Edición Impresa

Merlo corrigió pero fue tarde

Lunes 13 de Abril de 2009

¿Engaño o cambio de idea? ¿Cuál de estas actitudes predominó en el director técnico Carlos Merlo cuando decidió incluir a Omar Zarif y no a Ezequiel González en el equipo titular? A esta altura poco importa. Porque el trámite del partido, primero, y el resultado, después, actúan como jueces inapelables en la determinación del entrenador de Central.

Tal vez la respuesta más concreta esté en la esencia del pensamiento de Mostaza, quien habitualmente estructura su formación pensando más en el funcionamiento de su rival que en el potencial rendimiento del propio. Y desde allí priorizó la marca y contención por sobre el diseño ofensivo canalla.

Zarif trató de cumplir a rajatabla con la misión de cerrar el carril izquierdo de Racing, a tal punto que sólo se animó a proyectarse una sola vez mientras estuvo en campo.

Pero la muestra más contundente que la idea original de Merlo fracasó fue la corrección que intentó realizar en el entretiempo, cuando dispuso el ingreso del Equi por el Turco.

Central había dilapidado un tiempo en la confrontación, pero la sola inclusión de Ezequiel no garantizaba el control de la pelota, el dominio del juego y tampoco la posibilidad de obtener una victoria. No sólo porque el volante no generó todo lo que se esperaba de él, además de haber tenido que jugar más retrasado que lo habitual, sino también porque no encontraría un interlocutor válido dentro del campo. Es que Borzani estaba metido en el cajón defensivo, Escobar no dispuso de la ductilidad necesaria para hilvanar jugadas, y Moreno y Fabianesi no encontró el fútbol que puede dar.

Ante este contexto, era válido suponer que la inclusión del Kily era el próximo paso que daría Merlo, incluso hasta los hinchas se lo pidieron a Mostaza dándose cuenta de esto. Sin embargo entró Andrés Franzoia, que lejos estuvo de resolver el problema. l

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS