Edición Impresa

Medidas y pericias para avanzar en la pesquisa del crimen de Medina

Violencia y narcotráfico. "En esta etapa de la investigación no se descarta ninguna hipótesis", sostuvo el fiscal de la causa, Carlos Covani. Se analizarán una notebook y celulares de la víctima. También se solicitaron imágenes de cámaras de videovigilancia.  

Martes 31 de Diciembre de 2013

El fiscal que investiga el doble crimen de Luis Medina y su pareja pidió ayer un paquete de medidas entre las que figura un pedido de informes a la Justicia sobre posibles investigaciones en curso respecto de la víctima y su relación con el narcotráfico. El fiscal Carlos Covani requirió además que se examinen las filmaciones del Hotel Pullman y el Casino City Center en los días previos al crimen para establecer si hay imágenes de la víctima acompañada de otras personas además de su novia Justina Pérez Castelli, también asesinada en el brutal ataque ocurrido el domingo a las 6 de la mañana en el acceso sur y Ayolas.

Según determinó la investigación, Medina se había alojado un par de días antes en el hotel del casino City Center junto a Justina. Había llegado desde la casa de un country de Pilar donde vivían desde el año pasado. Según un allegado, la pareja había viajado a Rosario para pasar la Navidad con sus familias.

Cuando lo acribillaron es posible que Medina estuviera volviendo al hotel donde tenía que hacer el check out y retirar sus pertenencias el mismo domingo a la mañana. Tras el crimen, la habitación fue requisada y se secuestraron elementos de las víctimas como una notebook, una cámara de fotos y un celular. Al respecto, fuentes del Poder Judicial indicaron que la computadora será peritada, al igual que un Nextel y un celular, por Gendarmería o la Policía Federal.

Asimismo, fuentes de la Unidad Regional II señalaron que ayer a última hora había allanamientos en curso en el marco de la causa aunque no trascendió información sobre sus resultados.

Recorrido. Ayer a la mañana Covani dijo a este diario que por el momento no descartaba ninguna hipótesis ya que en esta etapa preliminar de la pesquisa "sería aventurado" priorizar alguna. Se presume que Medina volvía de un lugar no determinado del centro y los atacantes podrían haberlo seguido a lo largo de un recorrido considerable. La sospecha se refuerza por el hecho de que la víctima no solía moverse en ese Citroën DS3 rojo.

Para reconstruir ese recorrido, el fiscal requirió relevar qué cámaras de videovigilancia podrían haber captado el paso del Citroën desde Rioja y avenida Belgrano hasta el acceso sur. Además Covani requirió peritar el auto para saber si contaba con un GPS que permita reconstruir el camino previo al ataque.

Llamados. Sobre los celulares de las víctimas, el aparato de Castelli no había podido ser desbloqueado hasta ayer mientras que el que llevaba Medina en un bolsillo no arrojó datos relevantes en una primera inspección, más allá de una agenda con entre 20 y 30 contactos, ninguno referido con apellidos sino por nombres de pila o apodos.

Sin embargo, ayer a la tarde trascendió que Medina recibió un llamado de parte de un hombre que tiene un taller mecánico en la zona sur. No se descarta que luego de esa comunicación haya decidido tomar por el acceso sur por lo cual, si es que hubo una emboscada, ese llamado podría estar relacionado.

En este marco, ayer también trascendieron detalles de la llamada al 911 que alertó sobre el ataque. Fue realizado por un automovilista que iba por Circunvalación en dirección opuesta al Citroën. “Desde un auto le estaban tirando tiros a otro que se fue para la banquina”, dijo. Pero cuando le pidieron detalles sobre características o colores de los vehículos no pudo dar más precisiones. “Me agaché y seguí”, contestó.

Los investigadores creen que, en una secuencia posterior que el denunciante no vio, uno de los atacantes bajó de su vehículo y le disparó a corta distancia a Medina, ya que dentro del Citroën se hallaron vainas y eso indica que tal vez el tirador metió una mano dentro del auto para disparar.

Más informes. Entre otras medidas que pidió por escrito a la jueza Alejandra Rodenas —a cargo de la pesquisa tras el apartamiento de María Luisa Pérez Vara— Covani solicitó que Balística envíe un informe preliminar de la cantidad de armas usadas en el hecho y que acompañen una vaina de cada una de las usadas para remitirlas al sistema nacional de identificación balística. Hasta ayer, lo establecido es que los proyectiles y vainas hallados eran calibre 9 milímetros.

Por último, en base a “las repetidas manifestaciones periodísticas” sobre las vinculaciones de Medina con el narcotráfico, el fiscal pidió que se libren oficios a la autoridad policial y a la Justicia Federal para que informen si se era objeto de alguna investigación. Y, en caso afirmativo, “si la información colectada aporta datos sobre negocios irregulares o ilegales que pudiera haber estado llevando, o su vinculación con grupos delictivos o la existencia de enemigos”. En caso de que tuviera algún teléfono intervenido, pidió además que se remitan las grabaciones o mensajes de sus últimos tres días de vida.

Más de 14 tiros

La autopsia del cuerpo de Luis Roberto Medina determinó que fue alcanzado por más de 14 balazos que le atravesaron el tórax y le perforaron el abdomen. No obstante, hasta anoche el forense Raúl Rodríguez no había establecido la cantidad precisa de tiros.

Respecto de Justina María Castelli, señalaron que recibió dos proyectiles en el tórax. La modelo fue encontrada agonizante fuera del vehículo por los policías que acudieron a la escena del suceso. “La chica pudo haber tenido una sobrevida que le haya permitido bajarse del auto”, explicó Rodríguez.

Asimismo, el médico forense también señaló que en el cuerpo de Medina fueron encontrados cinco proyectiles calibre nueve milímetros mientras que en el cadáver de Castelli quedó alojado un balazo del mismo calibre.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS