Edición Impresa

Mauricio Macri: "La sociedad ya le dijo basta al ciclo del kirchnerismo en el país"

El jefe de Gobierno porteño vino a apoyar la lista que encabeza Miguel Del Sel. Y No desmintió haber sido el garante de una alianza frustrada entre Daniel Scioli y Sergio Massa.

Domingo 04 de Agosto de 2013

Mauricio Macri asegura que el ciclo kirchnerista ya terminó, utiliza la palabra "nada" para describir la relación con el gobierno nacional y sostiene que el gobierno santafesino "va con el freno de mano" a la hora de gestionar. Durante una entrevista con LA CAPITAl, el jefe de Gobierno porteño respaldó la lista de precandidatos de Unión Pro Santa Fe Federal, encabezada por Miguel Del Sel, y no negó haber sido garante de un acuerdo que finalmente fracasó entre Daniel Scioli y Sergio Massa.

—¿Se siente conforme con los candidatos del PRO en ciudad de Buenos Aires, donde son oficialismo?

—Estamos fantástico, tanto en los números como en la relación con la gente. Hemos construido una relación con la gente que es maravillosa. Tenemos muchos proyectos, queremos seguir, esto es un equipo: Michetti, Bergman, Santilli, Sturzenegger. Siento que la gente nos va a volver a apoyar. Después está el círculo pequeño de la política, pero el ciudadano común se dio cuenta de que en 30 años el único que laburo para la ciudad es el PRO.

—¿Cómo está la relación con la presidenta?

—Como siempre: nada. Pero tenemos la esperanza de que en algún momento trabajemos juntos. El gobierno somete, divide, maltrata? Pero en la campaña ellos hablan del amor, de la esperanza, son increíbles? La escuche a Cristina en un spot y era genial. Lo que le gusta hacer en la campaña, no le gusta al día siguiente.

—En el 2011 parecía que la relación había mejorado. Incluso había bromas entre ustedes.

—Me llamó para felicitarme cuando gané y yo la llamé para felicitarla cuando ganó.

—Incluso había quienes decían que la campaña del kirchnerismo había estado craneada por Durán Barba.

—¿Se acuerda? Sí, eso se decía. Lo que pasa es que todos nos copian cada vez más, todos hacen más o menos lo mismo que el PRO. Se reían de los globos y Binner terminó lleno de globos en la última campaña. Estaría bueno que también se comprometan con la gestión.

—¿Cuál es su mirada sobre el gobierno santafesino?

—Siento que no propone algo que genere o implique modernidad, renovación. Santa Fe es una provincia muy pujante, vanguardista, pero siento que el socialismo va con el freno de mano puesto y siempre sale en el segundo pelotón. Lo mismo que pasa en Rosario, una ciudad lindísima, pero que no se propone un nuevo cambio en el centro de la ciudad, en el sistema de transporte. Siento que en el PRO, con dirigentes que vienen de la política, podemos renovar algo. Hay una necesidad de proponerle algo diferente a la gente.

—¿Cree que Del Sel va a repetir la elección de 2011? Ahora deberá competir con Binner y Obeid, dos ex gobernadores.

—Le tengo mucha fe a Del Sel y a la gente de Santa Fe. Creo que van a apoyar a alguien que tiene mucho corazón y audacia para abrir un gobierno a las buenas ideas de la gente. Del Sel convocará a los mejores, sin prejuicios. Acá en Santa Fe hay mucha gente valiosa. El sistema político se cierra y no deja que entre gente valiosa.

—¿En qué observa esto?

—En que los candidatos son siempre los mismos. Los otros días Baldassi me decía en Córdoba: "Yo era un pibito y todos estos tipos ya estaban de candidatos". No está bueno eso.

—¿Cómo quedó la relación con Reutemann luego de que el Lole le pidiera que no se inscribiera Santa Fe Federal?

—Yo hablé con Lole, pero no de eso? A Reutemann lo veo apartado de la actualidad política. Me sorprende que tengamos internas, pero bueno, eso significa crecimiento. Del Sel ha despertado interés.

—¿Reutemann podría ser candidato a senador con ustedes en 2015?

—Ni se me ocurre jugar el nombre de Lole. Tengo una relación de muchos años como para meterme en ese tema. Quiero preservar mi amistad con él.

—¿Está al tanto de la interna del PRO a concejal en Rosario?

——Yo veo con buenos ojos que haya internas, lo único que pido es que sea con respeto, sin descalificaciones.

—No se entiende la estrategia del PRO en provincia de Buenos Aires. No tienen candidatos propios en el distrito que define las elecciones.

—Creímos que lo que nos permitía crecer era sumarnos al Frente Renovador de Massa. Es una elección que no define nada pero que nos permite crecer desde el Frente Renovador.

—Pero desde el massismo rechazan que haya habido un acuerdo con ustedes.

—Para mí está claro. Para mí es irrelevante.

—No debe ser irrelevante porque está casi en la agenda cotidiana.

—Yo hablé con Massa? Todo lo demás que se diga no me preocupa.

—Varias fuentes dijeron por lo bajo que usted era el garante de un acuerdo entre Scioli y Massa.

—Son cosas que se dicen.

—¿Usted rechaza que eso haya sido así?

—Si fue ni me acuerdo?.

—¿El resultado de provincia de Buenos Aires define la continuidad o no del ciclo kirchnerista?

—El fin del ciclo del kirchnerismo aparece cuando se caminan las calles de todo el país. La enorme mayoría de los argentinos está preparada para escuchar algo nuevo. Nuestro desafío, abierto a los militantes pero también a los ciudadanos que nunca hicieron política activa, es entusiasmar. La gente ya dijo basta de kirchnerismo, esto no va más.

—En 2011 decían lo mismo y Cristina sacó el 54 por ciento

—La esperanza que se suscitó en 2011 desapareció a poco de empezar el 2012, porque ella volvió a confrontar, a dividir, y no propuso nada hacia adelante.

—¿Si Massa gana las elecciones, se cae su candidatura presidencial?

—Puede ser candidato a presidente el que quiera, lo importante es que tenga algo para proponer. No me molesta. Acá hay que tener propuestas para los problemas reales de la gente: la seguridad, el empleo, la inflación, el futuro. No hay que discutir los 7º ó los 80.

—O sea que su candidatura presidencial sigue en pie.

—Más que nunca. En estas elecciones tendremos participación en 22 distritos de 24, esto es un crecimiento gigantesco, y sin tener el candidato que nuclea a todos. Voy a llegar a ser candidato a presidente con el mejor equipo de los últimos 50 años. Esto se resuelve con equipos, no con discursos. El Metrobús se hizo porque un equipo estudió durante dos años cada cuestión que tenía que ver con la 9 de julio, el centro, el macrocentro, los flujos que llegaban desde provincia. Y después se hizo la obra en seis meses en vez de 17. Y usted habrá escuchado barbaridades. Y hoy parece que es mágico, la gente recuperó una hora por día. Eso es lo que propongo para el país: equipos, no magia. Magia hay en Las Vegas.

—¿Se puede hacer esto desde afuera del peronismo? En provincia de Buenos Aires el 70 por ciento de los votos van a candidatos peronistas.

—Si la gente aprendió qué es lo que necesitamos no vamos a tener otra década desperdiciada. La gente no quiere más a alguien que concentre el poder, quiere independencia de los poderes, libertad de expresión, decir lo que piensa sin miedo. No me digan que el peronismo es el único que puede gobernar: hace seis años que gobernamos el distrito más complejo y el segundo en importancia. Y gobernamos a cien metros de distancia del gobierno nacional más duro, más autoritario y entorpecedor que haya existido en 50 años. Y fui reelecto con el 64 por ciento de los votos. Ojalá que la gente apueste a algo nuevo; hace 30 años que gobiernan los mismos con un resultado malo. Llegó la hora de apostar por algo diferente.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS