Edición Impresa

Milicias de Al Qaeda fueron forzadas a retirarse de Faluya

Los terroristas del grupo vinculado a Al Qaeda Estado Islámico de Irak y Siria (EIIS) siguen perdiendo terreno en los dos países en los que operan: tras fuertes combates se retiraron de las...

Jueves 09 de Enero de 2014

Los terroristas del grupo vinculado a Al Qaeda Estado Islámico de Irak y Siria (EIIS) siguen perdiendo terreno en los dos países en los que operan: tras fuertes combates se retiraron de las ciudades iraquíes de Ramadi y Faluya, mientras en Siria los rebeldes asaltaron su mayor base de operaciones en Aleppo.

Una semana después del asalto a las ciudades iraquíes de la provincia occidental de Al Anbar, los extremistas del EIIS se debieron retirar a sus refugios en el desierto tras fuertes combates con combatientes de clanes a las afueras de Ramadi. Los habitantes de la provincia sunita informaron que las autoridades de las dos ciudades volvieron a abrir sus puertas, mientras las calles son patrulladas por milicianos de los clanes tribales. Según el canal qatarí Al Jazeera y otros medios regionales, los jefes de los clanes sunitas de Al Anbar sellaron un pacto de asistencia militar con el ejército iraquí. Pero los clanes siguen repudiando públicamente al jefe del gobierno de Irak, el shiíta Nuri Al Maliki, al que reclaman que comparta el poder con sunitas y kurdos, como ordena la Constitución. Al Maliki, basado en la mayoría shiíta de Irak, ha expulsado a los vices sunita y kurdo, a los que la Justicia imputó de graves delitos.

Los terroristas del EIIS, asociados a Al Qaeda, amenazaron a los habitantes de Faluya con "hacer caer la ciudad sobre sus cabezas" si los combatientes de los clanes entregaban el control de la ciudad a las fuerzas de seguridad estatales. El portavoz del EIIS, Abu Mohamed al Adnani, dijo en la web Schafak News que los dirigentes sunitas deben mantenerse alejados del gobierno.

Sin embargo, como se dijo el gobierno de Nuri Al Maliki llegó a un acuerdo con los clanes sunitas de Al Anbar, por el que compartirán la responsabilidad de la policía local y de la seguridad. Los líderes de los clanes se comprometieron a expulsar a los terroristas, lo que hará innecesaria la intervención del ejército, dijo Al Maliki en un discurso retransmitido por la televisión estatal. Al Maliki subrayó que no ve razón para que las elecciones legislativas del 30 de abril se aplacen debido a la aparición de terroristas en la provincia de Al Anbar.

Pero ayer los milicianos sunitas en formación y con exhibición de sus armas lanzaron cánticos contra Al Maliki y los shiítas. Además, pese al pacto, sospechan del ejército y de la policía iraquíes, pues los ven como una prolongación de Al Maliki y están al servicio de los shiítas. Las protestas de los sunitas contra el gobierno de Al Maliki comenzaron a fines de 2012, precisamente en Faluya.

Mientras tanto, en Siria, rebeldes de diversas brigadas tomaron la principal base de apoyo del EIIS en la norteña ciudad de Aleppo, la mayor del país al menos hasta el inicio de la guerra civil en febrero de 2011. Aleppo, que se encuentra dividida en zonas en manos de rebeldes y otras controladas por el régimen, estaba "casi vacía de combatientes de EIIS", indicó la organización Observatorio Sirio de Derechos Humanos. Los enfrentamientos entre el EIIS y otros grupos rebeldes continuaban ayer por la noche en localidades al norte de Aleppo, precisó el Observatorio.

Ejecutados. La organización con sede en Londres y una extensa red de observadores en toda Siria, reportó que en la base del EIIS de Aleppo fueron descubiertos 42 cadáveres de personas ejecutadas por los extremistas. Decenas de detenidos en manos del EIIS fueron liberados.

También hubo enfrentamientos en la ciudad oriental de Deir al Zour, luego de que milicianos del EIIS atacaran un puesto de avanzada controlado por un grupo islámico rival.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS