Edición Impresa

Miceli fue condenada a tres años de prisión y no irá a la cárcel

Deberá devolver los 100 mil pesos encontrados en el baño de su despacho. Y no podrá ejercer cargos públicos por seis años.

Martes 07 de Abril de 2015

La ex ministra de Economía de la Nación Felisa Miceli fue condenada ayer a tres años de cárcel por el caso por la bolsa con dinero hallada en junio de 2007 en su despacho. Y, si bien no irá a prisión porque la pena es de cumplimiento condicional, deberá devolver la plata.

Los jueces del Tribunal Oral Federal Nº 1 (TOF 1), Adrián Grunberg, Oscar Amirante y Pablo Laufer, también condenaron a Miceli (una de las primeras funcionarias de la administración kirchnerista en recibir sanción por un delito vinculado a la corrupción) a seis años de inhabilitación para ejercer cargos públicos y ordenaron el decomiso de los 100 mil pesos hallados en el baño una vez que la pena quede firme.

"Sería una tremenda injusticia que vaya presa. Estoy arrepentida de haber llevado el dinero, fue un error. Nunca jamás voy a ocupar un cargo público, ya aprendí la lección", les dijo Miceli —mientras lloraba— a los jueces, escasos minutos antes de escuchar la condena.

La ex funcionaria no irá a prisión porque la pena es en suspenso, pero los magistrados dispusieron el "estricto cumplimiento" de las reglas de conducta durante el tiempo de duración de la condena. Esto es: que Miceli fije domicilio y que se someta a las normas que le fije el Patronato de Liberados.

Miceli había sido condenada en diciembre de 2012 por el Tribunal Oral Federal Nº 2 (TOF 2) a cuatro años de prisión de cumplimiento efectivo, por lo que debía ir a la cárcel, y a ocho años de inhabilitación para ejercer cargos públicos por los delitos de encubrimiento agravado y sustracción de documento público.

El veredicto fue revisado por la Cámara Federal de Casación Penal, que confirmó la condena pero entendió que el tribunal no había fundamentado la pena y ordenó que uno nuevo la volviese a dictar.

Fue entonces cuando intervino el TOF 1, que convocó a una audiencia oral sólo para fijar la nueva pena contra la ex ministra.

En la audiencia, el fiscal Juan García Elorrio pidió para Miceli una pena de tres años y medio de prisión, mientras que los abogados de la ex funcionaria solicitaron la sanción mínima de doce meses de cárcel en suspenso.

"Cuando pidieron mi indagatoria, ese día presenté la renuncia porque entendí que no se pueden trabajar bajo sospecha", agregó Miceli frente a los jueces.

La nueva condena puede ser apelada ante Casación tanto por el fiscal García Elorrio como por la defensa de la ex funcionaria.

Por último, de cara a los magistrados, Miceli afirmó: "No es por miedo que no quiero ir a la cárcel sino porque me da rabia, me da pena que sea tan injusto".

En tanto, la Corte Suprema de Justicia de la Nación ya tiene la apelación sobre la condena y el pedido de Miceli para ser absuelta, lo que en caso de ser aceptado quedaría sin efecto.

El hecho ocurrió el 5 de junio de 2007, cuando en una inspección de rutina de la División Explosivos de Bomberos de la Policía Federal hallaron en un armario del baño del despacho de Miceli una bolsa que contenía 100 mil pesos y 31.670 dólares termosellados al vacío.

Los oficiales confeccionaron un acta en la que dieron cuenta del dinero encontrado, que dejaron en la oficina privada de Miceli, pero ese papel posteriormente desapareció.

La Justicia utilizó la copia del acta y la magistrada federal María Servini de Cubría procesó a Miceli y la envió a proceso oral, donde fue condenada.

La ex funcionaria declaró que el dinero se lo había prestado su hermano José Rubén para comprar una casa que estaba buscando en el barrio porteño de Saavedra.

También contó que la plata la había termosellado ella en su casa. Sin embargo, la Justicia determinó que el dinero había salió del Banco Central y fue entregado a la Caja de Crédito Cuenca Cooperativa Limitada.

Paso al costado. Miceli renunció a conducción del Palacio de Hacienda, tras dos años de servicio en el gobierno nacional, y fue acogida en la Asociación Madres Plaza de Mayo, donde se desempeñó como asesora. Incluso, en su universidad dirigió un centro de estudios económicos.

Una de sus últimas apariciones públicas con funcionarios políticos fue el 14 de agosto de 2013, durante un seminario que ella misma organizó en la casa central del Banco Nación.

Por entonces, Miceli había conseguido que figuras clave del equipo económico de la Casa Rosada disertaran en unas jornadas sobre integración regional.

Respaldo en las redes sociales

Pocos minutos después de oficializada la condena a Felisa Miceli, el dirigente kirchnerista Luis D’Elía le envió ayer un afectuoso mensaje en el que destacó con mayúsculas dos palabras para calificarla: “Buena” y “honesta”. A través de su cuenta de Twitter, el líder de la agrupación Miles se dirigió a la ex ministra de Economía, aunque escribió su apellido con un error de ortografía (“Micheli”).

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario