Edición Impresa

Maxi Rodríguez gritó por primera vez en su regreso a Newell's

Martes 09 de Octubre de 2012

Y un día llegó. En una tarde gris, lluviosa y en un partido sumamente complicado, Maximiliano Rodríguez apareció por izquierda cuando los hinchas aún se estaban acomodando en un Coloso pintado de rojo y negro, y cuando el reloj marcaba 26 segundos tocó la bocha de zurda para inflar la red por primera vez en el torneo y desde su regreso al Parque. "No estaba loco porque el gol no llegaba. Obvio que quería marcar, pero igualmente estaba contento porque el equipo ganaba. Ahora lo importante es que entró", contó Maxi que el domingo se sacó un peso de encima, por lo menos para aquellos que esperaban ansiosos el rugido de la Fiera en el torneo. Pero si bien la felicidad lo había embargado, la alegría mayor estuvo apuntada a que el equipo sacó adelante un encuentro difícil frente a otro gran candidato a la pelea por la gloria.

"Lo importante es que el equipo ganó. Es un mérito el sacrificio y esfuerzo porque jugamos ante uno de los mejores equipos del fútbol argentino. No era fácil y me fui contento por el esfuerzo y los tres puntos importantes que conseguimos en casa", expresó el once leproso tomando dimensión del valor de la victoria conseguida el domingo y que le permitió a Newell's conservar el liderazgo absoluto.

El grito sagrado que tanto estaba esperando llegó en el amanecer del juego "cuando Nacho me vio que llegaba por el segundo palo. El equipo por momentos jugó bien, pudimos aumentar el tanteador y ellos pudieron descontar. El Patón estuvo muy bien y nos quedamos con un gran triunfo".

—Martino dijo en la semana que lo peligroso era que Vélez manejara la pelota, algo que logró en gran parte del partido.

—Es cierto. Lo hablamos. Sabíamos que podía pasar y había que aguantar y no meternos muy atrás. Pero cuando tenés jugadores enfrente con buen pie es difícil. Lo aguantamos hasta el final y por eso conseguimos el premio.

—¿De candidatura ni hablar?

—No, como dijimos siempre tenemos un objetivo y lo venimos cumpliendo. Quedó demostrado que este equipo juega con el corazón cuando no se puede jugar al fútbol. Por eso nos vamos contentos, porque el equipo está sólido.

—En el fútbol cuando no se puede ganar manejando la pelota también hay que saber defender sin ella.

—Es difícil jugar siempre atacando y teniendo la pelota. Por eso, cuando no se puede, hay que hacerlo aguantando. Nos fuimos contentos porque jugamos con uno de los mejores equipos y pudimos mantener el resultado.

—Newell's hoy es el mejor y un equipo sólido en todas sus líneas. ¿Notás eso desde adentro?

—En ese sentido nos hacemos cargo, el equipo juega bien, trata bien la pelota y no renunciamos a atacar. A veces es difícil sostenerlo durante los noventa minutos. Vélez juega muy parecido a nosotros, nos sacó la pelota y por eso hay que tratar de defender esas situaciones.

—Hoy la gente vive un momento de intensa locura, ¿es difícil abstraerse a eso?

—Estamos tranquilos. La gente de Newell's tiene que estar contenta porque metió cuatro jugadores en la selección, algo que no pasaba desde hacía mucho tiempo. Hay que disfrutar el presente del club. Nosotros sabemos para lo que estamos.

—El partido frente a Racing que se viene será otra prueba complicada.

—Para nosotros todas son finales porque hay que seguir sumando. Esa tabla nos lleva a estar arriba. Ahora vendrá otro partido complicado, así que será otro encuentro lindo.

En Ibarlucea

Hoy, a las 21, se llevará a cabo una cena en el centro de jubilados de Ibarlucea. De la misma participarán Mauricio Sperduti, Pablo Pérez y Nahuel Guzmán.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario