Edición Impresa

Militantes amenazados buscan reabrir un centro comunitario

Está en Villa Banana y le disputa territorio a una banda narco. Uno de sus impulsores fue baleado y está en estado crítico en el Hospital de Emergencias Clemente Álvarez.

Jueves 12 de Marzo de 2015

Los integrantes de Comunidad Rebelde anunciaron que intentarán abrir las puertas del centro comunitario que llevan adelante en Villa Banana antes del fin de semana. De esa manera, con el reinicio de actividades, los militantes sociales alzarán su voz en contra de las amenazas y la ola de aprietes y violencia que vienen sufriendo por parte de bandas narco que están azotando a todo el barrio. En tanto, Sergio David Muñoz (29 años), un miembro del grupo que fue baleado el viernes pasado por la noche, continúa en estado reservado en terapia intensiva del Hospital de Emergencias Clemente Alvarez.

Ante el miedo y el escenario de angustia que pretenden instalar los delincuentes que actúan en la zona, los muchachos de Comunidad Rebelde buscan elevar un gesto contundente, de reconstrucción, que les permita poner de nuevo en funcionamiento las tareas del centro, que se detuvieron hace algo más de un mes, luego de la muerte de Javier Barquilla, otro hombre relacionado al grupo que, según los vecinos, fue asesinado por una banda liderada por "Pandu", el supuesto jefe de la organización de búnkers de droga en la zona.

Después de más de un mes de paralización, los militantes estaban preparando una jornada cultural para el sábado pasado, con participación de artistas y grupos musicales, con la idea de utilizarlo como plataforma de despegue para poder retomar las actividades sociales y educativas. Pero el feroz ataque a balazos a Muñoz generó la inmediata suspensión del evento debido al tremendo estado de conmoción.

De esa manera, con un compañero peleando por su vida en la terapia intensiva del Clemente Alvarez, los agrupaciones pertenecientes a Comunidad Rebelde sólo piensan en las necesidades reales del barrio y en la vital importancia de reponer los servicios sociales que presta el centro comunitario. No quieren regalarle terreno e iniciativa a los narcotraficantes.

Mientras tanto, la justicia y la policía otorgan una mirada ajena, muy distante, incapaz de resolver este laberinto de tensión, presiones y violencia que se está generando en el corazón de Villa Banana.

Vale recordar que el centro comunitario fue levantado por los propios vecinos sobre los escombros de un búnker de drogas. Es por ese nacimiento que encierra un gran valor simbólico para todos los habitantes. Fue, desde sus comienzos, una declaración de principios contra el delito y la violencia.

Ese centro se resignificó, sumó muchas voluntades e incorporó tareas educativas y sociales. Incluso se llegó a disputar un clásico, con jugadores de Newell's y Central, para exhibir un mensaje pacificador.

En los últimos meses, bandas narco están tratando de recuperar el espacio perdido y lo están haciendo a través de la violencia. La muerte de Barquilla y el ataque a Muñoz, son muestras tangibles de los métodos que utilizan y del miedo que pretenden instalar en un barrio que, con mucho esfuerzo, había cambiado su cara en los últimos dos años y se animaba a desarrollar tareas sin complejos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario