Edición Impresa

Meroi: “Es bueno que se registre toda la cosecha”

El titular de la entidad granaria instó a no tener preconceptos para analizar el plan oficial para dar más transparencia a los mercados  

Domingo 06 de Julio de 2014

El presidente de la Bolsa de comercio de Rosario, Raúl Meroi, aseguró que la registración del 100% de las operaciones de compra y venta de granos y el descubrimiento del precio real de la mercadería es un objetivo de la institución que dirige. En ese sentido, respaldó en términos generales el anteproyecto de registración obligatoria presentado por el Ministerio de Agricultura y la Comisión Nacional de Valores para dar mayor transparencia al mercado de granos. Más allá de sugerir algunos cambios, consideró que la iniciativa es una herramienta útil para defender el papel de los mercados institucionales en la comercialización granaria, en un contexto en el que las operaciones directas meten presión a actores tradicionales de la cadena. En ese aspecto, instó a los diferentes sectores que participan de la Bolsa a despojarse de los “preconceptos” alimentados por la historia real de enfrentamiento de los últimos años con las políticas oficiales. De la misma manera, reiteró su reclamo para que el gobierno modifique su política de intervención en mercados claves, como el del trigo, porque “lo único que se consiguió es una baja en la producción”, dijo el directivo.

En diálogo con este diario, Meroi describió la situación de la entidad en la que asumió como conductor desde fines del año pasado. Lo hizo aclarando que llegó a ese lugar como fruto de “una lista de consenso donde están representado prácticamente todos los sectores de la economía granaria”. Según dijo, esto le dio “un sustento importante a mi gestión”, que pretende “una apertura total de la institución para que todas las ideas superadoras y nuevas que puedan surgir en todos los sectores, estén presentes”.

   Según consideró el directivo, “en las gestiones anteriores no se había logrado un consenso generalizado”, algo que aseguró ahora estaría garantizado por la presencia en la propia comisión directiva de referentes de distintos sectores de la actividad productiva nucleados en la entidad. “Tratamos de hacer esta gestión muy representativa a través de figuras de amplia trayectoria”, dijo y aseguró que están trabajando en “proyectos muy importantes”.

   Al respecto se refirió al que está en marcha, como la inversión de 800 mil dólares realizada en equipamientos de los laboratorios de la Cámara Arbitral para cumplir con el acuerdo firmado con Monsanto para analizar las muestras correspondientes a la comercialización de la soja Intacta. Y el que está por ser anunciado oficialmente: la construcción de un campus científico y recreativo en Granadero Baigorria.

  —¿Qué análisis hace la Bolsa del anteproyecto de resolución de la Comisión Nacional de Valores (CNV) y el Ministerio de Agricultura (Minagri) que establece la registración diaria y en tiempo real de las operaciones de ventas de granos en un registro obligatorio?

   —En principio, el proyecto, porque en definitiva es eso, proponía que todas las operaciones se debían negociar a través de los mercados de futuro, en Rosario por el Rofex y en Buenos Aires por el Matba. Como Bolsa considerábamos que eso era imposible. La de Rosario es la única institución que tiene mercado de piso o disponible, especialmente operaciones spot (entrega inmediata, pago contado o a fijar, negocios en forma directa, etcétera). Ahora quedó la negociación a través de todos los mercados y la registración obligatoria los negocios disponibles. Sobre esto tenemos alguna diferencia con respecto a dónde debemos registrar las operaciones. Decimos que la competencia de los negocios disponibles no deberían informarse en la CNV (a la que informan los mercados de futuro) simplemente porque consideramos que el ámbito adecuado es el Minagri. Estuvimos reunidos con el titular de la CNV Alejandro Vanoli y el secretario de Agricultura Gabriel Delgado, quienes expresaron una amplia apertura y plantearon que el objetivo de la medida que es lograr registrar el 100% de la cosecha del país. Actualmente por las Bolsas pasa el 60%. Nos permitieron enviar esa sugerencia en forma escrita, lo hicimos, y estamos a la espera de una respuesta.

   —¿Cuál sería la diferencia si deben informar a la CNV?

   —En las Bolsas todos los sectores sostienen que no es el ámbito que le corresponde. Además se les recordó a los funcionarios que la Administración Federal de Ingresos Públicos ya tiene esta información. Lo que pretenden CNV y Minagri es que todas las toneladas comercializadas terminen en un registro de operaciones. Hoy los inscriptos en el Ruca (Registro Unico de Operadores de la Cadena Alimentaria) son los únicos que pueden operar. Pero decimos que hay que mirar determinadas situaciones porque no todo se realiza en las ciudades. Por ejemplo, un acopio de la localidad de Ceres que negocia con un molino de Chaco, podrían usar la metodología de información del día posterior. Creo que hay formas en las cuales los usos y costumbres hacen que funcionemos de determinada manera. En definitiva, si el resultado es el mismo, en este caso registrar el 100%, se trata de cuestiones de forma, no de fondo.

   —Entonces, en términos generales, las Bolsas están de acuerdo con la iniciativa...

   —Sí, sin duda. Creo que es beneficioso para todos, más en este negocio donde hubo muchas situaciones de competencia desleal. A nosotros como Bolsa nos pone muy bien para sustentar los mercados porque las entidades de la producción vienen luchando hace tiempo para encontrar cuál es el valor de la mercadería que ellos ofrecen. Hoy, al ser optativa, el productor, que es la base de esta pirámide y sin él no somos nada, se encuentra con dudas sobre la formación de los precios. Creo que así, uno de los grandes beneficiados es el sector de la producción.

   —¿Entienden que hay una decisión tomada o puede haber lugar para modificaciones?

   —El argumento inicial del desdoblamiento de mercados formales o de piso rápidamente lo entendieron. Ahora, respecto a tema de ante quien hay que registrar, los sectores que conforman la Bolsa consideran que es más amigable Agricultura, por nuestras prácticas habituales. La CNV está vinculada al mercado de capitales y acá hablamos de commodities en negocios disponibles. No la vemos a la CNV dentro de la mecánica habitual de usos y costumbres. Como entidadad entendemos que cualquiera de las posiciones no debería molestarnos. De todos modos, hay gente que ve en esto una intervención cada vez mayor de la CNV en temas que quisiéramos dejarlos resguardados al área de Minagri. Solo es eso, una definición política . Y estamos a la espera de nuestras sugerencias. Esto es parte de una resolución que debería ser rápida. Rescato que los funcionarios nos hayan dado la posibilidad a los sectores de hacer sugerencias. Hay que resaltar la disposición al diálogo, porque a veces somos duros y críticos.

   —A veces la historia de la pelea con el gobierno le juega una mala pasada a los mismos actores...

   —Sí. Es un preconcepto fundado en que hubo suficientes muestras de cosas que se impusieron. Pero en este caso hubo mucho diálogo. Poder registrar el 100% de la producción agrícola del país en tiempo real para conocer donde esté el real valor de la mercadería es lo mínimo que pretendemos, y desde la Bolsa tenemos que aplaudir esto. Encuentro a gente que dice, incluso aquí dentro de la institución, que luego van a venir por más. Hay que dejar esto atrás, porque esa posición nos omnubila.

   —¿En el anteproyecto se preservan los precios pizarra?

   —No tenemos la metodología de análisis de precios del Minagri y la CNV. Aún no se informó nada. Si toda esa información va hacia un embudo que luego vendrá de rebote, no lo sabemos. Pensábamos que si la declaración obligatoria se procesaba dentro de las Bolsas sería mejor. Porque hay siete en el país y nada mejor que cada una para conocer sus precios. Aún no hay tampoco datos sobre la función de las cámaras arbitrales, no está claro si hay obligación de hacer convenios con ellas para los análisis.

   —Se alzaron muchas voces en contra, por lo que usted plantea parecen más cuestionamientos por la forma y no por el fondo...

   No olvidemos que esto es un negocio y habrá intereses que tal vez se sientan amenazados. Nosotros como Bolsa no podemos estar analizando cada caso. La registración obligatoria supera todas las dudas que puedan haber en cualquier sector que se pueda ver afectado. El negocio marginal de esta manera debiera terminar y por eso a esto hay que aplaudirlo.

   —¿Este sistema preserva a todos los actores de la cadena?

   —La negociaciones siguen siendo abiertas. Si alguien está inscripto en el Ruca puede operar con quien le guste. El Centro de Corredores de Buenos Aires planteó el tema de los mandatarios, pero consideramos que no podíamos pretender —más allá de lo bien que sonaba a este sector— la obligatoriedad de la participación de un mandatario. Si estás inscripto en el Ruca y cumplimentás los requerimientos podés operar con o sin corredor, obviamente que si elegís a estos últimos va a estar más sustentado. En esto, hay que destacar que la iniciativa oficial que disponía la negociación obligatoria vía Rofex o Matba nos hubiera llevado, en el caso de la Bolsa de Rosario, a que 30 ó 40 corredores chicos quedaran fuera del sistema y eso significaba un duro golpe.

   —¿En el tema comercialización granaria también hay disposición al diálogo por parte del gobierno?

   —Creo que este gobierno tiene materias pendientes al respecto. No podemos hacerle entender que la traba en la liberación de los ROE, especialmente en trigo desalienta la producción. Lamentablemente estamos produciendo casi el 50% de los récords históricos. Ni el mercado interno ni la seguridad alimentaria se ven amenazados porque nunca faltó trigo en el país. Nosotros venimos pregonando la necesidad imperiosa de liberar el comercio de trigo. Haciéndolo vamos a lograr mayor siembra, mayor producción, mayor comercialización, mayor oferta en el mercado de trigo. El año pasado la situación llevó a que justamente por falta de producción en un momento hubo problemas de abastecimiento.

   —El ámbito de negociación que se dio por el mercado de granos. ¿Puede ser la antesala a un diálogo más amplio sobre políticas agropecuarias?

   —La apertura del diálogo siempre está. Esto involucra a todos los actores de la cadena y en la Bolsa están representados todos. Por eso ponemos foco en esto y tratamos de que los funcionarios entiendan la problemática porque todos los actores (corredores, acopiadores, cooperativas, compradores finales, etc) tienen algunas situaciones que no son lineales. Nosotros como Bolsa tenemos que encontrar la metodología como para que todos convivan dentro de esta institución. Lo que sucede es que, para mí, la apertura viene gestándose desde mi óptica con poco éxito desde las entidades de la producción. Noto que permanentemente las entidades de la producción están tratando de que entiendan que la producción se aumenta con situaciones más amigables del sector de control del Estado. En eso coincidimos. No podemos hacer más que las entidades per se, porque quién mejor que ellos conocen la producción.

   —¿Hay como una suerte de efecto residual del conflicto del campo que está trabando la posibilidades de acuerdo?

   —En nuestra Bolsa tratamos de no hacer un análisis político de la situación porque en esta entidad civil, a poco de cumplir 130 años, nunca nos hemos embanderado con ningún partido. No tenemos compromisos con corporaciones ni nada que se parezca. Tratamos de evitar definiciones que sin duda no conducen a nada. En la Bolsa tratamos de encontrar metodologías para acercar posiciones. Haciendo un balance desde 2008 hasta aquí, me da la sensación de que desde la producción primaria en ningún momento supieron encontrar metodologías adecuadas para que el gobierno entienda lo que pasa. Siempre digo que en un conflicto siempre hay culpas compartidas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS