Edición Impresa

Mellizos de Zavalla: estudios ponen en duda el embarazo

Las fiscales de la causa sobre los bebés desaparecidos accedieron a análisis que fortalecen la hipótesis de que no estaba encinta. Al menos así lo revelan dos estudios sub-beta con resultados negativos.

Miércoles 01 de Octubre de 2014

La investigación sobre el misterioso caso de los mellizos desaparecidos sumó en las últimas horas un nuevo ingrediente que fortalece la hipótesis de que Liliana Montenegro, la mujer de Zavalla que denunció haber sido despojada de sus bebés tras haber dado a luz en Casilda hace más de dos meses, no haya estado embarazada.

Al menos así lo revelan dos estudios sub-beta con resultados negativos que le fueron practicados en el Hospital Eva Perón de Granadero Baigorria el 18 de noviembre y el 2 de diciembre de 2013, y que ya fueron incorporados al expediente fiscal.

Los análisis en cuestión restan entidad a que Montenegro haya estado cursando un embarazo de cinco meses como habría manifestado el 27 de enero de 2014, cuando fue atendida en el Eva Perón por la médica María Peruzzi, tal cual consta en un certificado manuscrito suscripto por la profesional, según aseguran los abogados de los imputados en la causa, aunque no confirmado por Fiscalía.

A ello se sumaría una constancia proveniente del mismo nosocomio donde se da cuenta que la mujer aseguró el 20 de noviembre —dos días después de habérsele practicado el primer análisis de embarazo negativo— que presentaba un atraso menstrual.

"Estos elementos son suficientes para demostrar las gruesas contradicciones entre los dichos de Montenegro y los resultados negativos de los estudios sub-beta", dijeron ayer a La Capital los abogados defensores de los imputados en el caso, Germán Mahieu y Brian Wheeler.

Y en esa misma línea sostuvieron que "si tenemos en cuenta que la mujer aseguró que la fecha de alumbramiento fue 13 de julio de este año y que en enero dijo haber estado embrazada de 5 meses significa que estamos en presencia de un caso de embarazo de 11 meses antes del supuesto nacimiento de los bebés", insistió Mahieu.

La flamante documentación incorporada a la causa fue remitida, junto a otros elementos, a los profesionales que integran la Junta Médica que corroboró en Córdoba el estado de gravidez de la mujer y que habría tenido un parto natural, según hizo saber oficialmente Fiscalía. Estos resultados, no obstante, fueron cuestionados por la defensa al considerarlos "insuficientes", razón por la que solicitaron, con éxito, una ampliación de las pericias que se concretaría este viernes o a principios de la semana que viene.

Investigación. Las fiscales que llevan adelante la investigación, Lorena Aronne y Marianela Luna, también enviaron copia del material al forense Germán Sánchez Caranicolis, quien tras examinar a Montenegro el 18 de julio, cinco días después del supuesto nacimiento de Aurora y Valentín, sostuvo en un informe que "con los elementos aquí evaluados del examen médico realizado y la documental aportada surgen signos indicativos de que (la denunciante) ha cursado un embarazo reciente", aunque pidió estudios realizados en agosto que ratificaron tales resultados sin poder determinar la fecha de parto.

El estudio, que fue practicado en el Consultorio Médico Forense del Poder Judicial de Santa Fe, sumado a otros elementos, fue clave para que las fiscales avancen con la investigación de la causa en la que están imputados dos matrimonios casildenses.

Si bien las fiscales prefirieron no hacer declaraciones, fuentes allegadas a la investigación indicaron ayer a La Capital que "resulta por lo menos asombroso que aparezca recién ahora este tipo de documentación cuando desde Fiscalía tuvieron que insistir para conseguir a cuentagotas información del Baigorria".

En rigor, las fiscales parecen haberse encontrado con una serie de escollos desde el inicio de la investigación cuando, oficio mediante, sólo lograron en julio obtener del Hospital de Baigorria un duplicado de la carpeta de Montenegro con la historia clínica vacía.

En agosto insistieron con sendos pedidos por medio de los cuales primero recibieron una carpeta médica de otra paciente, aunque con algunas fojas pertenecientes a Montenegro, y después, casi a fin de ese mes, una ecografía de 2010, que no era de utilidad para la causa, y algunas constancias de visitas a la guardia médica y análisis realizados a la denunciante.

Y durante este mes, a partir de las entrevistas realizados en Ministerio Público de la Acusación de Casilda a profesionales del Eva Perón, también se cursaron nuevos oficios al hospital y al consultorio de seguimiento de embarazos de riesgo para intentar recabar resultados de estudios médicos, especialmente en relación a lo manifestado por un ginecólogo que refirió haber atendido a la mujer.

Ello permitió que apareciera inesperadamente en la Fiscalía Regional Rosario un análisis sub-beta negativo de diciembre, que se suma a otro de noviembre, recibido anteriormente, con igual resultado.

Esta aparición tiene para los abogados de la defensa una explicación. “La documentación estaba en poder del Consultoio Obstetricio de Seguimiento Especial, y una enfermera de esa dependencia, Parmira Rita Meniccelli, informó al respecto a la Fiscalía el 20 de agosto”, afirmaron Mahieu y Wheeler.
  
Junta médica ampliada. A partir de ahora crecen las especulaciones respecto de la posición que podría surgir con la ampliación de la junta médica, teniendo en cuenta la documentación remitida. Mientras la defensa no oculta su confianza en que estos nuevos elementos determinarán que Montenegro nunca estuvo embarazada, allegados a la investigación consideran que no cambiarán su posición inicial que acredita el estado de gravidez de la mujer y, de manifestar una posición intermedia, igual alcanzaría para sostener la causa. “Un «ni» es suficiente para que el caso siga en pie”, dijo ayer este medio un importante funcionario judicial.

Si bien La Capital tuvo acceso a la documentación de referencia, prefirió no publicarla hasta chequear su verosimilitud por razones de prudencia y ética profesional.

Fiscalía Regional. También trascendió que en breve la Fiscalía Regional del Ministerio Publico de la Acusación de Rosario, de que depende Casilda, Jorge Baclini, se expedirá sobre el pedido que hizo la defensa para que las fiscales Aronne y Luna sean apartadas de la causa al considerar, entre otras cuestiones, “falta de objetividad” en la investigación.

Asimismo está pendiente de resolución la apelación de la libertad otorgada por la jueza Mariel Minetti a los cuatro incriminados en el caso tras cumplir arresto domiciliario por 40 días: las hermanas Andrea y Mariana N., y sus esposos Germán S., y Luis J., todos de Casilda.

M. C. / G. O.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario