Edición Impresa

Messi gritó el de la victoria

Leo volvió a marcar y Barcelona se lo dio vuelta a Sevilla. Se vienen dos clásicos con Real Madrid.

Domingo 24 de Febrero de 2013

Barcelona consolidó su liderazgo de la liga española y se encaminó con una sonrisa a los dos clásicos contra Real Madrid de la próxima semana gracias a la victoria por 2-1 sobre Sevilla. Y fue otra vez Messi quien marcó el gol del triunfo, con el que remontó la desventaja en el marcador y pudo recuperarse a tiempo del duro golpe del miércoles, cuando perdió 2-0 ante Milan, en la ida de los octavos de final de la Liga de Campeones.

Con los síntomas de Milan reproduciéndose, el Barsa llegó con poca claridad y peligro al área sevillana en la primera mitad. Como sucedió en el San Siro, el equipo azulgrana apenas se acercó al arco rival. Alexis Sánchez estuvo desaparecido y lo único destacable fueron dos chances que tuvieron Iniesta y Messi, a quien su DT no dio descanso como sucedió con otros jugadores.

Las ausencias de Puyol, Fabregas, Busquets, Xavi y Pedro se hicieron notar y el equipo se mostró como dormido. Más allá de que tuvo la manija, le costó romper el bloque defensivo que le planteó Sevilla, que agazapado esperó su oportunidad. Y así fue, Botía abrió la cuenta y enmudeció al Camp Nou.

Fue un cachetazo que despertó al conjunto culé en el segundo tiempo. El ingreso de Tello por Alexis Sánchez le dio otro envión al equipo, a la vez que Villa, que suele fallar poco en las ocasiones que se le presentan, siguió con su gran media goleadora y estableció el empate. Y tras el gol llegó el 2-1 por medio del infalible Leo Messi.

El rosarino volvió a ser determinante en el resultado y estiró su récord anotador a 15 jornadas de liga consecutivas en las que al menos marcó un tanto. A Leo sólo le falta convertir ante Celta y de hacerlo dejará a Cristiano Ronaldo sin la propiedad exclusiva del récord en el campeonato español.

Con esta victoria, el equipo conducido de manera interina por Jordi Roura se alejó a 15 puntos de Atlético de Madrid, que hoy chocará con Espanyol, y mantuvo la distancia de 16 puntos respecto a Real Madrid.

Como si fuera poco, Barcelona encontró la cuota de estímulo necesaria para afrontar una de sus semanas más importantes de la temporada, cuando, en un lapso de cinco días, enfrentará en dos partidos a los de Mourinho: el martes en las semifinales de la Copa del Rey y el próximo sábado en la Liga.

Higuaín y un gol centenario

Gonzalo Higuaín, con un gol cuando el partido terminaba, le permitió a Real Madrid imponerse 2-1 en su visita a Deportivo La Coruña, último en la tabla, en uno de los partidos correspondiente a la 25ª jornada de la Liga española.
Iván Sánchez Rico, Riki, había puesto en ventaja a los gallegos que cometieron el grave error de no rematar el partido cuando pudieron hacerlo. En el complemento la cosa fue distinta. Mourinho metió mano en el banco de relevos y metió en cancha a Cristiano Ronaldo, quien le cambió la cara al equipo, demostrando que el equipo blanco no puede vivir sin él.
Así el conjunto merengue remontó en la segunda mitad, descontó con el tanto de Kaká y lo dio vuelta con el decisivo gol del Pipita, quien además pegó su grito 100 con la camiseta del equipo merengue.
La mala noticia para Real Madrid fue la expulsión en el descuento del rosarino Angel Di María, que se perderá por sanción el duelo liguero contra Barcelona el próximo sábado.
Mourinho sorprendió de entrada dejando como suplentes a hombres importantes en su esquema, como el luso y los alemanes Khedira y Ozil. Cristiano no era suplente en Liga desde septiembre de 2011.

Un empate, dos goleadas

En los restantes partidos jugados ayer por la 25ª fecha, Zaragoza empató con Valencia 2-2, Getafe venció de visitante a Mallorca 3-1, mientras que el Athletic de Bilbao del Loco Bielsa cayó ante Real Sociedad también por 3-1.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS