Edición Impresa

Monumento, patrimonio cultural de la provincia

Es la única estructura en su tipo en territorio santafesino donde se homenajea a los pueblos originarios. Piden preservarlo.

Jueves 03 de Julio de 2014

El senador José Baucero (PJ San Javier) es autor de un proyecto de ley por el cual se declara patrimonio cultural provincial a los pueblos originarios, representante de la noble raza Mocoví, erigido en la ciudad de San Javier, departamento homónimo.

La norma autoriza al Ejecutivo provincial para que, a través de los organismos pertinentes, disponga los medios necesarios para la preservación del mismo.

Baucero fundamentó su iniciativa en que "el citado monumento, único en la provincia de Santa Fe, no sólo tiene un valor artístico que pretendemos y debemos preservar, sino que, por sobre todo, expresa nuestros orígenes y la relevancia histórica de las comunidades aborígenes, antiguos dueños de la costa".

Historia. La ciudad de San Javier inicia su historia en la reducción jesuítica, en el año 1741, con la impronta de civilizar a las comunidades originarias, en vez de someterlas por la espada.

Habitada inicialmente por los Chaná-timbúes, luego de su migración hacia el sur, un nuevo grupo de aborígenes se instala en la zona de San Javier y sus alrededores: los Mocovíes, de la Nación Guaycurú.

Ya en el siglo XIX, junto con el crecimiento de San Javier, se sumaba el descontento de los aborígenes, ante reiteradas situaciones de injusticia, y en 1904, tras largos meses de agitación, más de quinientos mocovíes protagonizan lo que luego se conoció como "la última rebelión mocoví".

Como parte de esa historia emblemática, y por iniciativa de autoridades y entidades sanjavierienses, surgió la idea del monumento.

La composición y estructura del Monumento a los Pueblos originarios, plasmada en el noble quebracho, simboliza el espíritu bravío de aquellos primeros pobladores. Cinco troncos representan —en cada uno de ellos— una poesía de nuestro poeta Julio Migno, el arco y la flecha; una boleadora y una fija. En el tronco central, con la frente alta, un indio Mocoví, con la mirada en el horizonte, sigue custodiando a su pueblo.

Reconocimiento al autor.El artista santafesino Ovidio Vivas —autor de la obra— tomó como base un rollizo de cuatro metros y medio de altura y 85 centímetros de ancho. La figura principal, alcanza los dos metros y medio, mientras que los altos relieves que lo acompañan están esculpidos en cinco rollizos de cinco metros de altura por 40 centímetros de diámetro. Cabe agregar que, con este proyecto, también se pretende hacer el reconocimiento a la impecable obra del artista.

Finalmente el senador José Baucero afirmó que "los pueblos originarios, hoy más que nunca, nos demuestran la fortaleza de su cultura e identidad, como alternativa esperanzadora de nuevos y mejores horizontes. Creemos que, reconociendo su cultura, vamos en ese camino".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS