Con fuegos artificiales desde la terraza del sindicato, ahora rebautizado pomposamente "Juan Carlos Schmid", y la marcha Los Muchachos Peronistas sonando de fondo se cortaron las cintas del remodelado edificio y luego de una breve recorrida, Moyano subió al asiento del acompañante del Vento que ya estaba en marcha y se perdió rumbo al sur de Rosario.

Después llegaron los brindis y los bocaditos y un muchacho, algo pasado de alcohol, que intentó entrar al sindicato con un bombo tuvo que ser que sacado entre tres personas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS