Edición Impresa

Mató a un pibe por una bolsa de pegamento en San Luis

La víctima fatal fue identificada por la policía como José Jonathan Soria, quien residía en el barrio 500 Viviendas, ubicado en la zona sur de la ciudad capital puntana

Sábado 12 de Julio de 2014

Un adolescente de 16 años murió luego de recibir un golpe en la cabeza con una piedra que le arrojó otro menor de 15 con el que discutió por una bolsa de nailon de la cual aspiraban pegamento en un barrio periférico de la ciudad de San Luis.

   La víctima fatal fue identificada por la policía como José Jonathan Soria, quien residía en el barrio 500 Viviendas, ubicado en la zona sur de la ciudad capital puntana, y murió en su casa luego de haber sido dado de alta de un hospital de día de la zona. La autopsia determinó que el adolescente falleció como consecuencia de un “traumatismo cráneo encefálico”, dijeron los investigadores.

   El hecho se produjo la tarde del martes último cuando un grupo de varios menores se encontraban reunidos en la plaza del barrio Néstor Kirchner luego de jugar un partido de fútbol. Aparentemente, en medio de una disputa por una bolsa con pegamento utilizada para aspirar y drogarse, Soria recibió una pedrada en la cabeza y cayó al piso.

   A pesar de la herida, el adolescente regresó a su casa, pero como padecía un fuerte dolor de cabeza uno de sus hermanos lo trasladó al hospital de la zona, de donde horas después “se retiró voluntariamente”, dijeron las fuentes de la pesquisa sin ahondar acerca de los estudios médicos practicados en el centro de salud.

   Ya en su casa, Soria se acostó y el miércoles, cuando los padres intentaron despertarlo cerca del mediodía para almorzar, descubrieron que estaba muerto.

Confesó. Fuentes policiales aseguraron que por orden judicial la tarde del jueves allanaron la casa 18 de la manzana 235 del barrio Néstor Kirchner, donde viven junto a sus padres dos hermanos de 15 y 13 años, quienes fueron sindicados por los testigos como los autores del hecho.

   En el lugar se secuestró la vestimenta del agresor y la de su hermano de 13 años y pudo escucharse la declaración espontánea del mayor de los acusados afirmando que “no lo quería matar”. El adolescente confesó en medio de llantos que fue él quien el martes a la tarde le pegó una pedrada mortal a Soria, con quien había peleado por una bolsa con pegamento.

   El juez Cadelago Filippi ordenó que el menor se quedara en su casa bajo la custodia de sus padres y que la causa pasara a manos de la jueza de Familia y Menores 1, Estela Bustos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS