Edición Impresa

Miles de personas se quedaron sin luz ni agua en tres zonas de la ciudad

Sectores del sur, suroeste y el centro fueron afectados por un error humano.  A pesar de las obras que se realizan, la EPE anticipó que habrá problemas en el verano.

Sábado 11 de Agosto de 2012

El corte accidental de un cable dejó ayer sin luz ni agua por varias horas a tres zonas de la ciudad. Poco después de las 10, en España y Ocampo se produjo una explosión luego de que un operario cortara con su pala un cable de media tensión. El hombre sufrió sólo una irritación en el rostro, pero el servicio de energía eléctrica quedó afectado hasta las 15 (ver infografía). Lo mismo sucedió con el agua porque la interrupción del sistema energético suspendió el funcionamiento de una estación de bombeo, aunque en este caso la reposición se prolongó al menos tres horas más. Así, en los distritos sur, suroeste y en el centro fueron miles los usuarios afectados en su actividad doméstica y comercial. Sin embargo, las compañías que ofrecen el servicio no dieron a conocer la cantidad de clientes perjudicados. En cambio, tanto los voceros de la Empresa Provincial de la Energía (EPE) como los de Aguas Santafesinas SA (Assa) coincidieron en señalar que ambos inconvenientes no estuvieron relacionados con la elevada temperatura para el actual invierno de los dos últimos días ni con un alza del consumo.

El coordinador de Relaciones Institucionales de EPE, Marcelo Vecellio, se adelantó al verano y cuando LaCapital le preguntó cómo se prepara la empresa para enfrentar las elevadas marcas térmicas, no fue optimista. "Va a venir complicado. Hay obras hechas y otras que se están haciendo y llevarán varios años. Pero, seguramente, y a pesar de eso, habrá inconvenientes", anticipó.

Vecellio detalló también cuáles fueron las áreas que quedaron ayer sin servicio eléctrico en las zonas sur y suroeste y el centro. Por un lado, una cuadrícula delimitada por San Juan , San Martín, bulevar Seguí y avenida Francia. Y por otro, el área marcada por las calles Belgrano, Beruti, Riobamba y Alem.

"La empresa contratista Aidar estaba tirando un cable de media tensión en la zona de España y Ocampo como parte del plan de obras para mejorar el servicio de la zona. La idea es que ese cable vincule el centro de distribución Tránsito (Dorrego al 2500) con el centro Chiesa (Necochea al 2600). Pero un operario generó sin querer un desperfecto y se produjo la explosión", relató el vocero.

Y agregó que luego del accidente se limpió la zona, afectada por una gran humareda, y se comenzó a hacer la reposición parcial del servicio durante cinco horas. "Pensamos que íbamos a tardar más tiempo, pero estuvo todo repuesto a las 15. No podemos dar cuenta de la cantidad exacta de clientes afectados, nunca lo hacemos, ya que en una misma zona puede haber usuarios alimentados por distintos centros de distribución", aseguró.

Más horas aún. La interrupción del servicio de agua potable fue aún peor porque, una vez que regresó la luz, hubo que esperar que se llenaran los cuatro grandes tanques contenedores de varios millones de litros de agua, ubicados en la estación de Ocampo e Italia. Esa espera afectó por ejemplo a varios comerciantes del centro hasta el atardecer (ver aparte).

El gerente de Relaciones Institucionales de Assa, Guillermo Lanfranco, dijo que el accidente de la EPE dejó fuera de servicio a la estación de bombeo que distribuye agua a todo el sur y suroeste de Rosario y parte del centro y macrocentro.

"Con el agua el mecanismo de normalización del servicio tras un corte es diferente. Por un lado hay gente que no se vio afectada porque vive en edificios con gran almacenamiento. Pero por otro, están los que dependen directamente de las bombas de Ocampo e Italia. Creemos que el servicio completo estará repuesto antes de que anochezca".

En cuanto a como se perfila Assa de cara al verano, Lanfranco dijo que "todos los sistemas disponibles se están preparando para la época estival". Y recordó las declaraciones realizadas hace pocos días por el presidente de la empresa, Alberto Daniele, quien valoró entre otras obras de acá a 4 años, la de la nueva planta potabilizadora para la empresa: "Hay que tener en cuenta que hacía 120 años que no se realizaba una inversión así".

Las consecuencias

No pocos comerciantes del centro se vieron ayer perjudicados ante los cortes de agua y luz. Bares y peluquerías fueron sólo dos de los tantos rubros damnificados.

“Al mediodía debimos decirles a las clientas que no podíamos peinarlas más porque no teníamos cómo lavarles la cabeza”, dijeron las empleadas de la firma Osiris.

En tanto, desde la barra del bar El Cairo, como desde otros tantos negocios del ramo céntricos lamentaron haber perdido varias horas de trabajo al no poder tirar cafés, lavar la vajilla ni acondicionar los baños.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario